Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

La próxima etapa


Objetivos de desarrollo: atacar la raíz de la pobreza




Kevin Onyango, de 18 años, carga un bidón de agua para lavarse en la cabaña en la que alquila una habitación. Ha terminado su jornada de trabajo en un centro comunitario de Kibera en Nairobi, uno de los barrios de chabolas más grandes en África. (AFP)

Kevin Onyango, de 18 años, carga un bidón de agua para lavarse en la cabaña en la que alquila una habitación. Ha terminado su jornada de trabajo en un centro comunitario de Kibera en Nairobi, uno de los barrios de chabolas más grandes en África.

(AFP)

Mejorar los estándares de vida y reducir la miseria son los principales Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que a partir de 2015 serán sustituidos por una nueva estrategia. El embajador suizo Michael Gerber explica los riesgos y las ventajas de este cambio.

Michael Gerber es la persona encargada de coordinar la posición de Suiza sobre la nueva estrategia de desarrollo después de 2015, habla con swissinfo.ch sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que sustituirán a los controvertidos Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

swissinfo.ch: Faltan menos de 500 días para que expire el plazo para alcanzar los ODM, que han recibido numerosas críticas. ¿Qué opina usted de los resultados?

Michael Gerber: Es perfectamente comprensible que existan puntos de vista tan diversos sobre los ODM. El principal acierto que han tenido es de carácter político. Lograron movilizar a gente en todo el mundo para reducir la pobreza y consiguieron grandes avances en ámbitos como la salud o la educación. En los países en desarrollo, incluso la población local supo de los ODM. Y esto debe considerarse un gran éxito.

Los países en desarrollo se tomaron muy en serio el asunto e idearon estrategias nacionales basadas en los ODM. Y también los países donantes discurrieron estrategias de cooperación internacional.

Estas acciones se tradujeron en avances concretos. Personalmente, no consideraría la reducción de la pobreza a la mitad como el principal logro de los OMD. Pues, para ser honestos, si este objetivo se alcanzó tres años antes de la fecha límite de 2015 fue gracias al desarrollo que experimentaron China, India y el sureste asiático.

No obstante, es positivo que haya sido posible, en general, reducir la pobreza en casi todo el mundo, incluida África. La África subsahariana se sitúa aún al final de la lista, pero hay que considerar que los países que la integran se hallaban en un punto de partida distinto cuando arrancaron los ODM. No sería justo comparar con el mismo rasero a países que no partieron de la misma línea de salida.

swissinfo.ch: Pero no todo son buenas nuevas, ¿no?

M.G.: Hay retos que será difícil cumplir para 2015. Los ODM número 4, 5 y 6 en materia de salud no se alcanzarán, pese a los importantes avances registrados en las regiones golpeadas por la malaria o el VIH/sida que, a mi juicio, gracias a la gran movilización que se consiguió. Los objetivos que se fijaron en su momento eran demasiado ambiciosos. Por ejemplo, reducir un 75% la tasa de mortalidad materna en 10 o 15 años no es una meta realista.

Con los ODS y su nuevo marco global, intentamos mejorar el equilibrio en las tres dimensiones del desarrollo sostenible: los aspectos social, económico y ecológico. Estas dos últimas son prioridades que deben incorporarse de forma más eficaz, porque no fueron suficientemente atendidas en los ODM. Sí había algunos temas medioambientales incluidos en uno de los objetivos (el número 7), pero con un ‘enfoque fragmentario’ que no fue exitoso.

Objetivos de Desarrollo Sostenible

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio llegan a su fin. Se está elaborando un nuevo programa de desarrollo sostenible para después de 2015. El Grupo de Trabajo Abierto sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ha propuesto 17 objetivos preliminares, que comprenden 169 metas específicas y deben alcanzarse de aquí al año 2030.

Esta propuesta será presentada ante la Asamblea General de la ONU y se debatirá con las ideas de otros grupos de trabajo durante los próximos 12 meses. La nueva agenda post-2015, que incluirá los ODS, se adoptará previsiblemente en una cumbre de jefes de Estado en septiembre del 2015. Suiza ha participado en los trabajos preliminares compartiendo escaño con Francia y Alemania.

swissinfo.ch: ¿En qué otros aspectos deben diferenciarse los ODS de los ODM?

M.G.: Debemos cambiar el paradigma en lo referente a la definición y ejecución de metas. Debemos trabajar a partir de una visión integral a escala internacional, nacional y local.

Los ODM se crearon para atender las manifestaciones de los problemas reales, no sus causas fundamentales. El hecho de que exista un elevado índice de mortalidad materna en el mundo no es una causa, sino una consecuencia de un desarrollo desigual.

Esta vez tenemos realizar un mejor trabajo para luchar contra las raíces de la pobreza y desigualdad. Y esto no se logrará con ‘enfoques fragmentarios’. Hay ocasiones en las que es mejor hacer frente a enfermedades específicas para lograr buenos resultados generales, pero si no se aborda el problema de forma integral y se toma en cuenta el contexto social, económico y medioambiental, nos enfrentaremos inevitablemente a nuevos fracasos.

