Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Protección social Desempleo parcial, arma eficaz anticrisis

Un empleado ante una computadora en la empresa Tornos, en Moutier.

El sector de las herramientas mecánicas es uno de los que más resiente los embates económicos, y el desempleo parcial le permite amortiguar los estragos de las crisis. En la foto, un día de trabajo en Tornos, empresa basada en Moutier (cantón de Berna). ​​​​​​​

(Keystone)

El esquema desempleo parcial permite salvar plazas y también reduce el costo del seguro de desempleo, concluye un estudio publicado recientemente por la Secretaría de Estado de Economía (SECO), conclusiones que alientan lo mismo a los patrones empresariales que a los sindicatos.

En 2009, la industria suiza fue profundamente sacudida por una crisis coyuntural que tuvo su origen en los créditos hipotecarios estadounidenses (conocida internacionalmente como crisis de los ‘subprime’). Sectores como el de las herramientas mecánicas, por ejemplo, vieron caer su facturación 70% durante ese año. “La situación era dramática. En los 30 años que tengo en este oficio, jamás había visto un retroceso así de súbito”, recuerda Rolf Muster, director de la empresa bernesas Schaublin Machines S.A.

Instructivo del desempleo parcial

Cuando una empresa enfrenta una caída dramática en sus pedidos durante una crisis, puede concertar con sus empleados una reducción temporal de los horarios de trabajo. Si sus trabajadores aceptan, recibirán el salario habitual por las horas trabajadas. Pero por aquellas no laboradas, devengarán una indemnización equivalente a 80% de su salario normal. Estos recursos no son pagados por el patrón, sino por el fondo del seguro de desempleo.

Un ejemplo: si el empleador reduce la tasa de actividad de sus trabajadores de 100% a 50%, la empresa estará obligada a pagar 50% del sueldo habitual de sus empleados. Pero será el fondo del seguro de desempleo el que cubra el equivalente al 80% de la otra mitad del salario. Al final, el trabajador del ejemplo citado cobraría 90% de su salario original.

Fin del recuadro

La entonces ministra de la Economía, Doris Leuthard, tomó acción inmediata. Rápidamente, anunció una flexibilización de las reglas del desempleo parcial, aumentando el periodo de indemnización de 12 a 18 meses. Y apenas un año después, luego de observar que la coyuntura empeoraba, lo extendió a 24 meses. “Doris Leuthard insistía a las empresas en que debían utilizar profusamente este instrumento”, recuerda Daniel Lampart, primer secretario de la Unión Sindical Suiza (USS)Enlace externo. “El mundo político se mostró generoso y supo mostrar flexibilidad ante la envergadura de la crisis”, añade Pierluigi Fedele, especialista en temas industriales del sindicato UNIA.Enlace externo

En 2009, más de 90 000 empleados tuvieron que aceptar el desempleo parcial en Suiza, algo que no se había visto nunca antes. En las regiones más industrializadas del país, la medida del desempleo parcial se aplicó a gran escala. En los cantones de Jura y Neuchâtel, más de 10% del total de los empleados se vieron beneficiados con el cobro de iEnlace externondemnizacionesEnlace externo por reducción del horario de trabajo (RHT). Pero la decisión no fue gratuita: el seguro de desempleo tuvo que desembolsar 1 100 millones de francos suizos durante el año citado.

(1)

¿Es realmente eficaz?

Hasta hace poco, aún persistían grandes dudas sobre la eficacia de esta herramienta utilizada en tiempos de crisis. Algunos estudios criticaban el programa de reducción de jornadas laborales y lo consideraban un paliativo temporal. Afirmaban que no impedía realmente los despidos, sino que simplemente los postergaba. También se dijo muchas veces que uno de los grandes peligros de este esquema era que muchas empresas pedían indemnizaciones para sus empleados para “salvar” plazas que en realidad hubieran conservado de todas maneras, aunque no hubiesen tenido ayuda gubernamental.

“Gracias al esquema de desempleo parcial es posible evitar la pérdida de conocimientos y experiencia acumulada que son de gran valía para las empresas”, 

Philippe Cordonier, Swissmem

Fin de la cita

El reciente análisisEnlace externo, realizado por el Centro de Investigaciones Coyunturales (KOF) de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ), a solicitud de SECO, elimina todas estas críticas y temores. Entre 2009 y 2015, el desempleo parcial evitó recortes de personal de largo plazo en Suiza y permitió a las empresas más vulneradas conservar al menos 10% de los empleos que hubieran tenido que eliminar, afirman Daniel Kopp y Michael Siegenthaler, coautores del estudio.

