Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

PROYECTO ‘PAPYRUS’ Ginebra regularizará a 3 500 inmigrantes indocumentados

Manifestación de inmigrantes indicumentados en Ginebra con pancartas. 'Gracias Ginebra'

Originalmente se esperaba que unos 2 000 inmigrantes indocumentados se regularizaran en el marco del programa Papyrus de Ginebra. Ahora se anuncian 3 500.

(© Keystone / Salvatore Di Nolfi)

Se estima que unos 3 500 inmigrantes indocumentados que viven en Ginebra serán regularizados en el marco del esquema ‘Papyrus’ lanzado en 2015, indicaron el lunes las autoridades cantonales. La fecha límite para la presentación de solicitudes en el marco del proyecto de dos años finalizó el pasado mes de diciembre.

El proyecto Papyrus para regularizar la situación de los inmigrantes indocumentados de larga duración en Ginebra comenzó oficialmente el 20 de febrero de 2017, precedido de una fase de pruebas iniciada en 2015. Desde entonces, 1 846 inmigrantes ilegales en Ginebra han recibido un permiso de residencia BEnlace externo: 365 familias, incluidos 566 padres y 610 hijos, 14 parejas sin hijos y 642 solteros.

Otros 1 757 expedientes individuales presentados antes de la fecha límite del 31 de diciembre de 2018 son examinados, precisaron las autoridades a la prensa.

Se estima que unos 76 000 inmigrantes indocumentados viven en Suiza, de los cuales 13 000 se encuentran en el cantón de Ginebra.  

De las personas regularizadas en Ginebra, una gran proporción son mujeres, muchas de las cuales proceden de América Latina y realizan trabajos domésticos remunerados (74%).

Debido a la gran participación de las asociaciones locales, que ayudaron a los solicitantes a reunir sus expedientes, hubo muy pocos rechazos: cuatro expedientes relativos a siete personas.

+ Nueva vida legal para mil indocumentados en Ginebra

En otoño está prevista una evaluación externa final del proyecto. Pero Mauro Poggia, responsable de la cartera de Seguridad, Empleo y Salud de Ginebra, dijo que los resultados han sido “positivos”.

“Todo el mundo es consciente de que básicamente es algo bueno y que detrás de las cifras hay seres humanos con vidas complicadas que a menudo están separados de sus familias y no pueden volver a casa. Todo el mundo quiere encontrar soluciones”, subrayó.

Papyrus ha sido un paso adelante, añadió, ya que ha permitido a un número significativo de personas salir de las sombras y ha proporcionado a las autoridades una visión más clara del sector y de los temas relacionados como el empleo y la salud, que “nadie quiere ver”.

Contrariamente a lo que se temía, el proyecto no atrajo a los inmigrantes indocumentados a Ginebra, donde podrían acabar recibiendo asistencia social, prosiguió.

“No fue una operación ilegal, sino una forma de aplicar nuestras leyes de manera más flexible durante cierto tiempo. Permitió a los regularizados abandonar su situación precaria y encontrar una cierta dignidad en una sociedad en la que han vivido durante algún tiempo. Y ha permitido a la sociedad acabar con cierta hipocresía”.

En el marco de este plan, Ginebra ha introducido medidas de acompañamiento para evitar abusos y mantener en el mercado laboral a los trabajadores recientemente regularizados, de modo que no tengan que recurrir a la asistencia social en caso de que pierdan su empleo. Por ejemplo, ha puesto en marcha un sitio web para el empleo doméstico en el que los trabajadores pueden ofrecer sus servicios.

Las autoridades de Ginebra han presionado a los empleadores para que se ajusten a la ley y declaren a su personal, además de que se les ha sometido a controles adicionales.  

Las personas que solicitaron la regularización bajo Papyrus debieron cumplir criterios estrictos. En el caso de las familias con hijos, un miembro de la familia tenía que demostrar haber vivido en Ginebra durante al menos cinco años de forma ininterrumpida. Para las personas sin hijos, el requisito era de diez años.

Los solicitantes también tenían que ser financieramente independientes, declarar todos los empleos actuales, estar libres de deudas o procedimientos legales y demostrar conocimientos básicos de francés.

Censo nacional

El estudio más reciente de la Secretaría de Estado para las Migraciones reveló que en 2015 había 76 000 inmigrantes indocumentados en Suiza, de los cuales el 12% eran menores de edad. Se cree que casi la mitad residía en cuatro cantones: Zúrich (28 000), Friburgo (20 000), Ginebra (13 000) y Vaud (12 000).

En total, el 43% procedía de América Latina, principalmente de Ecuador, Bolivia y Brasil. Alrededor del 24%, de países europeos no pertenecientes a la Unión Europea y a la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), muchos de ellos de la antigua Yugoslavia. Otros venían de África (19%) y Asia (11%).

La mayoría de los inmigrantes indocumentados laboran en trabajos domésticos, en la construcción, la hostelería y la agricultura.

El estudio mostró que el 19% había vivido en Suiza durante más de diez años; el 35%, de cinco a diez años; el 25%, menos de cinco años y el 21%, menos de un año. 

Fin del recuadro


Traducido del inglés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes