Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Programa europeo MEDIA Las películas suizas bloqueadas en la frontera europea

La exclusión de Suiza del programa europeo MEDIA, como respuesta al voto favorable a la iniciativa “Contra la inmigración masiva”, amenaza la distribución de los filmes suizos en el extranjero. Las compensaciones previstas por la Confederación no son suficientes y no se ve en el horizonte inmediato una resolución probable de la tensión con la Unión Europea.

'Invierno Nómada' de Manuel von Stürler. Un pequeño documental que ha dado la vuelta al mundo.  

 

(hivernomade.ch)

Es necesario ser honestos: cuando se habla del cine europeo, Suiza no es uno de los primeros países en los que se piensa. Incluso a pesar que en los últimos años, realizadores como Jean-Stéphane Bron, Ursula Meier o Markus Imhoof – por citar solo algunos nombres- han logrado una cierta notoriedad en el panorama europeo o mundial e incluso han conquistado una parte del mercado en el sector.

La calidad y el carácter internacional de sus películas están, sin duda alguna, en la base misma de este éxito. Pero la visibilidad que han logrado se debe en parte también al apoyo financiero europeo garantizado por el programa MEDIAEnlace externo. Un sostén de la UE que Suiza ya no puede obtener mientras subsista la tensión bilateral.

“Desde comienzos del año, los filmes suizos son considerados como de terceros países, como aquellos de Ghana, Líbano o Albania. Los distribuidores europeos y los vendedores al nivel mundial no reciben ya ningún incentivo financiero por promover las obras helvéticas. Se corre el riesgo así de ver desaparecer las producciones suizas de las pantallas europeas”, afirma con una cierta preocupación Ivo Kummer, director de la sección cine de la Oficina Federal de la Cultura (OFC).

Freno suizo a la inmigración

El  9 de febrero del 2014, el pueblo suizo aceptó, con el 50.3% de los votos, la iniciativa popular “Contra la inmigración masiva”, presentada por la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora). El texto prevé la introducción de contingentes, techos máximos y preferencia nacional en tres años. Dada la incompatibilidad de estas medidas con la libre circulación de personas, el Gobierno suizo ha solicitado a la UE renegociar el Acuerdo. En el mes de julio, Bruselas rechazó la solicitud helvética.

Fin del recuadro

Las causas están a la vista. El 9 de febrero pasado una mayoría de ciudadanos suizos votó a favor de frenar la inmigración. Lo que significa introducir techos máximos y contingentes, medida incompatible con el principio europeo de la libre circulación de las personas. Como respuesta, la Unión Europea decidió congelar la participación suiza en los programas MEDIA, Erasmus Plus y Horizon2020. Una decisión claramente política que golpea injustamente al mundo de la cultura, según afirma Yves Fischer, director suplente de la OFC.

Un euro por cada entrada

Las repercusiones de le exclusión suiza del programa MEDIA ya se han hecho sentir. “A partir de ahora tomamos muy raramente en consideración las películas suizas, porque sabemos que los propios distribuidores están más reticentes”, afirma Jean-Christophe Simon, director de la agencia de venta internacional Films BoutiqueEnlace externo, encargada de promover, entre otros, ‘More than Honey’ (2012), de Markus Imhoof – el documental helvético de mayor éxito en toda la historia-  y la comedia  ‘Les Grandes ondes (à l’ouest)’, de Lionel Baier.

“Los distribuidores europeos reciben entre 70 centavos y un euro por cada entrada vendida en las salas cuando se trata de un film europeo. Sin este apoyo, incluso una película como ‘More than Honey’, muy posiblemente no habría llegado a las pantallas de una treintena de países. Y ni hablar de un documental menos famoso, aunque espléndido, como ‘Hiver Nomade’, de Manuel von Stürler, que hubiera corrido el riesgo de pasar desapercibido”.  

La competencia es enorme, especialmente para la producción helvética que no puede contar con elencos de renombre o grandes presupuestos. La agencia de Jean-Christophe Simon, por ejemplo, recibe cada año unos 400 filmes y selecciona solo una decena de ellos. Pero el problema subsiste incluso en el sentido contrario: la exclusión de MEDIA penaliza también la distribución de películas europeas en Suiza, que en 2013 significó un tercio del total de los espectadores que acudieron a los cines.

