Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Presidenta Simonetta Sommaruga


"Tenemos una democracia valiente, y eso me agrada"


Por Andreas Keiser


“La confianza no se ha ido. La democracia directa suiza es particular: se caracteriza por la interacción de todos”: presidenta Simonetta Sommaruga. (Keystone)

“La confianza no se ha ido. La democracia directa suiza es particular: se caracteriza por la interacción de todos”: presidenta Simonetta Sommaruga.

(Keystone)

Simonetta Sommaruga, presidenta de Suiza este 2015, aboga -en entrevista con swissinfo.ch- por una cultura política basada también “en el respeto a las personas de diferente parecer”. Precisa que el sistema funciona incluso cuando ciertas iniciativas populares son apenas compatibles con el derecho internacional público.

La mayor tarea este año para la también ministra de Justicia será aplicar la iniciativa popular contra la inmigración masiva. Controlar la inmigración conservando el camino de los acuerdos bilaterales es un empeño muy exigente, subraya en entrevista por escrito.

swissinfo.ch: Hay iniciativas populares cuyos planteamientos -tendencia al alza-, son problemáticos o difícilmente aplicables y generan conflictos con el derecho internacional público. Por ejemplo, la iniciativa de expulsión aprobada por el electorado. ¿En opinión suya hay que o habría que restringir el derecho a la iniciativa?

Simonetta Sommaruga: La aplicación de las iniciativas es efectivamente un reto si las nuevas disposiciones en la Constitución suponen una relación tensa con los artículos existentes o el derecho internacional público. A eso se debe que en la actualidad se estén haciendo diversas sugerencias de reformas. Me alegro que así sea, porque las discusiones constantes son necesarias en la democracia directa.

Pero estoy convencida de que lo decisivo para el funcionamiento de nuestro sistema no son las reglas, sino la cultura política. Necesitamos una cultura política que también se base en el respeto a quienes piensan de diferente manera en todos los niveles: en el Consejo Federal (Gobierno), el Parlamento y la población. Todos son importantes en nuestra democracia.

swissinfo.ch Los movimientos populistas están en auge en toda Europa. También en Suiza hay una desconfianza creciente con respecto a la política establecida. Un indicio de ello son las votaciones que han perdido el Gobierno y el Parlamento. ¿Cómo quiere recuperar la confianza de las y los ciudadanos?

S.So.: La confianza no ha desaparecido. La democracia directa de Suiza está invariablemente presente: se caracteriza por la interacción de todos los actores. Este hecho relieva nuestra cultura política e impide que surja –aunque Parlamento, Gobierno y pueblo estén alguna vez en desacuerdo-, alguna brecha entre el pueblo, el Parlamento y el Consejo Federal.

Lo maravilloso de nuestro sistema democrático es que las ciudadanas y ciudadanos asumen una gran responsabilidad. Tenemos un sistema valiente y eso me agrada. Los derechos populares directos fueron creados precisamente para dar peso a cada voto que no sería escuchado o se extinguiría en los senderos de la legislación establecida.

swissinfo.ch: La democracia directa ha hecho también que Suiza pierda en los últimos años una parte de su previsibilidad como socio internacional. ¿Se ha vuelto la democracia directa una desventaja comercial?

S.So.: No, en comparación con los Estados donde los gobiernos cambian regularmente, nuestro sistema democrático da estabilidad. Es cierto que los grandes proyectos de reformas demandan una fase preliminar larga, pero al final se logra un compromiso con respaldo amplio, que permanece más allá de las próximas elecciones.

5ª. Presidenta federal

Simoneta Sommatuga presidirá el Consejo Federal (Gobierno) en el año 2015. La Asamblea Federal eligió a la ciudadana bernesa de 54 años con 181 de 210 votos válidos. La ministra socialista de Justicia y Policía sucede al ministro de Exteriores, Dider Burkhalter, del Partido Liberal Radical (PLR). El cargo presidencial es asignado cada año de manera rotativa entre los siete ministros del Consejo Federal.

La ministra de Justicia, Simonetta Sommaruga, es la quinta mujer que asume la presidencia federal anual. Sus predecesoras fueron Ruth Dreifuss (1999), Micheline Calmy-Rey (2007) y (2011), Doris Leuthard (2010) y Eveline Widmer-Schlumpf (2012)

(Fuente: SDA)

swissinfo.ch: El amenazador final de la libre circulación de personas preocupa a los suizos en el extranjero, porque no solamente atañe a los inmigrantes, sino también a los emigrantes. La Unión Europea sostiene que la libre circulación de personas es innegociable. Rechaza los contingentes. Y es eso precisamente lo que exige la iniciativa contra la inmigración masiva, aprobada el 9 de febrero de 2014. ¿Cómo piensa sacar al país de ese callejón sin salida?

S.So.: Usted tiene razón. La aplicación de la Iniciativa contra la inmigración masiva es exigente. El Consejo Federal quiere ejecutar el mandato del electorado: controlar la inmigración por cuenta propia. Pero también quiere mantener la ruta de las bilaterales.

La UE ha señalado que no piensa negociar sobre el acuerdo de libre circulación de personas. Ha dado a entender paralelamente que está abierta a la discusión. Por eso es que el Consejo Federal persigue ambos objetivos; el de política interna y el de política exterior. En enero se deliberará sobre un mandato de negociación con la UE y la aplicación legislativa.

swissinfo.ch: 2015 es año electoral. Los suizos en el extranjero también podrán candidatear al Consejo Nacional, aunque su posibilidad de elección sea casi nula. ¿Es para usted imaginable conceder una perspectiva de elección real a los suizos en el extranjero atribuyendo un número fijo de escaños a la Quinta Suiza?. ¿O ve otra solución?

S.So.: Las suizas y suizos en el extranjero tienen la misma condición que los compatriotas de Suiza en el plano federal. El Consejo Federal ha impulsado constantemente la participación de las y los suizos en el extranjero con sus derechos políticos. Hace poco, por ejemplo, ha tomado una nueva decisión sobre la introducción gradual del voto electrónico.

Hoy son 135.000 suizas y suizos en el extranjero inscritas (os) en alguno de los padrones electorales, que ejercen sus derechos y obligaciones políticas. Eso me alegra porque ellos también pertenecen a nuestro país y a la diversidad suiza.

swissinfo.ch: Las tragedias de quienes buscan asilo aumentan dramáticamente en el Mar Mediterráneo. ¿Qué pueden hacer Suiza y Europa para frenar esta situación?

S.So.: Usted lo ha dicho: es determinante la cooperación europea. Suiza intercede mucho a favor de una política migratoria conjunta, porque actuando solos se logra poco. Es importante ayudar en el terreno para que la gente no tome la vía peligrosa del Mediterráneo.

Además, debemos seguir combatiendo con firmeza la trata y los traficantes (coyotes) de personas que hacen un cínico negocio con los más débiles. A los solicitantes de asilo en nuestro país tendremos que preguntarles sistemáticamente para descubrir esas maquinaciones ilícitas. Y, por último, Suiza ha acogido a varios miles de sirios que salieron tras la irrupción de la guerra civil. Nosotros damos a esas personas una perspectiva nueva.

Simonetta Sommaruga

Sommaruga nació en 1960, en Zug, y creció en el cantón de Argovia. Su padre era del cantón del Tesino.

En 1983 obtuvo el diploma de pianista en el Conservatorio de Lucerna.

Después de abandonar la música como profesión y los estudios de Literatura Inglesa y Española en Friburgo, asumió en 1993 la dirección de la Fundación para la Protección de los Consumidores, de la que fue presidenta en el 2000.

Afiliada al Partido Socialista desde 1986, en el 2001 firma un manifiesto en el que propone una línea política más liberal, lo que le vale duras críticas del ala más de izquierda del partido y del sector sindical.

En 1999 es elegida diputada, en 2003, senadora por el cantón de Berna, y en 2010, miembro del gobierno colegiado.

“La confianza no se ha ido. La democracia directa es particular: se caracteriza por la interacción de todos”: presidenta Simonetta Sommaruga.


Traducido del alemán por Juan Espinoza, swissinfo.ch

×