Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Primavera árabe: Suiza define su estrategia


Por Eveline Kobler en Túnez


Tras el fin del gobierno de Bin Ali en Túnez en enero pasado, alrededor de 23.000 tunecinos se han refugiado en la isla italiana de Lampedusa. (Keystone)

Tras el fin del gobierno de Bin Ali en Túnez en enero pasado, alrededor de 23.000 tunecinos se han refugiado en la isla italiana de Lampedusa.

(Keystone)

Suiza quiere establecer una colaboración económica, restituir el dinero malversado y concentrarse en el sector de la inmigración.

Es el resumen del mensaje emitido en Túnez por la Conferencia regional de embajadores suizos en África del Norte y Medio Oriente.

Con base en esta estrategia, adoptada por el Ejecutivo el 11 de marzo pasado, las Embajadas de Suiza reunidas en Conferencia en Túnez abordaron tres temas puntuales. “Los tres sectores centrales son, dicho resumidamente, la colaboración económica, el retorno del dinero malversado y el sector migratorio”, indicó Lars Knuchel, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores al término del encuentro de tres días.

Esta nueva estrategia ha sido necesaria debido al viraje político que se ha vivido en el norte de África: “La estrategia es válida para toda la región norteña de África, no solo para los países donde se ha producido una revolución”, advirtió Marcel Stutz, al frente de la sección Política II del Ministerio de Exteriores suizo.

“Lo importante -subrayó-, es que cada país tiene su propia historia y sus propias dificultades. Por ello se debe proceder de modo diferenciado en cada caso”.

Suiza ofrece su apoyo solo en caso de que el país interesado lo solicite. Es el caso de Túnez.

“Debido a esto es que actualmente Túnez resulta un punto geográfico prioritario: tenemos una buena colaboración con su gobierno transitorio”, ahondó el especialista.

Cooperación económica

Es bien sabido que la fuerza laboral joven en los países del norte africano no tienen empleo. Con frecuencia, esta mano de obra no ha realizado formación alguna y por esta causa no ha podido integrarse al mundo del trabajo. Suiza busca un respaldo para impulsarla:

“Junto con las empresas suizas en esos países intentamos su integración. A través de una visa especial existe la posibilidad de que algunos jóvenes puedan realizar prácticas de su formación profesional en Suiza”, especificó al respecto Marcel Stutz.

Este visado permite una estancia de hasta 18 meses en territorio helvético. 

Suiza reveló el monto de las cuentas

Sobre los haberes del ex presidente tunecino que Suiza bloqueó, el responsable de la Dirección de Derecho Internacional del Ministerio de Exteriores helvético, señaló que corresponde ahora al gobierno de Túnez establecer un proceso. “Suiza devolverá el dinero cuando se haya producido el fallo en tribunales en el marco de ese proceso jurídico estatal”.

Sobre la decisión de Suiza de congelar cuentas sospechosas de los círculos en el poder de varios países del norte de África, la Ministra suiza de Exteriores, Micheline Calmy-Rey, indicó el lunes(02.05)  que actualmente en Suiza hay 60 millones de francos bloqueados del entorno de ex presidente tunecino Ben Ali, unos 400 millones del clan del destituido presidente egipcio Hosni Mubarak y alrededor de 360 millones del círculo del dirigente libio Muamar Gadafi.

Para que no dejen su país

Desde que en Libia la situación política se recrudeció unas 600.000 personas han dejado el país. “Alrededor de 30.000 personas partieron hacia el sur de Europa”, señaló Eduard Gnesa. De entre ellas, unas 20.000 son tunecinas que perdieron sus fuentes de ingreso en Libia. Esperan, indica, volver a ese país, pues consideran que volverán a encontrar trabajo allí.

Suiza realiza esfuerzos para facilitar a ese grupo reintegrarse a la vida laboral en su propio país.

En la conferencia de embajadores en Túnez, también las autoridades helvéticas abordaron su posición con respecto a los convenios Schengen y Dublín: Por un lado se definirá un acuerdo de una frontera común europea, y por el otro, los refugiados serán dirigidos al país por el que entraron a Europa, tal y como establecen esos acuerdos.

“Schengen y Dublín funcionan”, señaló, al respecto, Eduard Gnesa. Suiza envío en el mes de marzo a 5.000 personas a este primer país receptor y a otras 780 personas más las recibió en el marco de estos tratados.

“Hay también una emigración de Europa hacia Túnez y Egipto”, sostuvo Gnesa. “Por el momento no se trata de mucha gente, pero este retorno pudiera aún incrementarse”.

Compromiso financiero

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Suiza dirigió un primer monto de 12 millones de francos suizos a su presupuesto para proyectos y medidas en el marco de los sectores de ayuda humanitaria, migración, reformas estructurales, desarrollo económico y lucha contra la pobreza en la región.

El presupuesto para la colaboración al desarrollo de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude) para el binomio 2011-2012 en esa zona mediterránea es de entre 20 y 30 millones de francos.

Cuentas bloqueadas

19 de enero de 2011: Suiza congeló los abres depositados en Suiza por el ex presidente tunecino Ben ali y 40 personas de su entorno, una semana después del movimiento social en ese país.

Febrero: Suiza decide hacer lo propio con los fondos depositados por el ex presidente egipcio y su entorno.

En ambos casos el dinero ha sido congelado por un periodo de tres años.

Queda a los Estados concernidos establecer las pruebas del origen ilegal de estos montos para su restitución o, en su defecto, Suiza pudiera también aplicar la nueva ley de restitución de haberes ilícitos, en vigor desde febrero pasado.


Traducción: Patricia Islas, swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×