Reuters internacional

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura durante la conferncia sobre Siria celebrada en Nueva York, el 20 de septiembre de 2016. La ONU suspendió el martes todos los envíos de ayuda a Siria luego de un ataque contra una caravana de camiones que llevaban asistencia, mientras que Washington sostuvo que el cese al fuego todavía no está muerto pese a la reanudación de la violencia. REUTERS/Darren Ornitz

(reuters_tickers)

Por Lisa Barrington

GINEBRA/BEIRUT (Reuters) - La ONU suspendió el martes todos los envíos de ayuda a Siria luego de un ataque contra una caravana de camiones que llevaban asistencia, mientras que Washington sostuvo que el cese al fuego todavía no está muerto pese a la reanudación de la violencia.

El ataque, descrito por la ONU, la Cruz Roja, las potencias occidentales y trabajadores humanitarios desplegados en terreno como una incursión aérea, generó una fuerte condena de la comunidad internacional.

Rusia y el Gobierno sirio negaron que sus fuerzas aéreas fueran responsables de la destrucción de un convoy que trasladaba ayuda.

Moscú dio una explicación diferente, señalando que creía que la caravana no había sido impactada desde el aire sino que se había destruido como consecuencia de un incendio y sugiriendo que los rescatistas que filmaron lo ocurrido eran responsables.

La Media Luna Roja Árabe Siria dijo que un funcionario local y "unos 20 civiles" murieron en el ataque. La cifra de víctimas variaba dependiendo de la fuente del reporte.

Al menos 18 de los 31 camiones de un convoy de la ONU y de la Media Luna Roja Árabe Siria fueron impactados el lunes. El convoy entregaba ayuda a 78.000 personas en la remota localidad de Urem al-Kubra, en la gobernación de Alepo, dijo el portavoz de Naciones Unidas Stephane Dujarric en Nueva York.

"Hemos suspendido el despliegue de cualquier convoy en Siria como medida de seguridad, resolución que queda pendiente de nuevas evaluaciones respecto a la seguridad", dijo Jens Laercke, portavoz de la ONU.

El incidente parece ser un golpe mortal al cese al fuego, un nuevo intento de poner fin a la guerra civil en Siria que ya lleva seis años, un conflicto en el que murieron decenas de miles de personas.

Pero el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, dijo que el cese al fuego "no está muerto", pese a que otros países manifestaron su escepticismo de que se pueda reactivar un acuerdo ruso-estadounidense para detener la violencia.

"El cese al fuego no ha muerto", dijo Kerry a periodistas tras salir de la reunión del Grupo Internacional de Apoyo a Siria junto al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov.

El Ejército de Siria dijo el lunes que el cese al fuego había terminado, horas antes del ataque.

Funcionarios estadounidenses sostuvieron que, debido a la situación en terreno, es probable que ya no quede ningún acuerdo que salvar. Si la tregua llega a su fin, sería el golpe definitivo a las esperanzas de algún logro en el conflicto sirio antes de que Barack Obama abandone la presidencia.

(Editado en español por Javier Leira)

reuters_tickers

 Reuters internacional