Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Retroceso glaciar acelerado


La Glaciología al servicio de los que ya sufren del deshielo




El apacible paisaje de un nevado sobre un lago glacial, la Laguna 513, puede convertirse en una pesadilla: la intempestiva caída de grandes bloques de hielo puede generar olas que desbordan hacia zonas pobladas. Perú ya ha instalado un primer sistema de alerta precoz en el país, con la colaboración de Suiza.  (Nadine Salzmann)

El apacible paisaje de un nevado sobre un lago glacial, la Laguna 513, puede convertirse en una pesadilla: la intempestiva caída de grandes bloques de hielo puede generar olas que desbordan hacia zonas pobladas. Perú ya ha instalado un primer sistema de alerta precoz en el país, con la colaboración de Suiza. 

(Nadine Salzmann)

Las consecuencias de la ablación glaciar pueden ser dramáticas para las poblaciones que viven en las cuencas de los Andes y el Himalaya. Para analizar estas transformaciones y prevenir riesgos, India y Perú introducen cursos de Glaciología Aplicada, con apoyo de Suiza.

“El objetivo de nuestro trabajo no es solo medir los glaciares y observar su evolución. Se trata, sobre todo, de ofrecer conocimientos para reducir daños a millones de personas que dependen de esas reservas de agua y establecer estrategias de sobrevivencia ante el cambio climático, que ya forma parte de su cotidiano”, señala la experta en criósfera de las Universidades de Zúrich y de Friburgo, Nadine Salzmann, (39), que unas tres veces al año vuela a la India y al Perú para formar a expertos locales.

La investigadora es corresponsable del Consorcio Suizo de Entidades Científicas que exporta el saber helvético a dos países que, pese a tener destacadas zonas glaciares, tienen lagunas importantes en sus estudios sobre la evolución de estas reservas acuíferas ante el calentamiento terrestre. Y, aún más, sobre los efectos sociales que implicarán estas modificaciones a mediano y largo plazo, añade la especialista. “Nosotros, evidentemente, también aprendemos de esta colaboración”, advierte.

Perú, que posee el 71% de los glaciares tropicales –excelentes indicadores de la evolución del clima– e India, que comparte la cordillera más alta de la Tierra, la del Himalaya, cuyos glaciares son de vital importancia para 500 millones de personas, quieren cubrir estos vacíos de conocimiento.

Un error, detonante del impulso en India

La supuesta desaparición de los glaciares del Himalaya para el 2035, una previsión errónea que se deslizó en 2007, en el cuarto informe de evaluación del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) fue un infortunio, pero también una sacudida: “Fue el detonante del interés indio para tomar el asunto en sus manos y solicitar, desde el más alto nivel, la colaboración con Suiza”, recuerda Salzmann.

“La India comenzó a invertir mucho en investigación glaciológica tras ese informe, pero carece de personal capacitado. Muchos de los jóvenes investigadores no están entrenados adecuadamente para realizar las tareas en el terreno. Hay que llenar este vacío”, explica, por su parte, el doctor en Geología Anil Kulkarni, del Instituto Indio de Ciencia (Bangalore), cuyos estudios señalan una disminución de 13% en la superficie glaciar del Himalaya en los últimos 40 años.

El Programa de Edificación de Capacidades en Glaciología del Himalaya inició en 2013. Es un entrenamiento conceptualizado y cofundado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y el Departamento de Ciencia y Tecnología indio (DST).

“Al considerar el papel de liderazgo de la glaciología suiza en monitoreo y modelos glaciares, pienso que estas prácticas nos ayudarán a comprender el desarrollo de los glaciares del Himalaya. Esperamos que esta colaboración científica nos ayude a avanzar en el entendimiento de la influencia del cambio climático en la seguridad hídrica del subcontinente”, comenta a swissinfo.ch Kulkarni, que coordina el programa de formación de expertos para el monitoreo glacial, al lado del Doctor en Geografía Markus Stoffel, de la Universidad de Ginebra.

Nadine Salzmann (izq) con científicos indios durante los cursos de Glaciología aplicada. (Nadine Salzmann)

Nadine Salzmann (izq) con científicos indios durante los cursos de Glaciología aplicada.

(Nadine Salzmann)

Atando cabos por todo lo alto del planeta

En India, advierte Salzmann, hay un enorme potencial. “Son extraordinarios en matemáticas y física, pero requieren aplicar los conocimientos en el terreno, a través de un pensamiento integrado; y de eso tenemos una amplia experiencia que podemos aportarles. Nuestro equipo no está compuesto solo de glaciólogos, somos un conjunto interdisciplinario en el que también participan etnólogos, sociólogos, hidrólogos y otros expertos”.

Suiza participa también en el desarrollo de redes de medición internacionales para vigilar la mutación del clima, en la que el comportamiento de los glaciares de montaña constituye un indicador importante.