Resultado: los gastos ocasionados por el desempleo parcial fueron largamente compensados por los ahorros que obtuvo en el largo plazo el seguro de desempleo, considerando los desembolsos que hubieran sido necesarios si las empresas hubieran optado por los recortes de personal.

Preservar el conocimiento

En Suiza, el desempleo temporal es bien aceptado: prácticamente todos los actores sociales lo alientan y goza de buena reputación entre la izquierda y la derecha. No sorprende pues que los principales líderes sindicales aplaudan juntos las conclusiones del estudio de KOF.

"(El documento) prueba que el empleo temporal es un instrumento eficiente y bien enfocado", dice Philippe Cordonier, directivo de Swissmem, organismo paraguas de las industrias suizas eléctrica, de la maquinaria y de los metales, y añade que es un sistema que permite a las empresas no despedir a trabajadores cualificados. “Evita la pérdida de conocimiento de gran valía para las empresas y conjura el riesgo de que muchos empleados abandonen definitivamente la industria cuando se enfrentan a despidos formales", dice Philippe Cordonier.

"El estudio confirmó además algo que ya se conocía de forma empírica: el desempleo a tiempo parcial ha permitido salvar numerosas plazas dentro de la industria durante los últimos años”, celebra Daniel Lampart.

Modelo alentado por la OCDE

Los autores del documento refieren que las pequeñas y medianas empresas son las más beneficiadas con este instrumento. "Los grandes corporativos son más propensos a tomar decisiones rápidas y brutales cuando los negocios se deterioran. El esquema del desempleo parcial no es el más adecuado para este tipo de estructuras", afirma Pierluigi Fedele.

Lucha contra el franco fuerte

Hoy en día, las empresas suizas son beneficiarias de indemnizaciones si reducen los horarios laborales de sus empleados siempre que sea por un periodo máximo de 12 meses. Desde el 27 de enero del 2015, las pérdidas de empleos resultantes de la gran apreciación del franco suizo también son tomadas en cuenta para la utilización del esquema de desempleo parcial. Pero la preservación de este derecho es algo que SECO evalúa de forma regular, confirmó a swissinfo.ch esta instancia gubernamental.

Fin del recuadro

Aunque el desempleo parcial probó ampliamente sus bondades durante la crisis de los años 2009-2019, fue menos eficaz cuando el franco se apreció súbitamente luego de que el Banco Nacional de Suiza (BNS) aboliera el tipo de cambio mínimo frente al euro en enero del 2015. “El desempleo parcial está previsto para enfrentar una caída pasajera en la actividad económica. Sin embargo, durante la crisis del franco fuerte las empresas no forzosamente tenían menos trabajo que antes: más bien se encontraron en dificultades porque sus márgenes de ganancia se redujeron de forma drástica. Las autoridades fueron flexibles en la aplicación de los criterios de atribución (de las indemnizaciones), pero el esquema del desempleo parcial fue menos utilizado en este periodo”, dice Pierluigi Fedele.

En un entorno monetario desfavorable, es mucho más difícil para las empresas salir de la coyuntura de crisis que enfrentan y apoyarse en medidas provisionales como el desempleo parcial.

Pese a ello, el estudio solicitado a KOF por la SECO fortalece la posición de los defensores del desempleo parcial, tanto en Suiza como en el extranjero. En 2009, el entonces director de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Pascal Lamy, declaró al periódico helvético ‘Le Temps’ que el desempleo parcial, común en Europa, blindaba al continente en caso de crisis al proveerle herramientas que no existen en países como Estados Unidos.

Desde hace algunos años, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)Enlace externo también defiende este instrumento de protección social, ya que lo considera más útil que cualquier otra medida proteccionista. “El estudio suizo seguramente será analizado a fondo por los dirigentes de la OCDE, que están convencidos de desarrollar el esquema del desempleo parcial en otros países”, puntualiza Daniel Lampart.


Traducido del francés por Andrea Ornelas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes