Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Partido Liberal Radical


“Hay enormes diferencias entre nosotros y la UDC”


Por Andreas Keiser


"No tenemos la necesidad de desmarcarnos siempre de la UDC", afirma Philipp Müller, presidente del Partido Liberal Radical. (Keystone)

"No tenemos la necesidad de desmarcarnos siempre de la UDC", afirma Philipp Müller, presidente del Partido Liberal Radical.

(Keystone)

El Partido Liberal Radical (PLR), fundador de la Suiza moderna, defiende un modelo económico liberal y es partidario del lema ‘menos Estado’. Durante mucho tiempo fue el partido más importante del país. En 2011, sin embargo, obtuvo solo el 15,1 % de los votos. Su presidente, Philipp Müller, espera invertir la tendencia en las elecciones federales de octubre.

swissinfo.ch: Durante los últimos 20 años su partido ha experimentado una pérdida constante de parte de su electorado. Este otoño usted espera ganar nuevos votos. ¿Cómo piensa lograr ese objetivo?

Philipp Müller: Está en la propia naturaleza de un partido querer tener más votos. Hay buenas señales que indican un cambio de tendencia. Los sondeos son muy favorables y en las últimas elecciones cantonales hemos obtenido buenos resultados. Lo que importa ahora es hacer una buena campaña y movilizar a nuestros afiliados.

No tenemos que inventar nada, solo concentrarnos en las preocupaciones y necesidades de la gente. Defendemos tres ideas fundamentales: libertad, cohesión e innovación. La cohesión no significa una redistribución en el sentido que predica la izquierda. Queremos, por ejemplo, que las prestaciones sociales se financien de manera sostenible, es decir, que podamos mantenerlas dentro de 10 o 20 años.

swissinfo.ch: Las opiniones críticas, incluidas las que proceden de sus propias filas, afirman que el PLR se ha convertido en una especie de socio menor de la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora). Otras se muestran favorables a la presentación de listas conjuntas con la UDC. ¿De qué lado de esta línea de fractura quiere usted que se posicione su partido?

Ph. M.: No veo ninguna línea de fractura. Nuestras asambleas de delegados están siempre abarrotadas. Nuestras bases son activas y comprometidas. Las decisiones se toman a ese nivel, y son válidas tanto para la dirección del partido como para la delegación en el Parlamento.

Si hubiera una línea de fractura, consideraría entonces justo que hubiera críticas. Las tendríamos en cuenta en caso de que fueran justificadas. Sin embargo, no deberían ser anónimas.

swissinfo.ch: Así pues, ¿en qué dirección querría usted reforzar el perfil de su partido para que no sea confundido con la UDC?

Ph. M.: No se trata de desmarcarse permanentemente en una determinada dirección. Tenemos nuestra propia política y existen enormes diferencias entre nosotros y la UDC. Por ejemplo, en el tema de las relaciones con la Unión Europea (UE) y los acuerdos bilaterales –que nosotros queremos mantener por encima de todo– o en materia de política migratoria.

Por lo que respecta a cuestiones en materia de política de seguridad, financiera o fiscal, nuestras posiciones coinciden a menudo con las de la UDC. Pero no tenemos necesidad de distinguirnos siempre. Tratamos de obtener mayorías parlamentarias allí donde pueda haberlas. En materia de agricultura o subvenciones, por regla general, nos aliamos con el Partido Socialista o los Verdes.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son las dos prioridades más importantes de su partido para la próxima legislatura?

Ph. M.: Nuestras relaciones con la UE tendrán un peso especial. Pienso en la puesta en práctica de la iniciativa contra la inmigración masiva, en el desarrollo de los acuerdos bilaterales y en otro tema, un gran proyecto de reforma de las jubilaciones para 2020.

El Partido Liberal Radical (PLR) nació en 2009 de la fusión entre el Partido Radical Democrático (PRD) y el Partido Liberal Suizo (PLS). Pero su historia es mucho más larga, pues se remonta a los movimientos liberales y radicales que marcaron el nacimiento del Estado federal moderno en 1848. Mientras que el PLS quedó restringido a varios cantones, el PRD fue, hasta 1943, el principal partido político del país.

Sin embargo, el PRD experimentó después una erosión constante, pasando del 24% de los votos en 1979 al 15,7% en 2007. A pesar de la fusión con el PLS, el partido no consiguió enderezar el rumbo y obtuvo solo el 15,1% de los votos en las elecciones federales de 2011.

Situado en el centroderecha del espectro político, el PDR defiende tradicionalmente valores como la responsabilidad individual y la libertad de empresa. Actualmente está representado por 2 ministros, 30 diputados y 11 senadores. Desde 2012 su presidente es el diputado de Argovia Philipp Müller.

swissinfo.ch: La puesta en práctica de la iniciativa sobre la inmigración en masa va totalmente en contra de los acuerdos bilaterales firmados con la UE. ¿Hasta dónde está dispuesto usted a diluir la iniciativa con el fin de salvar los acuerdos?

Ph. M.: No se puede definir todavía. Las negociaciones con la UE siguen su curso. No me hago ninguna ilusión y parto del principio de que los tres términos que figuran en la Constitución desde el 9 de febrero de 2014 –topes anuales, contingentes, preferencia nacional– no son compatibles con el acuerdo de libre circulación de personas.

Ahora toca explorar las vías posibles en el marco de las negociaciones con la UE. A fin de cuentas, la Constitución prima y habrá que encontrar una solución. Sin embargo, es verdad que por el momento no se vislumbra ninguna.

swissinfo.ch: En esta situación, ¿habría que proceder a una segunda votación?

Ph. M.: El Parlamento dispone hasta el 8 de febrero de 2017 para pronunciarse definitivamente sobre una ley de desarrollo. Pero de todas formas habrá una votación antes del 27 de noviembre de 2016, ya que es la última fecha para votar antes del plazo de tres años fijado para la ejecución del artículo constitucional. No se sabe aún cómo será la ley que lo desarrolle, pero la votación será decisiva porque planteará la cuestión del impacto de la ley sobre los acuerdos bilaterales.

swissinfo.ch: En Suiza, el Islam es a menudo un tema controvertido. ¿Qué lugar hay que dar a esta religión en la sociedad?

Ph. M.: Vivimos en un Estado laico y queremos que siga siendo así. Aquel que respete la Constitución, las leyes y las costumbres podrá disfrutar de la libertad de culto y no tendrá ningún problema en Suiza. No queremos corrientes fundamentalistas ni desórdenes. Hay que combatirlos con energía, vengan de donde vengan.


(Esta entrevista se realizó en marzo de 2015)


Traducción: José M. Wolff, swissinfo.ch

×