Reuters internacional

Tanques de gas vistos en la planta de procesamiento de gas de General Belgrano, de YPF Gas, en La Matanza, en las afueras de Buenos Aires, Argentina, 29 de julio de 2015. Argentina anunció el viernes un brusco aumento en las tarifas de gas natural que llega hasta un 300 por ciento, lo que se suma a otros fuertes ajustes en los servicios anunciados por el Gobierno para reducir el elevado déficit fiscal. REUTERS/Marcos Brindicci

(reuters_tickers)

BUENOS AIRES (Reuters) - Argentina anunció el viernes un brusco aumento en las tarifas de gas natural que llega hasta un 300 por ciento, lo que se suma a otros fuertes ajustes en los servicios anunciados por el Gobierno para reducir el elevado déficit fiscal.

Tras años con las tarifas prácticamente congeladas debido a las amplios subsidios que otorgaba el Gobierno de centroizquierda anterior, comenzará a regir a partir de abril el nuevo cuadro de costos, que mantendrá tarifas sociales para los usuarios de menores recursos, dijo el Ministerio de Energía en un comunicado.

"Debido a que la tarifa ha sido baja, ha aumentado la demanda y hoy no la podemos satisfacer con producción local", dijo a Radio Mitre el ministro de Energía, Juan José Aranguren.

Argentina presenta serios problemas energéticos, con cortes de energía eléctrica por falta de inversiones, y para abastecer la demanda interna de gas compra a Bolivia el fluido y cargamentos que se regasifican en plantas locales.

Al igual que las interrupciones en el suministro eléctrico durante el verano austral, los cortes en los servicios de gas son comunes en el invierno del país sudamericano.

El Gobierno de Mauricio Macri, que asumió la presidencia en diciembre, dispuso el jueves un alza del 100 por ciento en las tarifas del transporte público del área metropolitana de Buenos Aires y del 6 por ciento en el precio de los combustibles, mientras que adelantó que las tarifas de agua también se incrementarán en torno a un 300 por ciento.

El Gobierno había aumentado desde febrero los valores de electricidad hasta un 500 por ciento, aunque mantuvo tarifas sociales.

Por otro lado, el titular de la estatal Agua y Saneamientos Argentinos S.A. (AySA) -que provee agua a la ciudad de Buenos Aires y su región metropolitana- señaló el viernes en una entrevista en Radio Continental que la empresa incrementó sus tarifas en general en un 216,6 por ciento, alcanzando incrementos del 375 por ciento.

Junto a este fuerte ajuste tarifario, la administración de Macri también dejó de renovar contratos a centenares de empleados estatales y empresas privadas iniciaron despidos por el estancamiento de la economía.

Esta situación genera protestas diarias de trabajadores en diferentes dependencias oficiales, en la misma semana en que los líderes sindicales de Argentina anunciaron una pronta unificación de las centrales obreras, situación que complicará la puesta en marcha de algunos cambios en la economía que busca Macri.

(Reporte de Walter Bianchi; Reporte adicional de Jorge Otaola y Maximilian Heath, Editado por Nicolás Misculin y Ana Laura Mitidieri)

reuters_tickers

 Reuters internacional