Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Remuneración en euros


Franco fuerte: empleados de embajadas perjudicados


Por Daniele Mariani con la colaboración de Claudinê Gonçalves


Los empleados en Suiza que perciben salarios en euros ganan mucho menos. (Keystone)

Los empleados en Suiza que perciben salarios en euros ganan mucho menos.

(Keystone)

La apreciación del franco no solo repercute en las exportaciones suizas. Los contratados de algunas embajadas que perciben su salario en euros, entre ellas las de Italia y Portugal, también padecen las consecuencias.

Varias empresas suizas afectadas por la fortaleza del franco barajan la posibilidad de adaptar los suelos al tipo de cambio o pagarlos directamente en euros.

Por el momento se trata de una mera idea. Hasta ahora el sindicato Unia ha registrado dos casos: una empresa en el cantón de Berna, que ha reducido en un 10% los salarios y otra en la región de Basilea. El sindicato ha presentado denuncia contra las dos sociedades.

Pero existe una categoría de trabajadores que lleva tiempo sufriendo los efectos del tipo de cambio: el personal contratado (el que no forma parte del cuerpo diplomático) de algunas embajadas.

Menos de 3.000 francos mensuales

En las sedes diplomáticas de Portugal, la situación ha llegado a ser tan insostenible que desde el pasado lunes más de 50 colaboradores se han declarado en huelga. Desde entonces los consulados permanecen cerrados.

Con la apreciación del franco frente al euro, la media salarial de los contratados locales de la embajada y los consulados portugueses ha pasado de cerca de 4.000 a 2.700 francos. El poder adquisitivo de los empleados que perciben su salario en euros ha disminuido más de un 30% en el último año. A ello se ha sumado el plan de austeridad adoptado por el Lisboa que se ha traducido en un recorte salarial del 10%.

Menos de 3.000 francos mensuales. En varios países europeos, un salario similar sería sin duda más que correcto. En Suiza, sin embargo, donde el coste de la vida es mucho más elevado, apenas cubre las necesidades vitales. En una región como Berna, por ejemplo, el salario bruto medio en 2008 era de 5.716 francos mensuales. Así, a muchos empleados de la embajada les cuesta llegar a finales de mes.

“Si esta situación persiste, corremos el riesgo de vernos en una situación de indigencia”, afirma el delegado sindical Marco Martins.

El Sindicato de los Funcionarios Consulares y de las Misiones Diplomáticas intentó negociar con el Ministerio portugués de Asuntos Exteriores, en una reunión celebrada el 26 de agosto pasado en Lisboa. Sin éxito. “El Ministerio sencillamente señaló que carece de recursos para compensar las pérdidas, y nos pidió comprensión y que no iniciáramos una huelga”, explica Marco Martins. “Pero, desafortunadamente, no tenemos otra alternativa”, agrega.

Dificultades también en la embajada italiana

Un descontento que se vive también en la embajada de Italia en Berna. “El personal local, que figura en la clase salarial más baja, percibe 2.900 euro netos al mes”, señala a swissinfo.ch una empleada de la sede diplomática que prefiere guardar el anonimato. De unas setenta personas que trabajan en las diferentes legaciones diplomáticas italianas, una veintena –entre ellas, varios ciudadanos suizos- están pagados en euros.

Hasta hace algunos años el personal contratado en Suiza podía elegir percibir el salario en euros o en divisa suiza. Desde 2003, sin embargo, el Ministerio italiano de Asuntos Exteriores “impone” –por contrato- la remuneración en euros, argumentando que la ley helvética no obliga al empleador a pagar los salarios en francos.

“Nuestra única reivindicación es que se nos remunere en francos”, explica la empleada de la embajada. Esta solución, de hecho, terminaría con la incertidumbre derivada de la fluctuación del tipo de cambio.

Solicitud de apoyo a Berna

Los empleados de la embajada portuguesa han remitido una carta abierta a la jefa de la diplomacia helvética, Micheline Calmy-Rey.

El Ministerio suizo de Asuntos Exteriores podría ejercer presión basándose en una declaración de garantía. Esta norma permite al Ministerio asegurar que las representaciones diplomáticas respeten las condiciones salariales y laborales vigentes en el país de acogida, como precisó a la Agencia Telegráfica Suiza (ATS) Adrian Sollberger, portavoz ministerial.

Unia, el sindicato más importante de Suiza y al que están afiliados los contratados locales de la embajada de Italia, se ocupa del caso. El diputado socialista Corrado Pardini, miembro del comité directivo de Unia, sigue de cerca la situación.

Cambiar la ley

“La cuestión del personal contratado de las embajadas es parte de una problemática más amplia que supone la presión de pagar a los funcionarios en euros o adaptar los salarios al tipo de cambio de la moneda europea”, subraya el diputado.

La solución podría venir del Ministerio italiano de Asuntos Exteriores, que ha sido notificado de la situación, pero que no ha manifestado reacción alguna por el momento.

Las cosas se están moviendo a escala nacional. Recientemente, Pardini presentó una moción parlamentaria solicitando al Gobierno que prohíba el pago de sueldos suizos en una divisa extranjera o su ajuste al tipo de cambio de otras monedas. Una solución consistiría en modificar el artículo 323 b del Código de Obligaciones, que actualmente deja la puerta abierta –si existe un acuerdo entre empleados y empleador- a la remuneración salarial en euros.

“La presión es alta, por lo que considero que el Gobierno debe responder en breve a mi moción”, destaca Pardini. De ser aprobada, la propuesta presentada por el diputado socialista supondría un alivio para los empleados de las embajadas y consulados.

150.000 ‘working poor’

En Suiza no existe un salario mínimo. En muchos sectores, sin embargo, hay un convenio colectivo de trabajo (cerca de la mitad de los trabajadores) que garantiza generalmente un mínimo salarial.

Hace unos meses, la Unión Sindical Suiza (USS) lanzó una iniciativa popular que pide la introducción del principio de un salario mínimo legal de 22 francos/hora (4.000 francos al mes por 42 horas de trabajo a la semana y 3.800 por 40 horas).

Según Unida, actualmente el salario de cerca de 400.000 trabajadores en Suiza (entre ellos 320.000 mujeres) es inferior a 22 francos/hora. Además, según la Oficina Federal de Estadística (OFE), cerca de 150.000 personas perciben un sueldo demasiado bajo para poder vivir (los denominados ‘working poor’).

En 2008, el salario medio era de 5.823 francos, según los datos de la OFE. El cantón Tesino es la región donde menos se gana: 4.983 francos. En Zúrich, el salario medio es de 6.250 francos.

Plan contra el franco fuerte

El Gobierno suizo adoptó este miércoles el primer paquete del plan que prevé destinar 2.000 millones de francos a respaldar al sector económico afectados por la apreciación del franco.

Berna destinará por el momento 870 millones, principalmente, a los sectores de la investigación, turismo y al seguro de desempleo.

500 millones irán al seguro de desempleo. Otros 212,5 millones a favor de la investigación e innovación, mientras que el sector hotelero recibirá 100 millones en forma de préstamo.

El Gobierno presentará próximamente un segundo paquete de ayuda para 2012.


(Traducción: Belén Couceiro), swissinfo.ch



Enlaces

×