Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Estudio europeo


Medios públicos sólidos fortalecen la democracia




La existencia de medios de comunicación de servicio público sólidos y bien financiados es un signo de una democracia también sólida. Esta es una de las conclusiones de un estudio realizado por la Unión Europea de Radiodifusión (UER). Muestra también que las personas generalmente confían más en la radio y en la televisión que en la prensa escrita, internet y en las redes sociales.

18.10.2015: Los presidentes de los partidos políticos helvéticos comentan los primeros resultados de las legislativas para la Sociedad Suiza de Radio y Televisión (SSR), entidad pública. (Keystone)

18.10.2015: Los presidentes de los partidos políticos helvéticos comentan los primeros resultados de las legislativas para la Sociedad Suiza de Radio y Televisión (SSR), entidad pública.



(Keystone)

El estudio ‘Trust in Media’ (Confianza en los Medios de Comunicación) 2016 se basa en datos recogidos dos veces al año como parte del Eurobarómetro de la Comisión Europea. La encuesta abarca 28 países de la UE (antes del Brexit), además de cinco países candidatos (Serbia, Montenegro, Macedonia, Albania y Turquía).

Primera observación: la radio, ya sea pública o privada, es campeona en todas las categorías en cuanto a credibilidad, con 55% a favor de los ciudadanos encuestados, incluso si ese sentimiento es algo menor en los Balcanes, Grecia y Turquía.

La televisión se ubica en segunda posición, con un índice de confianza del 48%, seguida por los periódicos con un 43%. Sin embargo, el sur de Europa (incluida Francia) confía menos en sus emisoras de TV que el norte. La prensa escrita, de manera contraria, se considera más creíble en Escandinavia, Benelux, Portugal y varios países del Este, que en el resto del continente.

En cuanto a internet, un 35% de los europeos lo consideran digno de crédito, en particular en Italia y Europa del Este. Sin embargo, todos los países incluidos en el estudio (con excepción de Albania) desconfían de la información difundida a través de las redes sociales, rubro en el que la tasa de credibilidad global es de 20%.

Suiza no está incluida en el estudio europeo. Para tener una idea de cuánto se fían los ciudadanos helvéticos de sus medios de comunicación, hay que recurrir al ‘Barómetro de las preocupaciones’ que el Instituto gfs.bern realiza cada año por encargo del banco Credit Suisse. A pesar de que las categorías no sean exactamente las mismas, observamos que los resultados son similares a los del resto del continente. Los suizos confían principalmente en la radio (52%), seguida por la prensa escrita de pago (51%) y la televisión (50%). Luego vienen internet (48%) y los periódicos gratuitos (46%).

¿Y la democracia?

“Nuestro estudio muestra que cuando son desarrollados y financiados adecuadamente, los medios del servicio público no se limitan a informar o entretener, sino que desempeñan un papel positivo en la democracia”, escribe Roberto Suárez Candel, responsable del ‘Media Intelligence Service’ (MIS) de la UER, que llevó a cabo el estudio europeo. Un papel positivo que se traduciría en un mejor nivel de libertad de prensa, una mayor participación electoral y menos extremismo de derecha.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores analizaron la relación entre los indicadores políticos y sociales y la situación de los medios de comunicación del servicio público en los diferentes países. Vínculos considerados “particularmente interesantes en el contexto actual, marcado por una baja participación, corrupción y ascenso de la extrema derecha en Europa”.

“Desde luego, no podemos afirmar que medios audiovisuales sólidos y dinámicos se traduzcan directamente en más democracia y menos corrupción”, advierte Roberto Suárez Candel, quien sin embargo dice que por primera vez es posible poner de relieve los nexos entre esos elementos.

Llevado a cabo por la mayor alianza de radios y televisiones públicas en el mundo, la investigación, que establece la necesidad de un servicio público fuerte, genera críticas. De hecho, sus autores difícilmente pueden ser declarados completamente neutrales.

En Suiza, el debate se ha prolongado durante años. Antes de las vacaciones estivales, el Consejo Federal (Gobierno) publicó un informe que concluyó que es necesario mantener el foco en la radio y la televisión públicas, con algunos ajustes. Las comisiones parlamentarias van a abordar el tema y se prevén críticas en las filas de la derecha, la cual mantiene una marcada hostilidad hacia la Sociedad Suiza de Radio y Televisión (SSR).

¿Y usted? ¿Considera que los medios públicos de comunicación contribuyen a fortalecer la democracia o estaría en favor de dejar la totalidad de la información en manos del sector privado? Su opinión cuenta.

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín, swissinfo.ch

×