Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Líderes latinoamericanos y caribeños escuchan un discurso del presidente cubano Raúl Castro durante una cumbre de la CELAC en Bavaro, República Dominicana. 25 de enero de 2017. El presidente de Cuba, Raúl Castro, dijo el miércoles que no hará concesiones políticas que afecten la soberanía del país, pero que espera continuar negociando temas pendientes con el nuevo gobierno de Donald Trump en Washington. REUTERS/Andres Martinez Casares

(reuters_tickers)

Por Nelson Acosta

LA HABANA (Reuters) - El presidente de Cuba, Raúl Castro, dijo el miércoles que no hará concesiones políticas que afecten la soberanía del país, pero destacó que espera continuar negociando temas pendientes con el gobierno estadounidense encabezado por Donald Trump.

Antes de asumir la presidencia, Trump amenazó con revisar la frágil distensión de las relaciones con La Habana, iniciada hace dos años bao el mandato de Barack Obama, a menos que Washington pueda llegar a un "mejor acuerdo".

"Cuba y los Estados Unidos pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie ambos países y pueblos, pero no debe esperarse que para ello Cuba realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia", dijo Castro en un discurso en una cumbre regional en Bávaro, en Republica Dominicana.

Fue la primera reacción del Gobierno comunista luego de la toma de posesión del republicano en la Casa Blanca.

Trump ha señalado que puede revertir las decisiones de Obama, aunque no ha ofrecido detalles. Cuba ha evitado criticar al magnate desde que asumió la presidencia la semana pasada.

Ante varios presidentes reunidos en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), Castro dijo que espera que Estados Unidos respete a la región "aunque es preocupante que haya declarado intenciones que ponen en riesgo nuestros intereses en las esferas del comercio, el empleo, la migración y el medio ambiente".

Castro, quien reemplazó en la presidencia en 2006 a su fallecido hermano Fidel, dijo que quiere seguir normalizando las relaciones con Washington, "negociando los asuntos bilaterales pendientes (...) sobre la base de la igualdad, la reciprocidad y el respeto a la soberanía y la independencia".

Obama y Castro acordaron en diciembre de 2014 trabajar para normalizar los vínculos diplomáticos. Desde entonces, ambos países han restablecido formalmente las relaciones y suscrito más de 20 acuerdos de cooperación. El mandatario estadounidense usó varios decretos para aliviar algunas restricciones a los viajes y el comercio.

El embargo comercial que Washington aplica a La Habana sólo puede ser levantado por el Congreso controlado por republicanos.

Castro dijo además que la voluntad de Cuba es "proseguir el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés común con el nuevo gobierno del presidente Donald Trump".

(Reporte de Nelson Acosta; Editado por Javier López de Lérida y Javier Leira)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters