Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Premio Milestone


El futuro del turismo pasa por la innovación




El turismo suizo no debe dormirse en laureles si quiere mantenerse competitivo. ()

El turismo suizo no debe dormirse en laureles si quiere mantenerse competitivo.

La belleza natural de Suiza ya no es suficiente para atraer a los turistas. El Gobierno destina millones de francos a premiar la innovación en este sector. Un nuevo proyecto capacita a las estaciones alpinas en el buen trato con los visitantes.

La Oficina de Turismo del valle de la Alta Engadina desarrolló un programa de “asesoramiento” en materia de calidez y amabilidad debido a la “falta de cordialidad” que existía en las estaciones de montaña, incluidas la de St. Moritz.

“Al principio estuvimos obligados a ser muy proactivos, teníamos que ir a las compañías y a los hoteles a decir: ¿Podemos hacer esto con tus empleados? Ahora, son las propias empresas las que nos contactan”, afirma Eva Reinecke, jefa del Projekt Herzlichkeit (Proyecto de Cordialidad). Hasta finales de diciembre de 2012, unas 1.050 personas habían recibido este entrenamiento.

Esencialmente, se trata de un esfuerzo de sensibilización. Al principio, los asistentes dicen: ¡Somos amables! ¿Qué es lo que quieren enseñarnos?, asegura Fafri Cazin, uno de los instructores. “Pero al final del seminario escuchas: Estamos de acuerdo, hay algunas cosas que podemos cambiar”.

Pese a la originalidad de la iniciativa, aún es incierto si rendirá frutos concretos al turismo. “No podemos prometer que durante los próximos 10 años nos encontraremos en un valle de la felicidad, pero nuestro objetivo es que todo aquel que haya participado en esta formación sea consciente de cómo debe tratar a la gente de su alrededor”, apunta Reinecke.

Esta iniciativa fue una de las nominadas para recibir el Milestone en 2012, el galardón más importante que otorga Suiza en materia turística. Creado por asociación hotelera hotelleriesuisse, la publicación htr hotel revue y la Secretaría de Estado de Economía (Seco), reconoce los esfuerzos en materia de innovación.

Según Jürg Stettler, miembro del jurado de la edición 2012 del premio y jefe del Instituto de Turismo ITW de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Artes de Lucerna, distingue a los emprendedores innovadores, que proponen una idea o un plan de negocios nuevo que después será replicado por otros.

Hasta ahora, precisa Stettler, los proyectos turísticos más exitosos estaban encabezados por el sector privado.

Bajo presión

El Gobierno suizo también juega un rol importante en la industria turística, ya que la provee de financiación. El presupuesto anual destinado a Suiza Turismo, organización nacional dedicada a la promoción de esta industria, ascendió a 99,4 millones de francos suizos (108 millones de dólares) en 2012.

La innovación turística, en particular, tiene asignada una partida de 5 millones de francos anuales para el periodo 2012-2015. Y existen legisladores interesados en aumentar dichos fondos, para incluso duplicarlos en un futuro.

En el presente, el turismo suizo vive bajo presión debido a la fortaleza del franco, pero también a la creciente competencia que impone la globalización, opina Richard Kämpf, jefe de la política turística de Seco.

A mediados de los años 90, el sector vivió otra crisis, por lo que “se vio en la necesidad de invertir en la calidad de su oferta, en la innovación y también en el lanzamiento de nuevos proyectos”,  recuerda Kämpf.  

De este esfuerzo se desprenden las iniciativas de Seco de crear hace 17 años el proyecto InnoTour, y el establecimiento del premio Milestone hace 13 años.

Esta distinción incentiva ante todo la innovación, anima la transmisión de conocimientos, promueve el atractivo de Suiza como destino de viaje y refuerza la imagen del país en el turismo de negocios. En 2012, un total de 90 proyectos fueron sometidos a evaluación en busca del Milestone.

Selección de Brasil en Weggis

En 2006, el proyecto ganador del premio Milestone tuvo un enfoque completamente distinto a la iniciativa de la amabilidad de la Engadina. Representantes de Weggis trabajaron intensamente para conseguir que los entrenamientos de la célebre selección brasileña de fútbol antes del Mundial se celebraran en esta localidad del cantón de Lucerna.

La iniciativa logró un éxito enorme: 35.000 pernoctaciones hoteleras, un reconocimiento de marca cuyo valor se estimó en 100 millones de francos suizos, y la cobertura, las 24 horas del día, de un total de 900 periodistas llegados de todo el mundo, recuerda el director del evento, Markus Wolfisberg.

El éxito se debió a que “la gente fue capaz de crear algo en muy poco tiempo; tuvimos que reunir dinero en unas cuentas horas, y decir simplemente: Somos capaces de hospedar al equipo…  En menos de 10 minutos teníamos al alcalde del pueblo y al presidente del club de fútbol en la mesa”, narra.

El negocio familiar Thermoplan aceptó ser el principal patrocinador. Se construyó el estadio. Y todo sucedió en un periodo de apenas cuatro o cinco meses. Una forma de concebir y realizar proyectos “no muy a la suiza”, subraya Wolfisberg.

Posteriormente, el nuevo estadio se ha utilizado para otras competiciones de fútbol y programas de TV. Su existencia ha permitido aumentar el turismo llegado de Sudamérica, y especialmente de Brasil. Pero a partir de entonces, ningún proyecto se compara remotamente al original.

Si la selección brasileña hubiese ganado el Mundial en 2010, “se habría convertido en un lugar sagrado”, afirma Wolfisberg. “Pero no fue el caso”.

Turistas en 2011

Del total de turistas que Suiza recibió en 2011:

el 44,4% eran nacionales;  

el 39,8% de otros países europeos;

el 8,3% asiáticos;

el 6% norteamericanos;

el 0,8% africanos, australianos y neozelandeses.

Los factores de la innovación

Ser capaz de reaccionar rápidamente es uno de los aspectos más importantes de la innovación. De acuerdo con Kämpf, “es más fácil para un negocio pequeño y familiar ser altamente reactivo  y estar realmente cerca de las demandas de los clientes”.

Pero no solo los negocios pequeños o rurales están listos para innovar. “Las ciudades son fundamentales en este proceso, pues si las cadenas hoteleras, actualmente ubicadas sobre todo en las grandes ciudades, aplican nuevas ideas o modelos de negocio en el turismo, más tarde las regiones rurales y alpinas las imitarán”, refiere Kämpf.

Efectos a largo plazo

La disposición para innovar es cada vez mayor. “Quizás no sea posible cuantificar con precisión el impacto de la innovación”, afirma Stettler. “En mi opinión, el nivel de innovación es muy importante en la actualidad y lo seguirá siendo en el futuro, ya que permite preservar la competitividad y mantenerse en este negocio. Posiblemente, mientras más difíciles sean los tiempos que corren, más importante sea innovar”.

Kämpf coincide en que la innovación se mantendrá como una pieza vital del arsenal del turismo suizo en el largo plazo.

“Promover la innovación y desarrollar nuevos proyectos toma tiempo. Por otra parte, es la única oportunidad que se tiene de reaccionar con la mira en el largo plazo. Hay que invertir en la calidad o en la oferta de los servicios que ofreces, o hacerlo en la búsqueda de nuevos mercados. Pero lo único que no puede hacerse es aguardar que el franco suizo se debilite algún día”.

Caída del turismo (2008-2011)

Pernoctaciones hoteleras cayeron un 4,9% en toda Suiza y un 9,6% en la región alpina.

Las de turistas suizos cayeron un 0,5%, las de turistas europeos un  15,6% y las de turistas de otros países un 8,2%.

Fuente: Calendario Anual de la Oficina Federal de Estadística

‘No’ al marketing turístico

El pasado 10 de diciembre, el Senado rechazó una moción que proponía ampliar en 12 millones de francos el presupuesto que Suiza Turismo dedica a la expansión en nuevos mercados.

Previamente, la cámara baja había dado luz verde a esta propuesta.


(Traducción: Andrea Ornelas), swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×