Reuters internacional

Los manifestantes de un barrio pobre y predominantemente negro de la ciudad estadounidense de Milwaukee realizaron disparos, lanzaron ladrillos e incendiaron una gasolinera el sábado por la noche, después de que un policía mató a tiros a un sospechoso armado, dijeron las autoridades. En la imagen, un coche de policía con las ventanas rotas en una foto distribuida por el departamento de Policía de Milwaukee, Wisconsin, el 13 de agosto de 2016. Milwaukee Police/Handout via REUTERS ATENCIÓN EDITORES - ESTA IMAGEN FUE BRINDADA POR UNA TERCERA PARTE. SÓLO DISPONIBLE PARA USO EDITORIAL.

(reuters_tickers)

Por Brendan O'Brien

MILWAUKEE (Reuters) - El gobernador de Wisconsin, Scott Walker, activó el domingo a la Guardia Nacional para que brinde asistencia si surgen más disturbios en Milwaukee luego de que la policía mató a un sospechoso armado en un vecindario mayoritariamente negro.

El vecindario de Sherman Park, donde predominan la pobreza y el crimen, pareció calmarse al mediodía del domingo, después de que manifestantes molestos con el actuar de la policía incendiaron negocios y quemaron automóviles.

La presencia policial en el área era baja y algunos residentes circulaban por los alrededores mientras otros limpiaban los daños provocados por los desmanes.

Walker anunció la medida después de una solicitud del alguacil del condado de Milwaukee, David Clarke, una voz conservadora conocida a nivel nacional entre los republicanos. Clarke se reunió con Walker y el general adjunto de la Guardia Nacional Donald Dunbar.

El gobernador dijo que la Guardia Nacional estaría "en posición de ayudar a las fuerzas policiales locales" en caso de ser solicitadas.

La violencia de la policía contra hombres y mujeres de raza negra también ha provocado protestas intermitentes, a veces violentas, en ciudades estadounidenses como Ferguson, Baltimore, Nueva York, Baton Rouge (Luisiana) y St. Anthony (Minnesota) en los últimos dos años.

La indignación ha provocado el surgimiento del movimiento Black Lives Matter y encendió un debate nacional sobre la raza y la vigilancia policial en Estados Unidos.

Los problemas comenzaron el sábado por la tarde, luego de que un agente hirió de muerte con un disparo a un sospechoso que huyó después de que detuvieron su vehículo, según informó la policía.

Un comunicado del Departamento de Policía de Milwaukee no identificó al sospechoso, pero dijo que tenía 23 años, un amplio historial de detenciones, y portaba una pistola robada con munición cuando los agentes pararon su vehículo por una "actividad sospechosa" que no se especificó.

El comunicado no dice si el sospechoso disparó o apuntó el arma contra los agentes. Otros sospechoso que huyó del vehículo fue puesto rápidamente bajo custodia.

El agente que disparó al sospechoso ha sido asignado a tareas administrativas a la espera de una investigación de la oficina del fiscal del condado de Milwaukee, dijo la policía.

Tras el tiroteo, la policía dijo que algunos residentes de Sherman Park salieron a las calles y que por la noche, unas reuniones inicialmente pacíficas se tornaron violentas.

La multitud efectuó disparos, rompió los vidrios de al menos dos coches patrulla y quemó otro, dijo la policía. Un agente fue herido en la cabeza con un ladrillo.

(Reporte adicional de Chris Michaud y Laila Kearney en Nuava York y Julia Harte en Washington, escrito por Frank McGurty; editado en español por Hernán García)

reuters_tickers

 Reuters internacional