Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Perspectivas para los jóvenes albaneses


Suiza invierte en formación profesional en Albania


Por Gaby Ochsenbein, Lushnja, Albania


Clases teóricas en la escuela de formación profesional de Lushnja. (swissinfo.ch)

Clases teóricas en la escuela de formación profesional de Lushnja.

(swissinfo.ch)

Albania tiene una población joven, un alto índice de desempleo y una preocupante falta de mano de obra cualificada. Suiza quiere respaldar al país en su desarrollo y participa desde 2007 en la formación de los jóvenes albaneses: la escuela de Lushnja y sus 700 aprendices son un ejemplo.

Situada 100 km al sur de la capital del país, Tirana, en el corazón de una extensa región agrícola, Lushnja tiene cerca de 50.000 habitantes. La escuela de formación profesional, construida en las afueras de la ciudad, forma a cerca de 700 aprendices en sectores como las nuevas tecnologías (IT), mecánica de coches, electricidad, fontanería e instalaciones de calefacción.

La fundación suiza para la cooperación técnica, Swisscontact, contribuye significativamente a desarrollar la formación profesional en Albania con su proyecto AlbVet (Vocational Education Training). Por encargo de la Agencia Suiza de Cooperación al Desarrollo (COSUDE), se ocupa de formar al cuerpo de enseñanza y, desde 2007, asesora al Gobierno albanés en la reforma del sistema de formación profesional, que hubo que poner en pie tras la caída del régimen comunista en 1990/91.

El programa AlbVet se dedica a formar a jóvenes que serán útiles para la economía del país. Es el caso de 17 fontaneros y técnicos instaladores de calefacción que cursan el segundo año en Lushnja. Los jóvenes sentados en pupitres dobles guardan silencio. La profesora, Luciana Muca, distribuye folios en formato A4 con tablas y curvas que ilustran cómo funcionan las bombas de calor. La pizarra está repleta de fórmulas complejas. Swisscontact ha participado en la compilación del material didáctico para este curso.

Formación práctica

Al fondo de la sala, 15 estudiantes de cuarto curso aprenden a aplicar anticongelante en los paneles solares. Uno a uno muestran al instructor, Niko Nikolla, que han entendido las indicaciones. Pero no todos lo consiguen en el primer intento, lo que provoca risas y bromas de los compañeros.

Los aprendices son de Lushnja y sus alrededores, pero también de Korça y Fier. La escuela de formación profesional está especializada en tecnología solar, un sector que tiene buenas perspectivas en este país soleado y bañado por las aguas del Mediterráneo. Durante el módulo de dos meses, los estudiantes externos se alojan en la residencia del centro.

Las paredes de los talleres están cubiertas de carteles que ilustran el funcionamiento de los sistemas de calefacción central o las instalaciones sanitarias. Con el fin de dotar a los alumnos de los instrumentos que necesitan para su inserción en el mercado laboral, la formación pone más énfasis en el aprendizaje práctico que en la enseñanza frontal, cosa que no ocurría antes. Y el modelo helvético de formación dual, que compagina teoría y práctica, sirve de ejemplo. En Suiza, los aprendices son contratados por una empresa y, paralelamente, cursan estudios en un centro de formación profesional, o bien realizan todo el aprendizaje en una escuela profesional, donde alternan las clases teóricas con las prácticas.

En Albania, en cambio, es difícil encontrar un puesto de aprendizaje fuera de la escuela. “Confiamos en que la colaboración sistemática con la iniciativa privada arroje buenos resultados”, señala Silvana Mjeda, responsable de formación profesional en la oficina de COSUDE en Tirana. “El sector privado aún es joven y frágil, hay muy pocas empresas grandes”, agrega.

Colaboración de Suiza

Suiza tiene programas en 17 de las 41 escuelas profesionales albanesas. Junto con Alemania, Austria y la Unión Europea (UE), es uno de los países más involucrados en la formación profesional en Albania.

El proyecto suizo AlbVet consiste en formar a especialistas en informática, técnicos de calefacción, técnicos instaladores sanitarios, así como panaderos y peluqueros. Suiza ha destinado 3,1 millones de francos a este programa durante el periodo 2007-2014.

En colaboración con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y representantes locales, Suiza también ha puesto en marcha el proyecto TEP.

Su misión es generar empleo en el sector privado en el norte de Albania (Shkodra, Kukës, Lezhë), donde el desempleo juvenil es especialmente alto.

Los sectores privado y público están llamados a buscar soluciones para insertar a los jóvenes en el mercado laboral.

COSUDE trabaja en Albania desde 1997. En el marco de su estrategia 2010-2013, la agencia de cooperación suiza y la Secretaría de Estado de Economía (Seco), han destinado anualmente 13 millones de francos a proyectos en Albania.

No es un producto de exportación

Matthias Jäger, jefe de proyecto de Swisscontact en Albania, considera que el sistema dual es indudablemente un excelente modelo, aunque no puede exportarse tal cual. “Para que funcione, se necesita una buena colaboración entre las autoridades públicas y el sector privado. En Albania, donde el 85% de las empresas son pequeños comercios y la confianza en el Estado escasa, queda aún mucho camino por recorrer”.

Desde 2012, varias leyes en la material integran elementos de la formación dual, como la colaboración con el sector privado. Matthias Jäger está satisfecho con estos avances, que han sido posibles gracias a los buenos contactos con las autoridades. “La centralización es muy importante, todo pasa por manos del ministerio. La autonomía de las escuelas es muy limitada, y no solo en lo que respeta a las finanzas, sino también al número de profesiones y estudiantes”.

Esta dependencia constituye uno de los principales obstáculos para la reforma del sistema de formación profesional, afirma Matthias Jäger, que trabaja desde 2007 en Albania. “Muchas veces se adoptan decisiones con fines políticos y no para satisfacer las necesidades del mercado”.

Elecciones en Albania

El 23 de junio de 2013, Albania celebra las séptimas elecciones legislativas desde la caída del régimen comunista en 1990/91. El primer ministro Sali Berisha, del Partido Democrático (PD), gobierna el país desde 2005. El antiguo alcalde de Tirana, Edi Rama, del Partido Socialista (PS), es su principal contrincante.

Mirar con optimismo al futuro

Es mediodía y los estudiantes de Lushnja se disponen a tomar un descanso. Antes, los aprendices de fontanería del cuarto año quieren mostrar a los visitantes extranjeros el trofeo que ganaron en las Olimpiadas de Profesionales, celebradas a principios de mayo. El director del centro, Elton Halla, no disimula lo orgulloso que se siente. La distinción es una prueba del buen trabajo y de la alta calidad de su escuela, pero también una fuente de motivación para los jóvenes que terminan su aprendizaje este verano.

Sulejman, de 18 años y natural de Lushnja, ve con optimismo su futuro, pese a que del 30% al 50% -según la fuente- de los jóvenes albaneses carecen de empleo. “Tengo buenas notas. Quiero trabajar y, más adelante, cuando haya ahorrado dinero suficiente, abrir mi propia empresa. Quizás prosiga mis estudios para ser ingeniero”.

Fation, de Fier, sueña con un trabajo en Estados Unidos o Italia, al igual que su compañero Ervis. Ridvan, de 19, ya ha conseguido un empleo en los servicios de abastecimiento de agua en Lushnja para cuando concluya su formación.

Un elemento central

En 2014, el programa AlbVet llegará a término. Matthias Jäger no está preocupado. “Niko y los otros enseñantes no son nuestros colaboradores, sino empleados del Estado y de las escuelas. No reciben dinero de Swisscontact. Nuestra prioridad consistía en aportar un granito de arena a la innovación del sistema. Hemos alcanzado nuestros objetivos. Queda por ver cuántas escuelas lograrán mantener este nivel”.

Holger Tausch, responsable de la oficina de COSUDE en Tirana, sostiene que la formación profesional “será también en el futuro un punto fuerte de la cooperación suiza en Albania”.

Situación económica

Debido a la crisis del euro que golpea a sus principales socios comerciales –Grecia e Italia-, la economía albanesa ha crecido menos en los últimos años.

El índice de desempleo alcanzó el 14% en 2012, de acuerdo con la Oficina Nacional de Estadística (INSTAT). Una cifra muy elevada, si se tiene en cuenta el peso de la economía sumergida que, según el Fondo Monetario Internacional, ronda el 60% del PIB de Albania.

Se estima que el desempleo juvenil oscila entre el 30% y el 50%. En 2012, el PIB por habitante era de 3.000 euros. El salario mínimo legal se sitúa en cerca de 150 euros mensuales.


(Traducción: Belén Couceiro), swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×