Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Procesiones de Mendrisio “Mi vida ha cambiado”, confía ‘Jesús’

Mezcla de lo sagrado y lo profano, del arte y la tradición popular, las seculares procesiones de Semana Santa en Mendrisio, cantón del Tesino, despiertan año con año una emoción intensa entre sus participantes, a comenzar por el protagonista de Jesús.

Candidatas a ser inscritas en el Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO, las procesiones de MendrisioEnlace externo atraen a un público cada vez más internacional, fascinado por el paisaje pintoresco. Para la población local, sin embargo, mucho más que espectáculos dignos de admiración, son una cita insoslayable en la que toman parte activa.

El jueves tiene lugar la primera de las dos procesiones, la llamada Función de los Judíos, que evoca el camino de Cristo hacia el Calvario. La Procesión del Viernes Santo, denominada Entierro, es una representación de la sepultura del Nazareno.

“Aquel que nació y creció en Mendrisio quiere participar en las procesiones. Se comienza desde niño, compitiendo por los papeles considerados más importantes. Luego, en la edad adulta, las procesiones se convierten en algo más serio. Comienza la interpretación de otros personajes hasta que en algún momento nace el deseo espontáneo de tener el papel de Jesús”, narra Fabio Croci, quien hizo las veces de Jesucristo en 2014. 

“Durante la preparación para asumir el papel de Cristo he pensado mucho. Mi vida ha cambiado. Me hice un poco más sensible. Espero seguir así”, confiesa, sin ocultar su emoción.

Historias e impresiones que comparte el resto del elenco, cuyo grado de nerviosismo aumenta conforme se acerca el momento de revivir la Pasión de Cristo, en particular, entre aquellos (as) que interpretan a los personajes principales, María, Verónica o Simón de Cirene. La idea es “actuar como la gente de hace dos mil años”.

Año con año, la evocación se repite. Cuando se produce la llamada, marcando el momento de avanzar, reina el silencio. Se abre la puerta de la sacristía y los personajes comienzan a deslizarse suavemente para ocupar sus puestos. La excitación inicial se convierte en encanto. Se perpetúa una tradición que se remonta probablemente a la Edad Media.

(Fotografías: Thomas Kern, swissinfo.ch; Texto: Sonia Fenazzi, swissinfo.ch)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes