Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Trabajadores de La Escondida, durante la huelga en Antofagasta, Chile. 9 de febrero 2017.Los trabajadores de la mina de cobre más grande del mundo se preparan para una larga huelga en Chile, animados por nuevas leyes laborales que posiblemente complicarán otras negociaciones salariales en la industria durante 2017 en una de las economías más abiertas de América Latina.REUTERS/Juan Ricardo

(reuters_tickers)

Por Gram Slattery

SANTIAGO/ANTOFAGASTA (Reuters) - Los trabajadores de la mina de cobre más grande del mundo se preparan para una larga huelga en Chile, animados por nuevas leyes laborales que posiblemente complicarán otras negociaciones salariales en la industria durante 2017 en una de las economías más abiertas de América Latina.

El sindicato de 2.500 miembros de la mina Escondida de BHP Billiton, que el año pasado representó alrededor del 5 por ciento de la producción mundial de cobre, ha estado en huelga desde el jueves.

La compañía y el sindicato se reunirán bajo el auspicio del Gobierno para intentar acercar posiciones en medio de una huelga que ha impulsado con fuerza el precio del metal y por la que la minera se vio obligada la semana pasada a declarar fuerza mayor en sus despachos.

La huelga en Escondida, sumada a problemas con las exportaciones de la mina Grasberg de Freeport-McMoRan en Indonesia -la segunda más grande del mundo-, impulsó al precio del metal a máximos en 20 meses, aunque la perspectiva de una mediación lo hizo retroceder en la tarde del martes.

Los trabajadores de minas que representan cerca de un 12 por ciento de la producción global de cobre deben renegociar sus contratos en Chile en 2017, y cualquier turbulencia afectará probablemente los volátiles precios del metal rojo.

Las relaciones laborales en Escondida han sido tradicionalmente complicadas, y las faenas de la mina se paralizaron en 2006 y 2011 debido a demandas por beneficios.

El año pasado, el gobierno de Michelle Bachelet promulgó una profunda y compleja reforma legislativa para reforzar el poder de los sindicatos. Fuentes con conocimiento del asunto dijeron a Reuters que eso provocaría un estancamiento en las negociaciones.

La ley no entrará en vigencia hasta abril, pero sus disposiciones y redacción han influido en la posición negociadora del sindicato de Escondida, dijeron personas involucradas en las negociaciones.

La situación la mina es un mal presagio para otras que deben negociar contratos este año en Chile, como Collahuasi, operada por Anglo American y Glencore, y Zaldívar, de Barrick y Antofagasta, que representan más del 2 por ciento del suministro mundial de cobre.

COMPLEJIDADES LEGALES

En Escondida, el principal punto de discordia es una propuesta de la firma de rebajar beneficios obtenidos y diferenciar los trabajadores nuevos de los antiguos, dijo el gremio, agregando que se trataría de una estrategia de la empresa para socavar una disposición del nuevo código laboral.

Bajo esa provisión, conocida como la norma del piso mínimo, una compañía no podrá ofrecer a los trabajadores durante las negociaciones beneficios inferiores a los ya conseguidos en un contrato previo.

Si los empleados nuevos tienen menos beneficios que sus colegas, se rebajaría el piso de oferta para la próxima ronda de negociaciones salariales, dijeron líderes sindicales.

"Es muy probable que, a través del Consejo Minero, haya una intención de que bajen los beneficios (de los trabajadores) para que en la próxima negociación parta con lo que quede establecido aquí", dijo a Reuters el portavoz del sindicato Carlos Allendes.

"Es el último aliento, el último manotazo del ahogado como lo llaman acá en Chile", agregó.

BHP declinó realizar comentarios, pero una fuente con conocimiento de la estrategia de BHP dijo que la norma del piso mínimo está complicando las negociaciones a la compañía.

Otros aspectos de la ley, como disposiciones que dan a los sindicatos mayor poder sobre los trabajadores no afiliados, también afectan las discusiones, agregó la fuente, y los empleados están adoptando el lenguaje de las nuevas normas.

"La retórica de la reforma laboral, aquí se ha hecho una retórica sindical", dijo la fuente.

Los trabajadores también dijeron que si la huelga se prolonga hasta abril, cuando la reforma entre en vigencia, necesitaría evaluar si realizarán demandas adicionales.

Bajo la ley chilena, sin embargo, la negociación continuará bajo las normas antiguas, por lo que los beneficios concretos de esperar hasta que la reforma entre en vigor serían limitados, dijeron abogados.

Los impulsores de la ley dicen que las protecciones a los trabajadores son necesarias para luchar contra la enorme desigualdad que existe en Chile.

Un funcionario del Ministerio Secretaría General de Gobierno no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Observadores de la industria siguen de cerca las negociaciones en Escondida y otras empresas para tener una idea de la manera en que la reforma cambiará la economía de Chile.

"De cierta manera, esta huelga es como un especie de transición entre el viejo y nuevo sistema", dijo Juan Carlos Guajardo, presidente de la consultora chilena Plusmining.

(Reporte adicional de Fabián Andrés Cambero; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters