Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Reducir las emisiones


El objetivo “ambicioso, pero realista” de la política climática suiza




Suiza gener el 0,1% de las emisiones globales de efecto invernadero. (RDB)

Suiza gener el 0,1% de las emisiones globales de efecto invernadero.

(RDB)

De aquí a 2030, Berna se propone reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la mitad respecto a los niveles de 1990. Este jueves, el Gobierno ha enviado a consulta tres proyectos destinados a alcanzar ese objetivo. La reacción de las organizaciones ecologistas ha sido inmediata: Suiza no hace lo suficiente.

Aprobación del acuerdo de la cumbre el clima en París, revisión de la ley sobre CO2 y acuerdo con la Unión Europea (UE) para acoplar los sistemas de canje de cuotas de emisiones: son los tres proyectos que el Gobierno suizo ha enviado a consulta hasta el 30 de noviembre.

Nueve meses después del histórico acuerdo alcanzado en la COP21 de París –que prevé limitar a 2 °C el aumento de la temperatura terrestre respecto a la era industrial– Suiza confía en ser uno de los primeros 60 Estados en ratificar el documento. Así lo declaró este jueves la ministra de Medio Ambiente, Doris Leuthard. En el caso ideal, precisó, el Parlamento lo aprobará en el verano de 2017.

El objetivo de Berna es reducir de aquí al año 2030 las emisiones de CO2 en un 50% respecto a los niveles registrados en 1990. Es un objetivo “ambicioso, pero realista”, según la ministra. Actualmente, Suiza produce el 0,1% de las emisiones globales.

Para respaldar la Estrategia Energética 2050 y respetar los compromisos asumidos en París, Suiza se plantea también revisar la ley sobre CO2. Los instrumentos utilizados se reforzarán y el Gobierno establecerá objetivos intermedios, declaró Doris Leuthard. Para reducir las emisiones, Suiza centrará las medidas, sobre todo, en los sectores de la construcción (eficiencia energética), los transportes, la industria y la agricultura.

Además, el Gobierno ha enviado a consulta el proyecto que acoplar los sistemas suizo y europeo para el canje de cuotas de emisiones. El correspondiente acuerdo que firmaron a principios de año Berna y Bruselas prevé el reconocimiento recíproco de los derechos de emisión. Además, garantizará a Suiza el acceso al mercado europeo, que es más grande y líquido.

Sin embargo, la Alianza Climática Suiza, que agrupa a 66 oenegés, sostiene que el Gobierno helvético no cumple sus promesas. En particular, dice, la nueva ley sobre CO2 no permitirá al país alpino alcanzar los objetivos fijados ni abandonar completamente las energías fósiles de aquí a 2050 para sustituirlas por fuentes renovables.


Traducción del italiano: Belén Couceiro, swissinfo.ch

×