Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Proceso en Suiza


Erwin Sperisen: ¿responsable también del caso Gavilán?


Por Patricia Islas, Ginebra


El fiscal Yves Bertossa reclamó cadena perpetua para el exjefe de la Policía Nacional Civil de Guatemala por la ejecución extrajudicial de 7 reos de Pavón y 3 fugitivos de El Infiernito. Para la defensa, es imposible acusar a su cliente solo por el hecho de haber sido director de la PNC cuando se produjeron esas muertes. Fin a doce horas de alegatos.

Erwin Sperisen puede ser también acusado de las 3 ejecuciones extrajudiciales cometidas durante el operativo Gavilán. (Keystone)

Erwin Sperisen puede ser también acusado de las 3 ejecuciones extrajudiciales cometidas durante el operativo Gavilán.

(Keystone)

Ayer Erwin Sperisen se rehusó a responder a sus preguntas. Hoy, en cambio, debió escuchar en silencio durante casi 4 horas la voz del procurador, que se dirigió a los siete jueces de la Cámara Penal de Apelaciones y de Revisión de Ginebra para abordar una batalla que ya vio ganada hace un año en el juzgado de primera instancia.

Nada nuevo: El procurador señaló al hombre sentado en el banquillo de los acusados como responsable de lo que él considera verdaderos “crímenes de Estado”, tal y como ya lo había señalado delante del Tribunal Criminal en 2014, con pruebas en la mano que convencieron entonces a los jueces.

Así que Bartossa desgranó una vez más el núcleo del expediente de la operación Pavo Real, para sacar a la luz esos detalles que fundamentaron el veredicto de prisión de por vida para Sperisen por las 7 muertes en la prisión Pavón (2006).

El fiscal dijo una vez más que no hay duda de que se trató de un plan oficial para terminar con los cabecillas del Comité de Orden y Disciplina que controlaban el penitenciario, pues “son justamente ellos, los muertos”.

“Un crimen de Estado desestabiliza una sociedad. Si la autoridad no actúa, es una incitación a la sociedad y a todos los criminales para actuar del mismo modo”, puntualizó.

Tres muertes más

Sobre la ejecución de 3 prófugos de El Infiernito (2005), el especialista del Ministerio Público ginebrino no gastó mucha saliva.

Simple: Bertossa solicitó al tribunal de segunda instancia que Erwin Sperisen sea también reconocido culpable de las ejecuciones extrajudiciales de los 3 prófugos en la operación Gavilán (2005)

El 6 de junio de 2014, los jueces del Tribunal Criminal consideraron que si bien hay pruebas claras de que esos tres reos fueron ejecutados extrajudicialmente, no existían los indicios suficientes para demostrar la implicación del exjefe policiaco en estos crímenes. Erwin Sperisen “no estaba presente en los lugares donde ocurrieron esos eventos en causa y ningún elemento concreto permite relacionarlo con los autores de esas ejecuciones”, determinaron entonces los jueces. Pero Bertossa, un año después, insiste en que existen pruebas suficientes para inculpar al otrora jefe policiaco.

"Registro absurdo"

Pero el abogado defensor Giorgio Campa calificó “en el registro de lo absurdo” el alegato del procurador. Campa insistió que no hay pruebas de la culpabilidad de su cliente y que no puede juzgársele como responsable de esas muertes solo por su función, entonces, como director de la PNC.

Su compañero Florian Baier se hizo eco del reclamo: “Urge determinar si el señor Sperisen es culpable o no, pues a sus 45 años vive con la etiqueta de criminal, sin serlo. Tenemos delante un caso grave de un hombre que sufre, separado de su familia. Ustedes no pueden condenar al Sr. Sperisen solo por su responsabilidad jerárquica”.

Mañana se esperan las réplicas del procurador y la defensa. Tocará entonces a los jueces deliberar sobre esos argumentos. El viernes se espera que den a conocer su resolución sobre el futuro de un hombre que insiste en su inocencia.

swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×