Reuters internacional

Una camarera sirve platos a unas clientas en un restaurant en París, Francia. 23 de julio de 2013. Los precios más altos en restaurantes y cafés además de alquileres y tabaco impulsaron al alza la inflación en la zona euro en septiembre, según datos publicados el lunes, compensando los bajos precios de los combustibles y el gas. REUTERS/Philippe Wojazer

(reuters_tickers)

BRUSELAS (Reuters) - Los precios más altos en restaurantes y cafés además de alquileres y tabaco impulsaron al alza la inflación en la zona euro en septiembre, según datos publicados el lunes, compensando los bajos precios de los combustibles y el gas.

La oficina de estadística de la Unión Europea, Eurostat, confirmó que los precios al consumidor en los 19 países que utilizan el euro subieron un 0,4 por ciento intermensual, para avanzar un 0,4 por ciento interanual, como preveían los mercados y en línea con las estimaciones iniciales de Eurostat.

La agencia de estadística afirmó que la subida de precios en restaurantes y cafés agregó 0,08 puntos al resultado anual global y la revalorización de alquileres y tabaco aportó 0,05 puntos cada uno.

Los precios de los alimentos, alcohol y tabaco subieron un 0,7 por ciento interanual en septiembre y la comida sin procesar fue un 1,1 por ciento más cara que 12 meses antes.

Pese a subir un 1,0 por ciento desde agosto, los precios de la energía eran un 3,0 por ciento más bajos que hace un año. Su caída anual fue mucho más moderada que en agosto, cuando los precios energéticos bajaron un 5,6 por ciento, reflejando el aumento de los precios del petróleo.

Sin los volátiles precios de la energía y de los alimentos no procesados, o lo que el Banco Central Europeo denomina inflación subyacente, los precios de la zona euro subieron un 0,4 por ciento en el mes, acumulando un 0,8 por ciento de alza interanual, permaneciendo estable por quinto mes consecutivo.

El BCE tiene el objetivo de mantener a la inflación debajo, pero cerca de un 2 por ciento a mediano plazo.

Para impulsar los niveles de inflación más cerca de su objetivo, el banco central está comprando 80.000 millones de euros mensuales en bonos gubernamentales en el mercado secundario para inyectar más dinero al sector bancario y obligar a los bancos a prestar más dinero a la economía real para impulsar las tasas de crecimiento económico y la inflación.

(Reporte de Jan Strupczewski. Traducido por la Redacción de Madrid. Editado por Patricio Abusleme vía Mesa Santiago)

reuters_tickers

 Reuters internacional