El renombre internacional en Glaciología de Suiza se debe, además, a su inicio precoz: desarrolló un primer modelo científico de cálculo en 1893 y  coordinó las primeras redes de mediciones sistemáticas en el mundo. No es un azar que Zúrich sea la sede del Servicio Mundial de Vigilancia de Glaciares (World Glacier Monitoring Service, WGMS), activo en más de 30 países; y que este país posea el estudio glaciar ininterrumpido más largo del mundo: las mediciones en el Claridenfirn (en Glarus), que este 2014 cumplen su centenario.

Cooperación Suiza en Cambio Climático

La COSUDE estableció en 2009 el Programa Global de Cambio Climático (PGCC) que busca atenuar las causas y las consecuencias del calentamiento terrestre, contribuyendo también a reducir la pobreza.

Los proyectos se concentran en los Andes, India y China (donde también se ha establecido un sistema de alerta precoz) y conciernen principalmente a sectores en los que Suiza dispone de un importante conocimiento, como en la Glaciología, la gestión del agua, la prevención de riesgos y el ahorro energético.

En los Andes, donde ya se vive al límite

Del otro lado del mundo, en los Andes, ya se ha perdido el 42% de la superficie glaciar en 4 décadas, y varios especialistas no descartan que en las próximas décadas desparezca otro 30% de estas reservas hídricas.

Allí también Suiza colabora desde 2011 en la creación de capacidades técnicas locales para evaluar este retroceso acelerado de los glaciares, en un región donde el cambio climático ya provoca significativas transformaciones en la vida de los habitantes rurales en el altiplano.

“Acá en la región de Cusco, desde donde estoy ahora, vive gente permanentemente a más de 4.000 metros de altura, que depende básicamente de las precipitaciones pluviales para su subsistencia y utiliza el agua de los lagos glaciares en el periodo seco. Por eso es necesario entender a qué velocidad y cómo van a desaparecer los glaciares. Esto nos ayudará mucho para establecer soluciones a un problema social que se nos va a venir en el futuro en Perú. Nos hemos puesto en alerta, gracias a la colaboración helvética”, afirma el ingeniero agrónomo Nilton Montoya.

El docente de la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco (UNSAAC), colabora en los cursos de posgrado en Glaciología, Cambio Climático y Gestión del Riesgo de Desastres en Alta Montaña, que la COSUDE ha implementado, en coordinación con tres universidades peruanas en el marco del proyecto Glaciares.

“Suiza puso la semilla y ahora está creciendo. En donde hemos tenido debilidades nos han ayudado mucho los científicos helvéticos. Nos han enseñado a aplicar en el terreno lo aprendido, a proceder de modo científico, a realizar estudios, a conectarnos con otros investigadores”, agrega Montoya.

En esa región, en la Cordillera del Vilcanota, por primera vez se han iniciado mediciones. “Comenzamos en 2010 y hoy las continúan técnicos peruanos. Esperamos que este trabajo tenga sostenibilidad y contribuir a inyectar la cultura de la investigación en las universidades oficiales”, detalla Salzmann.

Primer sistema de alerta temprana en Perú

El establecimiento del primer sistema de alerta precoz en la laguna glaciar 513, en la Cordillera Blanca, es un ejemplo del amplio abanico de proyectos de la alianza suiza-peruana en la respuesta al cambio climático.

La caída de enormes bloques de hielo del nevado Hualcán en esta laguna ha provocado desbordamientos con efectos graves para la población de Carhuaz. Tras un desprendimiento que causó una ola de 28 metros en la laguna en 2010, el monitoreo se volvió esencial.

“Con este sistema de sensores, pluviómetros y videocámaras, la localidad recibe informaciones en tiempo real y, en caso de peligro, se ha implementado un plan de evacuación, con mapeo de las zonas seguras y un sistema de coordinación entre los diferentes actores en caso de emergencia”, explica Salzmann.

Suiza ha desarrollado un conocimiento técnico significativo para implementar este tipo de sistemas de alerta en su zona alpina y que ahora ha transmitido al Perú. “Con ello podemos demostrar que realmente se pueden establecer respuestas concretas frente a los riesgos cotidianos que provoca hoy el cambio climático. Y esto, con efecto multiplicador”, comenta Jean-Gabriel Duss, director de COSUDE en Perú.

Conferencia de Lima

Lima es sede de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (CMNUCC) del 1° al 12 de diciembre de 2014. Esta cita es considerada como una etapa decisiva en vista de la Conferencia de París (diciembre de 2015), en la que los Estados partes están llamados a aprobar un acuerdo global sobre la reducción de las emisiones, a partir del 2020.

En Lima, la delegación suiza concentra sus esfuerzos en alcanzar progresos tangibles en la preparación del acuerdo del 2015. Para Berna, se inscribe en un comunicado, “el acuerdo deberá vincular a todos los Estados en función de su responsabilidad y de su capacidad, teniendo en cuenta las necesidades específicas de los países menos desarrollados”. En la capital peruana se discute también el financiamiento de la política climática de los países en vías de desarrollo y de las instituciones del Fondo verde para el clima, en el que Suiza contribuirá con 100 millones de dólares, un apoyo que se repartirá en tres años a partir del año 2015.

swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×