Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Sévane Garibian


Videla, Milosevic, Pinochet… ¿Qué hacer con sus cadáveres?


Por Norma Domínguez, Buenos Aires


 Otro idioma: 1  Idiomas: 1
Durante la dictadura militar de Jorge Videla (1976-1981) hubo 30 000 desapariciones en Argentina. A la muerte del genocida (17.05. 2013), la ciudadanía colgó los nombres de algunas víctimas en la fachada del cementerio de la ciudad de Mercedes, lugar de origen del dictador, en rechazó al entierro de Videla en ese lugar.  (AFP / Daniel Garcia)

Durante la dictadura militar de Jorge Videla (1976-1981) hubo 30 000 desapariciones en Argentina. A la muerte del genocida (17.05. 2013), la ciudadanía colgó los nombres de algunas víctimas en la fachada del cementerio de la ciudad de Mercedes, lugar de origen del dictador, en rechazó al entierro de Videla en ese lugar. 

(AFP / Daniel Garcia)

‘La muerte del verdugo. Reflexiones interdisciplinarias sobre el cadáver de los criminales de masa’, una obra que se publica este jueves y que fue elaborada bajo la dirección de Sévane Garibian, aborda el incómodo interrogante de qué hacer con los restos de los genocidas.

Sévane Garibian

Investigadora en las áreas de Justicia Penal Internacional, Justicia Transicional y Derechos Humanos, Sévane Garibian nació en el seno de una familia que escapó al genocidio armenio.  Ha hecho estudios en Egipto, Francia, Argentina, España y Suiza.

Es profesora becaria del Fondo Nacional Suizo (FNS) en la Facultad de Derecho de Ginebra y también dicta cátedra en la Universidad de Neuchâtel.

Asimismo, dirige el proyecto científico 'Right to Truth, Truth(s) through Rights : Mass Crimes Impunity and Transitional Justice', financiado por el FNS, tendiente a interrogar el derecho a la verdad y su implementación en contextos de impunidad de crímenes de masa.

El libro ‘La muerte del verdugo. Reflexiones interdisciplinarias sobre el cadáver de los criminales de masa’, aparece este jueves en París, en su versión francesa (Ediciones Petra), y en español, en Buenos Aires (Miño y Dávila Editores).

swissinfo.ch: ¿Cómo y cuándo nace la necesidad de hacer esta obra colectiva ‘La muerte del verdugo’?

Sévane Garibian - La idea me surgió en 2011 tras las muertes muy mediatizadas de Osama bin Laden y el Coronel Gadafi. Al observar los desafíos fundamentales que fueron transmitidos por esos finales de vida tan singulares, se me ocurrió que había un trabajo interesante, y necesario que hacer sobre ese tema. Necesario, de hecho,  por dos razones: en primer lugar, porque la muerte de los verdugos (en el sentido inglés de ‘perpetrators’, perpetradores) plantea interrogantes cruciales que atraviesan el tiempo; luego, porque esas preguntas permanecen todavía sin explorar o han sido poco exploradas por las ciencias humanas. Había realmente una “laguna a colmar”.

swissinfo.ch: Leyendo el fragmento sobre el cuerpo del dictador argentino Rafael Videla, se disparan muchas preguntas, algunas contrapuestas: ¿podemos o tenemos derecho a cuestionarnos qué hacemos con el cuerpo de ese hombre que desapareció tantos cuerpos?; ¿tiene derecho su familia de recibir sus restos?

“Estoy consciente de los desafíos, problemas e interrogantes que plantea la violencia extrema y los crímenes masivos desde mi más tierna infancia. Soy descendiente de supervivientes del genocidio armenio”

S.G.- Podemos, y debemos, plantear la pregunta de qué hacer con este cuerpo tan particular, precisamente porque se trata de un criminal de masa que se sitúa en el origen de una política de Estado de desapariciones forzadas.

De hecho, su muerte suscitó espontánea e inmediatamente una serie de cuestiones muy importantes en la sociedad civil argentina, ¡no únicamente  en el espíritu de los investigadores! Recuerde el debate en torno al tema del destino final de ese cuerpo... Lo más importante era saber a dónde enterrar ese cadáver tan embarazoso, sabiendo que el reto consistía en respetar la dignidad de sus víctimas y evitar crear un lugar de sepultura que pudiera convertirse en lugar de culto.

