La promoción cultural en Suiza –como la de la educación-, es competencia de las autoridades cantonales y municipales. Sin embargo, desde 2000 la promoción cultural ha sido incorporada a la Constitución.

Los cantones son responsables de la cultura en el plano regional y los asuntos culturales de interés nacional son competencia del Gobierno federal. Así, la promoción cultural ha pasado a ser una parte consolidada de la política federal.

De los más de 2 600 millones de francos suizos invertidos en la financiación de la cultura, el Gobierno federal aporta 267 millones. La mayoría de los costes corre a cargo de los cantones y los municipios (comunas).

Política de promoción cultural

La política cultural de Suiza está concebida para contribuir a la unidad nacional. Centra su atención en el carácter del país como “nación unida por decisión propia” con lazos de referencia con tres culturas (lingüísticas) europeas importantes, y se afirma en una estructura federal que reúne a un gran número de grupos diferentes.

Todos los esfuerzos hechos para promover la cultura son guiados finalmente por un objetivo doble: por un lado, mantener una voluntad política que una el país y estimule la exploración de las identidades culturales, por otro, fomentar la diversidad cultural de las regiones de Suiza.

Oficina Federal de Cultura

La Oficina Federal de Cultura es la encargada de promover la conciencia y las áreas culturales, el patrimonio nacional y la preservación de los edificios y monumentos históricos. Se ocupa del mantenimiento de las colecciones nacionales, la Biblioteca Nacional Suiza y de la conservación de once museos, entre ellos el Museo Nacional de Suiza.

La Oficina Federal de Cultura actúa asimismo en la preservación del carácter local y la arqueología. Apoya la labor de los cineastas, artistas y diseñadores y fomenta los intereses de las diversas comunidades lingüísticas y culturales. Para realizar esas tareas cuenta con alrededor de 100 empleados.

Fundación suiza para la Cultura Artes Pro Helvetia

Pro Helvetia tiene como objeto promover  las obras culturales de interés nacional e internacional. El gobierno federal lo creó en 1939 bajo el estatuto de fundación autónoma de derecho público y está financiada exclusivamente con fondos públicos.

Pro Helvetia trata de proporcionar a los artistas e intérpretes suizos las mejores condiciones posibles para la creación y divulgación de sus obras. Les ayuda además a maximizar el impacto de ellas en Suiza y en el extranjero.

La fundación gasta el 60 por ciento de sus fondos en el apoyo a proyectos internacionales de artistas suizos. Asimismo respalda coproducciones e intercambios entre los artistas helvéticos con  los de otros países, particularmente con los de naciones donde Pro Helvetia tiene una oficina regional.

Fundaciones

Al mismo tiempo que las dos grandes instituciones mencionadas en las líneas precedentes, hay en Suiza muchas fundaciones privadas importantes que hacen donaciones a las artes.

swissinfo.ch