Reuters internacional

El presidente de Brasil, Michel Temer, habla en el lanzamiento de una línea de financiamiento dela Caixa Economica Federal en el palacio presidencial de Planalto en Brasilia. 24 de noviembre de 2016. El presidente de Brasil, Michel Temer, dijo el domingo que acordó con los líderes del Congreso que no se permitirá una amnistía por el uso de fondos ilícitos para financiar campañas electorales, como buscaban algunos legisladores para evitar ser procesados por recibir dinero de sobornos. REUTERS/Ueslei Marcelino

(reuters_tickers)

Por Lisandra Paraguassu

BRASILIA (Reuters) - El presidente de Brasil, Michel Temer, dijo el domingo que acordó con los líderes del Congreso que no se permitirá una amnistía por el uso de fondos ilícitos para financiar campañas electorales, como buscaban algunos legisladores para evitar ser procesados por recibir dinero de sobornos.

Temer convocó una conferencia de prensa para contener una crisis cada vez mayor por nuevas acusaciones de corrupción contra miembros de su Gobierno. Esas denuncias provocan nuevas incertidumbres políticas, lo que a su vez retrasa la recuperación de la economía luego de una severa recesión.

"Nosotros acordamos que no habrá ninguna consideración de una amnistía por los fondos ilícitos o cualquier otro delito electoral", dijo el mandatario, rodeado por líderes del Senado y la Cámara de Diputados.

La clase política brasileña ha sido criticada por buscar protegerse de un creciente escándalo de corrupción que involucra a la petrolera controlada por el Estado Petrobras, y que podría implicar a más de 100 de sus integrantes por recibir sobornos.

Temer, quien reemplazó este año a la impugnada presidenta Dilma Rousseff y que prometió limpiar el gobierno, perdió el viernes a un cuarto ministro de su gabinete por acusaciones de corrupción.

Los congresistas que preparan leyes contra la corrupción han discutido propuestas para una amnistía por delitos en elecciones previas que involucren el financiamiento ilegal de campañas con fondos provenientes de sobornos.

Temer declaró que vetaría cualquier propuesta de amnistía pero reconoció, sin embargo, que su Gobierno está preocupado por las consecuencias previstas de un enorme acuerdo de reducción de sentencia que será firmado por los fiscales de federales y el mayor grupo de ingeniería de Brasil, Odebrecht.

Decenas de ejecutivos del conglomerado se declararían culpables y entregarían datos de a quienes pagaron sobornos, lo que podría implicar a hasta 200 políticos del Congreso, muchos de la coalición gobernante de Temer, incluso a miembros de su gabinete.

(Reporte de Anthony Boadle; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

reuters_tickers

 Reuters internacional