Otros aspectos en los que han fracasado los ODM son la gobernanza y la paz. La gobernanza está incluida en el objetivo número 16 de los nuevos ODS (propuestos por el Grupo de Trabajo Abierto). Aún no estamos totalmente satisfechos con el nivel de ambición de estas metas, pero incluirlas ya fue un logro. Quiero decir, aunque los requerimientos de gobernanza deberían ser mayores, lo que hay ahora es lo mejor que pudo conseguirse en medio de las complejas discusiones políticas sostenidas.  Y sabemos que contamos al menos con objetivos concretos por cumplir en materia de corrupción, soborno, desarrollo de instituciones transparentes, inclusión y participación política.

swissinfo.ch: Una de las principales críticas dirigidas a los ODS es el número de objetivos y la dificultad que implicará manejarlos.

M.G.: Habríamos preferido un menor número de objetivos, ya que fijar 17, que comprenden a su vez 169 metas por implementar, resulta complejo y será difícil comunicarlos y hacerlos comprensibles para la gente.

Nos habría gustado quedarnos con solo 10 o 12 objetivos que englobaran la esencia de los 17 actuales. Algunos esperan que el secretario general de la ONU proponga una reducción significativa. Pero existe un gran riesgo político en el hecho de que Ban Ki-moon abogue por reducirlos, porque muchos países apoyan sólidamente la propuesta de los 17 objetivos. Veremos qué sucede, pero estamos ante una discusión compleja.

swissinfo.ch: Mientras los ODM fueron descritos como estrategias contra la pobreza instrumentadas por los países menos favorecidos, pero financiadas por naciones ricas,  los ODS han sido concebidos para que todos los países se comprometan a cumplirlos de aquí a 2030… ¿Qué implica esto para Suiza?

El proceso suizo

Los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) tendrán carácter universal y no se limitarán únicamente a los países desfavorecidos. La Agencia Suiza para la Cooperación y el Desarrollo llevó a cabo una amplia consulta para forjar la nueva agenda post-2015 y en la que participaron la sociedad civil, el sector privado y el mundo académico.

El pasado 25 de junio, el Gobierno aprobó la agenda 2015 de Suiza. Las Comisiones de Política Exterior del Parlamento la están analizando. Su respuesta se espera para mediados de septiembre.

Hasta ahora, Suiza ha seleccionado 16 áreas clave. Su proyecto se centra especialmente en objetivos específicos en los ámbitos de la seguridad en abastecimiento de agua, la salud, una paz sostenible y la construcción de sociedades más inclusivas, así como la igualdad de género, los derechos de la mujer y mejorar el estatus de la mujer. La Agenda post-2015 incluye también temas como la migración y el desarrollo, la reducción de riesgos de desastres, así como la producción y el consumo sostenibles.

M.G.: Suiza está viviendo un proceso paralelo de redefinición de su política nacional de desarrollo sostenible, que renueva cada cuatro años y que será nuestra principal herramienta para instrumentar los ODS. La Oficina Federal de Desarrollo Territorial está a cargo del proceso.

Quedan por definir las áreas específicas importantes para Suiza que guardan relación con los 17  ODS que está proponiendo el Grupo Abierto de Trabajo. Tienen que ver, sobre todo, con los recursos naturales, y entre ellos, con temas como la agricultura, la biodiversidad, el consumo, los patrones de producción, la energía, la política en materia de cambio climático, la movilidad y el desarrollo territorial, así como la salud.

Pero en las áreas donde estamos bien posicionados, como la nueva política de transición energética o en materia de innovación dentro del sector salud, es muy probable que no tengamos que adaptar nada relevante en las políticas nacionales, ya que están en línea con el desarrollo sostenible.

swissinfo.ch: ¿Entonces los 17 nuevos objetivos serán una suerte de menú ideal en el que cada nación elegirá algunos?

M.G.: Habrá flexibilidad a escala nacional y esta es necesaria. No sería posible alcanzar un acuerdo global si el marco rígido y sin margen de maniobra para los países signatarios. Además, no todos los objetivos son igual de importantes para un país u otro. Dependen del propio contexto nacional.

Pero habrá un mecanismo de rendición de cuentas que obligará a los Estados a dar parte a las instituciones internacionales de cómo han instrumentado los ODS, en qué áreas concretas y con qué resultados, entre otras cosas. Es indispensable establecer un método para conocer la tasa de éxito de este proyecto y forzar a los Estados a seguir esos principios.

El objetivo de Suiza es desarrollar un sistema similar al Examen Periódico Universal (EPU), al que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU somete a sus miembros cada cuatro años. Hay alguna resistencia a esta idea, pero considero que es un buen modelo.


Traducción del inglés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×