Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Fondos de dictadores


“Impresionantes resultados” suizos en restitución de activos




 Otros idiomas: 5  Idiomas: 5
Un manifestante egipcio arranca un afiche del president Hosni Mubarak durante una protesta en Alexandria, Egipto, en 2011. (Keystone)

Un manifestante egipcio arranca un afiche del president Hosni Mubarak durante una protesta en Alexandria, Egipto, en 2011.

(Keystone)

Una nueva legislación para embargar y repatriar activos ilícitos depositados por dictadores en la banca suiza, sumada a mejores procesos de rastreo de estos capitales, hacen de Suiza un líder mundial en la devolución de fondos ilegales, afirma un funcionario del gobierno helvético.

Durante los últimos 30 años, Suiza ha devuelto alrededor de 2 000 millones de francos suizos depositados en la banca suiza por “personas políticamente expuestas” (PEPs).

“Es mucho más de lo que cualquiera otra plaza financiera haya devuelto en el mundo”, dijo recientemente a periodistas ginebrinos Roberto Balzaetti, nuevo director de Derecho Internacional Público del Ministerio de Exteriores de Suiza.

Desde el caso Marcos (Filipinas) reportado en 1986, la lista de fondos ilegales de potentados que el Gobierno suizo embargó y devolvió a las naciones afectadas incluye expedientes como: Montesinos (Perú), Mobutu (antiguamente Zaire), Dos Santos (Angola), Abacha (Nigeria), Kazajistán, Salinas (México), Duvalier (Haití), Ben Ali (Túnez) y Mubarak (Egipto).

Pero hay otros casos en curso. En diciembre de 2015, el Tribunal Administrativo Federal confirmó el bloqueo de 4,5 millones de francos suizos depositados en un banco de Ginebra por el exdictador haitiano Jean-Claude Baby Doc Duvalier.

"Tenemos una idea de lo que Haití quiere hacer con este dinero, pero aún no se materializa la devolución de fondos. Y no es porque no lo deseemos, sino porque el proceso ha sido difícil debido a la situación política haitiana”, explicó Balzaretti.

"Además, se han sucedido eventos diversos como desastres naturales, que se sumaron al efecto de inestabilidad generado por los procesos electorales y la llegada de un nuevo gobierno o mandatario. Es complejo. Pero la meta del Gobierno suizo es concluir lo antes posible el acuerdo necesario para la transferencia de los fondos. Pero aún falta detallar el marco legal que se utilizará”.

Abacha

La restitución a Nigeria del equivalente a 321 millones de francos suizos desviados por la familia del exdictador Sani Abaha a bancos suizos también es un proceso en curso. En este caso, hay avances importantes porque Suiza y Nigeria firmaron ya una carta de intención para la restitución justa y expedita de estos fondos.

"Es una situación parecida a la de Haití, pero el caso nigeriano va más avanzado. Con Nigeria ya tenemos un acuerdo puntual -la carta de intención precisa las posibles modalidades de restitución-, pero ahora debe pactarse el destino que dará Nigeria a los fondos y cómo se reportará el ejercicio de esos fondos”, dijo el funcionario suizo.

Por otra parte, el Gobierno suizo también bloqueó fondos de potentados de otros países. Concretamente, de Egipto (570 millones de dólares), de Túnez (60 millones) y de Ucrania (70 millones).

Balzaretti detalló que por ahora es un hecho que los fondos tunecinos estarán congelados hasta enero próximo. Los egipcios y ucranianos, por su parte, lo estarán hasta el mes de febrero del año entrante. Por ello, Suiza deberá decidir a principios del 2017 si mantiene congelados más tiempo estos fondos -lo cual es previsible- para dar tiempo a que avancen los procesos de restitución.

El funcionario añadió que Suiza también tiene algunos fondos de Kazajstán y una parte más de Angola que podrían ser devueltos en el mediano plazo.

Para Balzaretti, Suiza está dando vuelta a una página importante en el tema de las restituciones.

"Los casos de los que se habló recurrentemente durante los últimos años están llegando a su fin. Además, se han realizado reformas legales (en materia de lavado de dinero y se crearon nuevas reglas), y existe una gran voluntad política para que la banca suiza sea más limpia y transparente”, declaró.

Cabe recordar que Suiza puso en vigor en julio pasado una nueva ley que busca embargar y repatriar con mayor facilidad los fondos recibidos por la banca suiza que pertenecieron a dictadores extranjeros que se enriquecieron de forma ilícita. Con ello, Suiza y su plaza financiera buscan sacudirse la imagen de opacidad que les dio el secreto bancario que, en más de una ocasión, cobijó abusos.

Resultado de este nuevo marco legal, las autoridades suizas ahora pueden embargar y devolver los fondos que fueron saqueados por líderes extranjeros también en casos que no pueden ser resueltos, a través de solicitudes de asistencia judicial mutua.

"La ley ha invertido la llamada carga de la prueba, es decir, ahora obliga al titular de la cuenta a demostrar que el dinero fue ganado de forma lícita y legal (en vez de dejar en manos de la justicia la tarea de probar que los fondos han sido obtenidos de forma ilegal). Y prevé también criterios más flexibles para congelar activos. Asimismo, permite brindar apoyo técnico, a través del envío de expertos legales o financieros, a otros países", refirió Balzaretti.

Por lo tanto, consideró, es una nueva ley que fue diseñada para ayudar realmente y que permitirá mejorar la imagen de Suiza, que ya no debe ser percibida internacionalmente como un lugar en donde puede esconderse impunemente el dinero de origen irregular.

Para resumir los avances, Balzaretti afirmó que Suiza ha ofrecido "resultados impresionantes" en materia de restitución de activos desde que cuenta con este nuevo arsenal legal, pero admitió que la duración de los procesos -que pueden llegar hasta 30 años- es aún un problema por resolver.

Dejó claro también que Suiza debe respetar los derechos de todas las partes involucradas en conflictos de este tipo, como lo exige el derecho internacional.  Siempre es posible que los PEP's afectados por un embargo de activos interpongan apelaciones ante tribunales, y estos son procedimientos que pueden durar varios años en resolverse. "Algunos países creen que una vez que bloqueamos el dinero este puede ser devuelto a la mañana siguiente (al país afectado), pero no es así. Pese a ello, y aunque estos procesos sigan tomando tiempo, estamos convencidos de que el nuevo marco legal es una herramienta útil para seguir agilizando y haciendo cada vez más eficiente el proceso de restitución de activos”.

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes



Traducido del inglés por Andrea Ornelas, swissinfo.ch

×