Reuters internacional

Personas protestan contra las fuerzas leales al presidente sirio Bashar al-Assad, cerca del Camino Castello, en Alepo, Siria. 14 de septiembre de 2016. Fuerzas del gobierno y rebeldes sirios todavía deben retirarse de un camino utilizado para la entrega de ayuda en Alepo el jueves por la mañana, dijo un organismo que supervisa la guerra y un oficial rebelde de alto nivel, algo previsto en el acuerdo de cese al fuego respaldado por Rusia y Estados Unidos. REUTERS/Abdalrhman Ismail

(reuters_tickers)

Por Tom Perry y Tom Miles

BEIRUT/GINEBRA (Reuters) - Fuerzas del gobierno y rebeldes sirios todavía debían retirarse de un camino utilizado para la entrega de ayuda a Alepo el jueves, lo que amenazaba los esfuerzos de paz internacionales en momentos en que las partes en el conflicto se acusan mutuamente de violar un acuerdo de cese al fuego en Siria.

La entrega de ayuda en el este de Alepo, controlado por rebeldes y bloqueado por fuerzas del gobierno, es una importante prueba para el acuerdo respaldado por Rusia y Estados Unidos que ha reducido significativamente la violencia desde que el cese de hostilidades entró en vigor el lunes.

El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, dijo que se espera que Washington y Moscú gestionen el retiro de las fuerzas en la carretera, pero también criticó a Damasco por no conceder los permisos necesarios para entregar suministros en otras áreas.

Francia, que apoya a la oposición, fue el primer aliado de Estados Unidos en cuestionar públicamente el acuerdo con Moscú, al pedir a Washington que comparta detalles del mismo y decir que no era confiable si no se garantizaba la entrega de ayuda a Alepo.

El control del Camino Castello está dividido entre el gobierno y los rebeldes que han estado luchando por derrocar al presidente sirio Bashar al-Assad por más de cinco años y ha sido un aspecto importante en la guerra.

Rusia, cuyas fuerzas aéreas ayudaron al gobierno sirio a bloquear Alepo en el verano boreal, dijo el miércoles que se estaba preparando para que el Ejército sirio y los combatientes rebeldes empiecen a despejar la carretera.

Pero el jueves por la mañana, el gobierno sirio y fuerzas rebeldes todavía mantenían sus posiciones. Un oficial en un grupo rebelde sirio con sede en Alepo dijo que las partes internacionales le dijeron que la ayuda sería entregada el viernes.

"Se supone que la retirada se llevará a cabo hoy y que la ayuda llegará mañana. Esto es lo que se supone que ocurrirá, pero no hay nada que dé esperanzas", dijo a Reuters Zakaria Malahifji, del grupo rebelde Fastaqim, basado en Alepo.

(Reporte adicional de John Irish en Paris y Maria Kiselyova en Moscú; escrito por Tom Perry, Editado en español por María Cecilia Mora)

reuters_tickers

 Reuters internacional