Elegí comenzar el libro con la famosa carta del periodista argentino Jorge Köstinger, dirigida a la familia de Jorge Rafael Videla dos días después del  deceso. No fue algo anodino: esa carta resume todo y, en el fondo, responde a su pregunta. En democracia, no se trata evidentemente de privar a la familia de los restos de un muerto, trátese de quien se trate, incluso de un criminal contra la humanidad. En otras palabras, la mejor manera de luchar contra la arbitrariedad y la violencia es negarse a reproducirlas.

swissinfo.ch: Este libro es intenso y sus autores provienen de distintas disciplinas y lugares del mundo ¿Cómo pudieron construir una mirada común frente a un tema tan complejo como éste?

“Crecí con la sensación de que estar vivo es un milagro. Este regalo que es la vida implica también una responsabilidad: mantener los ojos abiertos e interesarse en el mundo, más allá de su propia historia”

S.G.- Este libro reúne especialistas en Derecho, Historia, Antropología,  Sociología, Psicología y Literatura. Nuestra mirada no es lo común. Lo que es común son las preguntas planteadas por cada una de esas muertes que se producen, sin embargo, en contextos diferentes: ¿Cuándo y cómo murió el verdugo? ¿Qué hacer con sus restos? ¿Qué hacer de su “legado”, de la memoria de sus crímenes y de sus víctimas?

Cada uno de nosotros reflexiona libremente sobre el cadáver de los criminales de masa y su posteridad a partir de su propia disciplina y del tratamiento de un caso específico, teniendo en cuenta esas tres preguntas clave.

swissinfo.ch: En una entrevista que hicimos para swissinfo.ch hace unos años, Usted me dijo "ser sobreviviente significa el fracaso del plan genocida". ¿Qué significa "el cuerpo" o "el destino del cuerpo" del verdugo?

S.G.- En primer lugar, la supervivencia de la víctima, como la muerte del verdugo  marcan el fracaso, el límite o el final de la política genocida o criminal. En segundo, la mayoría de los estudios en el campo de los ‘Genocide and Mass Atrocities Studies’ se concentran en la suerte de las víctimas.

Más recientemente, un programa europeo de investigación, dirigido por la antropóloga Elisabeth Anstett y el historiador Jean-Marc Dreyfus, y en el que tuve el honor de participar, abrió un nuevo campo de investigación dedicado a los cuerpos (muertos) de las víctimas. El supuesto era: el tratamiento y destino de estos cuerpos ofrecen una clave de análisis suplementaria de las violencias masivas y de su impacto. En ‘La muerte del verdugo’, yo quise  invertir la perspectiva teniendo en cuenta que el tratamiento y destino de los cadáveres de los criminales de masa son también una clave rica e interesante.

swissinfo.ch: ¿Es lo mismo hablar de las muertes de Hitler, Videla, Milosevic, Pinochet o Hussein, cuando se piensa en tratar de aprehender su herencia?; ¿es posible pensar que de sus muertes y/o de sus cuerpos puede 'obtenerse' un 'patrimonio' de la memoria?; ¿no se corre el riesgo de mitificarlos?

S.G.- El impacto y los efectos de los crímenes masivos son múltiples y trans-generacionales. No se puede negar. Las modalidades de la muerte del verdugo, el tratamiento post-mortem de su cuerpo y el asunto de la patrimonialización frente a las exigencias de justicia y de reparación, constituyen objetos esenciales de investigación. Trabajar esas cuestiones permite justamente comprender mejor y, a la vez, desmitificar. Por el contrario, la ausencia de trabajos críticos y de interrogantes sobre estos temas puede alimentar una mistificación ciega.

'Restos humanos e Identificación: violencia de masa, genocidio y el giro forense', es otro libro dentro de la misma temática que será publicado en breve y que fue codirigido por Sevane Garibian, Elisabeth Anstett y Jean-Marc Dreyfus.

“La obra se deriva de las investigaciones llevadas a cabo en el seno del programa europeo de investigación ya mencionado. Este libro presenta un trabajo innovador sobre las prácticas y las metodologías utilizadas en la investigación, exhumación e identificación de cadáveres de víctimas de violencias de masa. Demuestra que la aparición de nuevas tecnologías en este campo ha dado lugar a un verdadero “giro forense” que plantea en sí mismo nuevas preguntas de orden político, social y jurídico. El libro está construido alrededor de un análisis de casos internacionales y nacionales, y arroja nueva luz sobre el fenómeno de las exhumaciones y del tratamiento de los restos humanos. Aparece dentro de poco en la editorial argentina Miño y Dávila”. 

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes




Enlaces

×