Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Cuando el legado son atrocidades


Por la paz, no solo en el papel


Por Patricia Islas, Berna


 (AFP)
(AFP)

Colombia abre el camino hacia la paz, a medio siglo de conflicto. Túnez está en pleno proceso de transición democrática tras 20 años de dictadura. Solo dos ejemplos de países que pidieron respaldo suizo para pasar la página de crueldades impunes.

Jefe, llevamos 48, ¿seguimos o paramos?. El jefe respondió por la radio: ‘Ya no sigan. Han matado a mucha gente inocente ahí”, atestiguó un sobreviviente de la masacre –una de cientos- perpetrada por paramilitares en 2000 en El Salado, hoy, un pueblo fantasma en la geografía colombiana.

Este testimonio figura en el informe ‘Esa guerra no era nuestra’ (2009), uno de los 18 que ha elaborado el Grupo de Memoria Histórica (GMH) sobre el largo conflicto colombiano, reconocido en mayo de 2011 por el presidente Juan Manuel Santos.

Con este reconocimiento llegó también la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras (en vigor desde enero pasado), que sentó las bases para el diálogo formal que acaban de iniciar el Gobierno y la guerrilla, y ascendió al GMH al rango de Centro de Memoria Histórica (CMH), directamente adscrito a la Presidencia.

“Nuestro trabajo recupera todo su sentido con este nuevo escenario, pues se abren enormes posibilidades de que este acervo de verdad y memoria recogido hasta ahora contribuya a los esfuerzos actuales por establecer una paz duradera”, señala a swissinfo.ch Gonzalo Sánchez, director del CMH.

“Ante la gran desconfianza pública al inicio, el acompañamiento de Suiza, su apoyo político, ha sido fundamental en nuestro trabajo en las comunidades”, explica Sánchez sobre la tarea que desde 2006 dirige la enviada especial Mô Bleeker, jefa de la Task Force para el tratamiento del pasado y prevención de atrocidades del Ministerio suizo de Exteriores y quien preside el Consejo Consultivo Internacional del CMH colombiano.

Nicho helvético

“Suiza tiene una trayectoria histórica y política muy grande en el manejo de conflictos y su experiencia contribuye a que en Colombia comprendamos que estamos en un contexto internacional para el que aún no estamos preparados, con una Corte Penal Internacional y marcos normativos claros de derechos humanos”, comenta el reconocido historiador desde Bogotá.

Hoy, el CMH tiene la misión de llevar sus esfuerzos a escala nacional sobre el derecho a saber, uno de los cuatro pilares -junto con justicia, reparación y garantías de no repetición-, del marco conceptual del tratamiento del pasado, diseñado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Suiza, con la cooperación de la fundación swisspeace.

Desde 2003, Suiza es pionera en este nicho de la política de paz y lo promueve en América Latina, África, el Cáucaso y los Balcanes, entre muchos otros puntos del globo.

¿Cómo establecer un tribunal especial, un programa de indemnización de víctimas o reformas institucionales? Son cuestiones urgentes para los Estados que solicitan asesoría técnica de Suiza con el fin de que el tratamiento del pasado contribuya a resolver a largo plazo las causas del conflicto y terminar con la impunidad.

“No llegamos con soluciones, sino con reflexiones analizadas de procesos que ya tuvieron lugar, compartiendo las dificultades, los éxitos, las lecciones aprendidas que hubo en cada experiencia y algunas enseñanzas de índole práctica”, señala Mô Bleeker, desde su oficina en Berna.

Una década de evolución

“El gobierno de Suiza es el primero y único que ha creado una unidad especializada en tratamiento del pasado en sus tareas por la paz duradera fuera de sus fronteras. Es muy activo. Organiza cursos de magnífico nivel con una red de expertos internacionales que, además, hace circular por el mundo”, comenta Pablo de Greiff, el primer relator especial de Naciones Unidas para la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición.

“Suiza juega un papel muy importante en la ONU para promover los principios contra la impunidad en la agenda internacional y ha sido la iniciadora de varias resoluciones en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre esta temática. También Suiza ha tomado la iniciativa de pedir a Argentina presentar juntos la resolución que creó el mandato de relator especial para el cual he sido nombrado en marzo 2012”, añade de Greiff, desde Nueva York.

La transición en Túnez

Precursor de la primavera árabe y en la tarea de dibujar sus propias estrategias de reparación, Túnez pidió en junio a Suiza apoyo ante el reto de establecer un proceso de consulta nacional e instaurar una comisión de la verdad.

Mô Bleeker llegó 3 semanas despuésa Túnezcon expertos de Sudáfrica, Sierra Leona e Irlanda para participar en un taller con responsables del Ministerio de Derechos Humanos y Justicia Transicional de ese país.

“Suiza nos ha apoyado con asistencia en formación para comprender los desafíos en la tarea del tratamiento del pasado”, indica Samia Kamoun, directora de cooperación y relaciones internacionales en ese Ministerio.

“Abordamos la necesidad de que este proceso responda a todas las expectativas de la sociedad para el éxito de la transición”, detalla Kamoun.

Por otra parte, el Ministerio de Exteriores helvético financió una iniciativa conjunta de swisspeace y Abogados sin Fronteras para capacitar a organizaciones de derechos humanos en la clasificación de sus miles de expedientes de abusos contra opositores durante los 20 años del régimen de Ben Ali.

El tema de los archivos también fue recurrente en la consulta nacional, concluida en octubre. “La protección y gestión de los archivos de la policía nacional resultó omnipresente en las discusiones de la sociedad civil”, advierte el profesor Khaled Kchir, de la Comisión Técnica encargada del Diálogo Nacional para la Justicia Transicional.

Y Túnez no es el único país en transición en temer la desaparición de archivos que son esenciales para abordar el legado de atrocidades pasadas.

Tratamiento del Pasado

Suiza se convierte a principios de este siglo en la primera diplomacia del mundo en especializarse en el tratamiento del pasado.

La Task Force tratamiento del pasado y prevención de atrocidades aglutina a funcionarios de las divisiones de Seguridad Humana, Derecho Internacional Público y Asuntos Multilaterales, además de representantes de cooperación y ayuda humanitaria del Ministerio de Exteriores de Suiza.

El marco conceptual de tratamiento del pasado del Gobierno helvéticose fundamenta en los 4 principios contra la impunidad desarrollados por Louis Joinet para la entonces Comisión de Derechos Humanos de la ONU en 1997; estos pilares a su vez implican derechos de las víctimas y deberes de los Estados en los temas de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.

El Gobierno suizo ofrece un curso anual para profesionales, en cooperación con swisspeace. Además, desarrollan juntos un proyecto sobre archivos de derechos humanos.

Archivos de Guatemala en Berna

Por convenio con el Ministerio de la Cultura de Guatemala, Suiza, en colaboración con swisspeace y los Archivos Federales Suizos, custodia una copia de los archivoshasta ahora digitalizadosde la extinta Policía Nacional (1881-1997), uno de los autores de atrocidades durante 36 años de conflicto en ese país.

Ochenta millones de folios, cuya existencia fue negada, fueron descubiertos en la capital guatemalteca en 2005. Ante el valor de este acervo, su defensa fue multilateral, y se mantiene: Suecia, Países Bajos, Alemania, EE.UU., Suiza y la ONU respaldan desde entonces la limpieza y digitalización del archivo; 17% del total ya pasó por el escáner.

Dos técnicos guatemaltecos recibieron este año capacitación en Berna, sobre los estándares de manejo de los archivos digitalizados, que se actualizan con regularidad desde Guatemala.

En el país centroamericano hay temores de destrucción de estos documentos, pues aún prevalece allí la influencia de mandos del principal autor de atrocidades, el ejército, y de otros de sus aliados.

swissinfo.ch



Enlaces

×