Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Turistas del Golfo


“Evito los lugares donde el niqab está prohibido”


Por Jasmine Kannouna


En las calles comerciales de Ginebra no es raro cruzarse con mujeres que llevan el velo integral. (Keystone)

En las calles comerciales de Ginebra no es raro cruzarse con mujeres que llevan el velo integral.

(Keystone)

La iniciativa contra el velo integral divide a la clase política de Suiza. Las turistas con velo que entrevistamos en Ginebra son unánimes: si se prohíbe llevar el niqab o el burka en todo el territorio helvético optarán por otros destinos turísticos. Testimonios.

Después de Francia y Bélgica (también algunos lugares públicos en los Países Bajos, varias ciudades italianas y el cantón del Tesino) Suiza podría ser el próximo país europeo que prohíba cubrirse el rostro en público. La población helvética tendrá que pronunciarse en los próximos años sobre la iniciativa popular ‘Sí a la prohibición de ocultar el rostro’, lanzada en marzo pasado y cuyas probabilidades de éxito los observadores juzgan elevadas.

El 26 de septiembre, la cámara baja del Parlamento dio un paso en esa dirección, al aceptar por estrecha mayoría una iniciativa parlamentaria del diputado de la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora), Walter Wobmann, que retoma al pie de la letra el texto de la iniciativa cantonal tesinesa.

El número de turistas de los países árabes, y en particular del Golfo, crece constantemente, sobre todo en Ginebra. 

¿Qué opinan de que la posible prohibición del velo integral?

“Libertad individual” 

Con una media diaria de 500 francos suizos, son los que más dinero gastan en el país alpino. Debido a sus visitas regulares y en gran número, así como a su predilección por los hoteles de lujo en los que se alojan más días que el resto de los clientes, los turistas del Golfo representan una fuente importante de ingresos para Suiza y para Ginebra en particular.

“Suiza es un país turístico, de este sector depende una parte importante de su economía. Su población es acogedora y diferente de otros países. Nos sorprende mucho que semejante iniciativa pueda emanar de este pueblo"

Una turista del Golfo

Pero esto podría cambiar si los suizos aprueban la iniciativa ‘Sí a la prohibición de ocultar el rostro’ lanzada por el Comité Egerkingen, que reúne a miembros de la derecha conservadora y de la extrema derecha. La iniciativa pide que el niqab y el burka se prohíban en todo el territorio helvético, y toma como ejemplo el Tesino, donde la ley correspondiente entró en vigor el 1 de julio de 2016.

Durante las Fiestas de Ginebra que se celebran cada año a orillas del lago Leman es imposible no encontrar entre la muchedumbre a turistas del Golfo. La mayoría llevan el velo islámico y algunas (una ínfima minoría) van cubiertas de negro de los pies a la cabeza y solo dejan a la vista los ojos.

Una saudí acompañada de su marido vigila a sus cuatro hijos mientras se divierten en un parque de atracciones. La familia tuvo conocimiento de la nueva ley en el Tesino, lo cual no fue motivo para cambiar de planes y no venir a Ginebra. “Pero está claro que cambiaremos de destino turístico si se prohíbe el niqab en toda Suiza”, afirma categórica la mujer que ha cursado estudios secundarios.

Más adelante, cerca de un puesto de comida libanesa, otra saudí, disfruta con su marido y tres hijos de shawarmas [una especie de kebab] mientras hablan de su próximo destino de vacaciones. La mujer reconoce que sintió desazón al saber de la ley tesinesa: “El año pasado vinimos a Ginebra, donde no existe una legislación análoga. Pero cuando oímos hablar de la nueva ley, dudamos si volver, porque creíamos que concernía a todo el país. Tenemos previsto visitar otros lugares de Suiza, pero no el Tesino”.

La señora, que tiene un Máster en Inmunología, no volverá a pisar suelo helvético si la iniciativa se adopta a escala nacional. Además se muestra sorprendida por el proyecto: “Suiza es un país turístico, de este sector depende una parte importante de su economía. Su población es acogedora y diferente de otros países. Nos sorprende mucho que semejante iniciativa pueda emanar de este pueblo”.

 (swissinfo.ch)
(swissinfo.ch)

“Si se prohíben el niqab y el burka, no vendrá nadie del Golfo”, añade otra saudí. Y se declara absolutamente convencida de que los suizos rechazarán en las urnas una iniciativa que es “perjudicial para la economía del país”.

Aunque las mujeres con el velo integral constituyen una ínfima proporción de las turistas del Golfo, nuestra última interlocutora que prepara un Máster en Informática es categórica: “El islam está en plena expansión. Por consiguiente, el número de mujeres con velo aumenta en todo el mundo. El día que se prohíba llevar el niqab en Suiza, dejarán de venir no solo las familias del Golfo, sino también las de otros países”.

Mientras compra helados a sus hijos, una mujer de los Emiratos Árabes Unidos dice que la ley tesinesa no le afectó, “porque no voy a los lugares públicos donde está prohibido el niqab”. Por su parte, la informática confía en que los suizos rechacen la iniciativa, “pues hay muchas mujeres que llevan velo y visitarán Austria si en Suiza se prohíbe el niqab”. Ella también. 

"He renunciado a viajar a Francia desde la promulgación en 2010 de la ley sobre la prohibición del velo. Y este año no voy a Lugano por la misma razón. Considero que llevar el velo es una cuestión de libertad individual y no acepto ninguna restricción a ese respecto"

Una turista del Golfo

En un conocido centro comercial de Ginebra, una universitaria catarí llena su carrito de chocolates: “He renunciado a viajar a Francia desde la promulgación en 2010 de la ley sobre la prohibición del velo. Y este año no voy a Lugano por la misma razón. Considero que llevar el velo es una cuestión de libertad individual y no acepto ninguna restricción a ese respecto”.

“Mujeres como las demás”

El esposo de la saudí con un certificado de estudios secundarios relata su visión de esa ola contra el velo integral en Europa: “En mi opinión, se trata de una guerra contra el islam, y de una presión sobre los musulmanes, para impedir que apliquen la charía [ley islámica] y obligarlos a renunciar al velo, o si no, para disuadirlos de venir a Suiza”. Su cónyuge añade: “Suiza es un país libre y, por tanto, no debería prohibir esta práctica”.

La diplomada en Inmunología, a su vez, ve en esta iniciativa un instrumento con el que los “partidos extremistas buscan beneficiarse políticamente”.

La informática se dice sorprendida de que el Tesino haya prohibido el niqab. A su juicio, esta decisión refleja “tal vez un sentimiento de miedo hacia las mujeres con velo, a raíz de los atentados terroristas perpetrados últimamente en nombre del islam en varias capitales europeas. Pero hay que recordar que se trata de mujeres normales. No son diferentes de las demás”.

Un punto de vista en el que coinciden todas las turistas con velo originarias de los Emiratos Árabes Unidos y Catar.

“Mandamiento divino”

Aun así, las extranjeras que acompañan a sus esposos o que han llegado solas a Arabia Saudí para trabajar tienen que llevar la abaya [sobretodo negro] en señal de respeto de las costumbres y las tradiciones del país. ¿Por qué las mujeres que llevan velo no deberían respetar una ley que les prohíbe llevar el niqab o el burka conforme a las tradiciones y costumbres suizas?

“En Arabia Saudí rige la charía [ley islámica]. La obligación de cubrirse el rostro viene de un mandamiento divino que no solo se aplica en Arabia Saudí, sino también en otros lugares, porque Dios es omnipresente. Y al cubrirse el rostro, las mujeres obedecen a la llamada de Dios dondequiera que esté en el mundo”, responde una de nuestras interlocutoras.

Para la inmunóloga “el velo es una cuestión religiosa que nada tiene que ver con las costumbres o tradiciones”.

Los hoteleros apuestan por la discreción

La Oficina de Turismo de Ginebra, contactada por swissinfo.ch, no quiso comentar la delicada cuestión del burka. Barbara Gisi, directora de la Federación Suiza del Turismo, por su parte, fue escueta en su respuesta: “La Oficina de Turismo y la oficina de congresos en Ginebra son instituciones privadas sin afiliación política. Por tanto, no creo que haya una declaración oficial respecto a esta iniciativa de carácter nacional”.

Igualmente reticente se muestra la Asociación de los Hoteleros de Ginebra. Su secretaria general, Inès Kreuzer, responde en un correo electrónico que la asociación no hará comentarios sobre temas de índole política.

La Federación Suiza del Turismo, sin embargo, se posicionó contra la iniciativa en un comunicado hecho público en octubre de 2015: “Expresamos nuestro desacuerdo con que se prohíba a un grupo de individuos llevar el velo en todo el territorio nacional, porque defendemos la reputación de Suiza como un país tolerante y abierto. Y con mayor razón porque suponemos que las turistas pasan poco tiempo aquí”, declaraba a swissinfo.ch Mark Fessler, colaborador científico de la Federación Suiza del Turismo.

Según Fessler, la Federación de Hoteleros no ha previsto una campaña contra la iniciativa ‘Sí a la prohibición de ocultar el rostro’.

En cuanto a las repercusiones de la medida, Fessler considera que hoy por hoy es difícil hacer un pronóstico.

“Pero las experiencia en el cantón del Tesino muestran que en realidad, los problemas son casi inexistentes. Los hoteles explican la nueva legislación a sus clientes árabes y estos parecen respetarla”.


Traducción del francés: Belén Couceiro

×