AFP internacional

El director de AvtoVAZ, el francés Nicolas Maure, posa junto a un coche Lada Vesta el 24 de agosto de 2016 durante una feria del motor en Moscú

(afp_tickers)

El fabricante ruso de automóviles más importante, Avtovaz, conocido por sus coches Lada, que atraviesa importantes dificultades económicas, anunció este lunes que sus accionistas, entre ellos el francés Renault, planeaban una recapitalización de más de 1.000 millones de euros, en un mercado local moroso.

La decisión debería ser oficializada en una asamblea general extraordinaria el 10 de octubre.

Los accionistas del constructor ruso, donde predomina la alianza Renault-Nissan y el conglomerado público ruso Rostec, deberán aprobar una recapitalización de 85.000 millones de rublos (1.100 millones de euros al cambio del lunes, 1.227 millones de dólares), informó Avtovaz en un comunicado.

En diciembre, está previsto un primer tramo de la recapitalización por 25.000 millones de rublos (345 millones de euros).

El grupo francés Renault, que designó en la primavera a uno de sus ejecutivos al frente de la empresa, señaló que estaba dispuesto a cubrir la totalidad de esta primera recapitalización.

Los montos de la recapitalización de Avtovaz son considerables, dada la capitalización bursátil actual de la empresa, que ronda los 16.000 millones de rublos (221 millones de euros).

Estos fondos, explicó el grupo ruso, deberían facilitar a la empresa "financiar su expansión y responder a sus compromisos financieros".

Renault-Nissan apostó fuerte al tomar el control efectivo en 2013 del fabricante Togliatti, a orillas del Volga, en un momento en que el mercado ruso alcanzaba un récord.

Pero las ventas de coches nuevos se hundieron por la recesión que lastró el poder adquisitivo de los rusos, consecuencia de la caída del precio del petróleo y de las sanciones occidentales por la crisis en Ucrania.

A pesar de las medidas de ahorro a veces criticadas por el poder ruso, el constructor registró importantes pérdidas que repercutieron en las cuentas de sus accionistas.

El mercado de vehículos nuevos en Rusia sigue orientado a la baja, a pesar de los signos de estabilización de la economía del país.

Los constructores prevén una nueva caída del 10% este año.

afp_tickers

 AFP internacional