Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Partido Burgués Democrático


“Queremos consolidarnos como una fuerza que aporta soluciones”




Martin Landolt, presidente del Partido Democrático Burgués (PDB). (Keystone)

Martin Landolt, presidente del Partido Democrático Burgués (PDB).

(Keystone)

Mantener los acuerdos bilaterales con la Unión Europea, así como desarrollar y ejecutar la estrategia energética: estas son las dos prioridades del Partido Burgués-Democrático (PBD) para la próxima legislatura. Entrevista a su presidente, el diputado Martin Landolt.

“Hemos comenzado mal el año electoral”, reconoce Martin Landolt tras las derrotas sufridas por su partido en las votaciones cantonales. No obstante, el diputado es optimista de cara a las elecciones federales. A escala nacional el electorado se ha expresado siempre sobre la base de otros criterios, afirma Landolt, según el cual el PBD y los partidos de centro saldrán reforzados.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son las dos prioridades más importantes para la próxima legislatura?

Martin Landolt: El mantenimiento y la defensa de los acuerdos bilaterales con la UE constituyen nuestro primer objetivo. Debemos decidir la naturaleza de nuestras relaciones con Europa y poner punto final, lo más rápidamente posible, a la incertidumbre creada sobre estas cuestiones por la puesta en práctica de la iniciativa ‘contra la inmigración masiva’.

El segundo punto primordial es el desarrollo y realización del viraje energético previsto. Es preciso utilizar el potencial económico de esta estrategia. El Parlamento trabaja actualmente en el primer paquete de medidas. El segundo, que prevé una reforma fiscal ecológica con el paso a un sistema de incentivos, será un tema muy importante sobre el que nos emplearemos a fondo.

swissinfo.ch: Usted afirma querer defender los acuerdos bilaterales con Bruselas. ¿Hasta dónde está dispuesto a llegar el PBD para salvarlos?

M. L.: Los acuerdos bilaterales son esenciales. Hay tres maneras de tener una relación con Europa. La primera sería el aislamiento y la segunda la adhesión a la UE. Y no deseamos ninguna de las dos.

Queda la vía bilateral, que queremos inscribir en la Constitución para que la cuestión quede definitivamente clara. Estamos convencidos de que esto respeta también la voluntad popular, incluso después del 9 de febrero de 2014 y de la aprobación de la iniciativa ‘Contra la inmigración masiva’, ya que en esa votación los ciudadanos se manifestaron a favor de reducir la inmigración.

Hasta ahora hemos sido el único partido que ha demostrado cómo ejecutar la voluntad popular, disminuyendo la inmigración y promoviendo el potencial de mano de obra autóctona, sin poner en peligro las relaciones bilaterales.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son las propuestas del PBD para paliar los efectos negativos de la apreciación del franco?

M. L.: La respuesta más franca sería: ninguna. El fenómeno del franco fuerte se ha acentuado en los últimos tiempos y nos enfrenta a desafíos muy difíciles. Sin embargo, este tema no es una novedad en sí mismo. Tenemos una moneda fuerte desde hace varios decenios y, a pesar de ello, disponemos de una próspera industria exportadora.

Lo que no haremos será ceder al oportunismo político e intentar utilizar el argumento de la fortaleza del franco para lanzar proyectos políticos impopulares. Por el contrario, estamos dispuestos –y estamos trabajando ya en ello– a apoyar medidas específicas que sean útiles a corto plazo y en el momento adecuado. Pero no nos uniremos a aquellos que exigen una desregulación y la eliminación de la burocracia. Se trata de reivindicaciones poco concretas que figuran en todos los programas de los partidos políticos desde hace muchos años.

swissinfo.ch: En los últimos años el Islam se ha convertido en un tema polémico, con cuestiones como el velo, la radicalización o el terrorismo. ¿Qué lugar le corresponde al Islam en la sociedad suiza?

M.L.: Si queremos una clara separación entre Estado y religión, el Islam debería tener sitio en Suiza. Pero no ocupar el mismo lugar que el catolicismo o el protestantismo que, en nuestro país, forman parte de la enseñanza escolar.

Soy partidario de una posición muy liberal, como lo es el PBD. Tenemos que conceder un lugar al Islam, ofrecer a los fieles la posibilidad de vivir su fe, siempre y cuando respeten nuestras reglas de vida en común y el modo en que funciona nuestra sociedad.

El Partido Burgués-Democrático surgió de una escisión de la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora) como consecuencia de la no reelección al Gobierno del ministro Christoph Blocher en diciembre de 2007. La asamblea constitutiva del nuevo partido, compuesto por disidentes de la UDC, tuvo lugar el 1 de noviembre de 2008 en Glarus.

El partido dispone de un representante en el gobierno colegiado de Suiza. Se trata de la actual ministra de Finanzas Eveline Widmer-Schlumpf, elegida en lugar de Blocher.

El PBD es especialmente fuerte en Berna, Grisones y Glarus, es decir, en los cantones originarios de la UDC, fundada en 1971. El partido cuenta con 17 secciones cantonales.

En las elecciones federales de 2011 el PDB obtuvo el 5,4% de los votos, 9 escaños en el Consejo Nacional (cámara baja) y uno en el Consejo de los Estados (cámara alta).

swissinfo.ch: En las elecciones cantonales, el PBD obtuvo algunas derrotas. ¿Qué reacción le merecen esos resultados en la perspectiva de las elecciones federales?

M.L.: En realidad, fueron dos cantones. No tenemos nada que esconder: hemos sufrido dos dolorosas derrotas en Berna y en Basilea-Campo. Hemos analizado los resultados y hemos encontrado distintas explicaciones, pero ninguna de ellas tiene una relación directa con las próximas elecciones federales. Pero evidentemente siempre es difícil transmitir que una derrota cantonal no tiene nada que ver con las elecciones federales.

Hemos comenzado mal este año electoral. Pero creemos que cuando se trata de comicios nacionales, los ciudadanos se basan en otros criterios. Seremos juzgados por temas federales. En la medida en que somos un partido federal disponemos de otras posibilidades para proponer soluciones, distintas de las de los cantones.

swissinfo.ch: En este momento parece que el PBD solo sigue siendo fuerte en los cantones en los que dispone de un apoyo tradicional (Grisones, Glarus y Berna). ¿Cómo pretende implantarse a nivel nacional y, sobre todo, en la Suiza de expresión francesa?

M.L.: Tenemos tres categorías de cantones. En primer lugar, los cantones fundadores, Glarus, Grisones y Berna, donde somos una fuerza importante, con representantes en el Gobierno. Después se hallan los cantones en los que estamos presentes, aunque sin representación institucional. En estos últimos es difícil mostrarse políticamente, si bien disponemos de afiliados muy comprometidos.

Y finalmente hay una categoría intermedia, donde estamos representados en los Parlamentos cantonales, a veces con un número suficiente para formar grupo parlamentario. Según el análisis que hemos realizado tras las elecciones en Basilea-Campo, constatamos que no hemos sabido utilizar esta plataforma para perfilarnos a nivel cantonal.

Por este motivo creemos que es el momento de lanzar la campaña para las elecciones federales, ya que, a escala nacional, el PBD se ha movido con éxito sobre diferentes temas durante los últimos años. Si los ciudadanos basan su elección sobre estos temas y sobre nuestro trabajo, creo que nuestra labor se verá recompensada.

swissinfo.ch: Algunas personas definen al PBD como “un partido pequeño que cuenta con un representante en el gobierno colegiado de Suiza”. ¿Qué posibilidades tiene el partido de renovar su presencia en el Consejo Federal? ¿Podrá conservarla con un peso electoral que actualmente supera apenas el 5% de los votos?

M.L.: Somos el partido más pequeño con representación en el Consejo Federal, no lo negamos. Tampoco queremos parecer más grandes de lo que somos. Es un camino que no hemos elegido nosotros, sino que está vinculado a la historia particular del PBD, ya que crecemos de arriba abajo, y no a la inversa.

No obstante, queremos consolidarnos como una fuerza que aporta soluciones. Con nuestra consejera federal (ministra Eveline Widmer-Schlumpf), pero también independientemente de ella. Estamos convencidos de que las fuerzas que buscan soluciones saldrán reforzadas de las urnas y que también nosotros tendremos nuestro lugar en la formación de una mayoría en el Parlamento y en el Gobierno.

Nuestra consejera federal desempeña un papel importante en el seno del Gobierno. Más allá de su excepcional trabajo, garantiza la formación de mayorías para que puedan seguir adelante proyectos importantes a largo plazo, como el giro energético, la reforma tributaria de las empresas, la reforma de la plaza financiera o el mantenimiento de los acuerdos bilaterales. No sería bueno que otras mayorías en el Consejo Federal supusieran cambios de 180 grados.

swissinfo.ch: Entonces, ¿su partido estará representado en el Gobierno federal en 2016?

M.L.: Creo que en 2016 tendremos una consejera federal del PBD con el respaldo de un centro y un PBD más fuertes.


(Esta entrevista se realizó en marzo de 2015)


Traducción: José M. Wolff

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×