Compensaciones insuficientes

Creado a inicio de los años 90 para hacer frente a las grandes producciones estadounidenses, el programa MEDIA garantiza un apoyo financiero a la cinematografía en su conjunto: la formación, la producción, la distribución, la presentación en salas comerciales y en festivales. Suiza se adhirió en el año 2006 – en el marco de los Acuerdos Bilaterales II con la Unión Europea- y desde entonces ha recibido anualmente 4 millones de francos de ayuda directa o indirecta.

El programa MEDIA

Creado a inicios de los años 90, el programa MEDIA tiene por objetivo promover la creación y la distribución de los filmes europeos -penalizados por las barreras lingüísticas y culturales así como por mercados demasiados limitados- para hacer frente a la competencia estadounidense. Suiza se había adherido en el 2004, en el marco de las Bilaterales. El Acuerdo entró en vigor el 1º. de abril del 2006. A partir de enero del 2014, MEDIA fue incluido en el programa ‘Europa creativa’.

Fin del recuadro

Para compensar ese recorte, la Confederación ha otorgado un crédito de 5 millones de francos, que podrá ser renovado incluso en el 2015. Estas medidas transitorias cubren solamente el mercado interno, en particular la difusión de los filmes europeos. “Para nosotros era fundamental poder asegurar una pluralidad de la oferta cultural”, subraya Ivo Kummer.

Al nivel de exportaciones, por el contrario, Suiza no tiene margen de maniobra. La ley no le permite pagar contribuciones a distribuidores en el exterior y el único paliativo  son los 250.000 euros ofrecidos por Eurimages, fondo del Consejo de Europa a favor de las obras cinematográficas. “Es inútil hacer cálculos, Suiza sale perdiendo porque más allá del programa MEDIA y de la agencia de promoción SWISSFILMS, no existe una estrategia nacional de exportación de filmes”, señala Roberto Olla, director ejecutivo de EurimagesEnlace externo. “Países como Francia, en cambio, sostienen activamente la industria cinematográfica incluso en el extranjero, porque es considerada un instrumento de promoción de la cultura, del comercio y del turismo”.

Limitar las ventajas del programa MEDIA solo al aspecto financiero sería reduccionista, afirman mancomunadamente los expertos del sector. Pertenecer al club es también una importante posibilidad de intercambio, de crecimiento, difícilmente reemplazable.

Para negociar se necesitan dos”

En el marco del Festival de LocarnoEnlace externo, autoridades federales y profesionales del sector han subrayado la necesidad de resolver lo antes posible la controversia con la Unión Europea, para no poner en peligro a la industria cinematográfica. El camino es complicado. Incluso antes del 9 de febrero, las negociaciones entre Suiza y la UE se habían estancado por cuestiones técnico-legislativas. A lo que ahora se suma, además, el problema ligado a la votación sobre el freno de la inmigración.

“No puedo negar que las negociaciones no van a ser fáciles. Desde la perspectiva de la UE, los programas Erasmus y MEDIA tienen un vínculo directo con el dossier institucional y con el principio de la libre circulación de las personas. Por tal motivo Bruselas está frenando”, afirma Ivo Kummer. En cuanto a la participación helvética a Horizon2020, se ha llegado en cambio a un acuerdo que permite la reintegración suiza, aunque en forma parcial.

Los próximos pasos se podrían dar en el otoño próximo, con la aprobación de parte de Bruselas de un mandato de negociación. Durante la conferencia de prensa de la Oficina Federal de la Cultura en Locarno, durante el Festival de Cine, el ministro de Cultura, Alain Berset, reiteró que el objetivo del Consejo Federal (Gobierno colegiado) consiste en lograr la reintegración de Suiza al programa MEDIA en los primeros meses del 2015. “Pero, para negociar se necesitan dos”. Y el balón se encuentra ahora en el campo de Bruselas.


Traducido del italiano por Sergio Ferrari, swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes