Reuters internacional

Una caravana con evacuados se aleja hacia el sur de la ciudad de Fort McMurray para huir del incendio forestal surgido en la región de producción de hidrocarburos de Canadá. REUTERS/Chris Wattie

(reuters_tickers)

Por Rod Nickel y Liz Hampton

GREGOIRE LAKE, Canadá, 8 mayo (Reuters) - Funcionarios canadienses mostraron el domingo algo de optimismo por primera vez de poder controlar el peor incendio de los últimos años, ya que un clima favorable ayudó a los bomberos y los vientos alejaron las llamas del área de arenas bituminosas en Fort McMurray, en el oeste del país.

"Definitivamente es un punto positivo para nosotros, de seguro", dijo el funcionario del Departamento de bomberos Chad Morrison en una conferencia de prensa al ser consultado si la batalla por contener las llamas había llegado a un momento crucial.

Para el domingo, las autoridades habían esperado que el fuego que ha arrasado la región de arenas bituminosas en el noreste de Alberta durante siete días duplicara su tamaño, amenazando la vecina provincia de Saskatchewan.

Pero temperaturas más bajas y algunas lloviznas ayudaron a contenerlo, dándole esperanza a los funcionarios de que podrán comenzar pronto a evaluar el daño a Fort McMurray, cerca de donde comenzó el fuego que obligó a sus 88.000 habitantes a huir.

Funcionarios dijeron que era demasiado temprano para establecer un plazo para que las personas vuelvan a la localidad, con partes destruidas por el fuego. Miles de evacuados acampan en pueblos cercanos pero existen pocas posibilidades de volver pronto, incluso si sus hogares están intactos. El servicio de gas fue cortado, la red eléctrica está dañada y el agua no es potable.

El gobierno de Alberta estimó el domingo que el fuego había consumido 161.000 hectáreas hasta el momento. La cifra era menor a una estimación previa, pero las autoridades advirtieron que el incendio podría crecer durante la noche.

El siniestro va camino a convertirse en el desastre natural más costoso en la historia de Canadá. Un analista estimó que las pérdidas aseguradas podrían superar los 9.000 millones de dólares canadienses (7.000 millones de dólares).

Fort McMurray es el centro de la región de arenas bituminosas de Canadá. Cerca de la mitad de la producción de crudo a partir de las arenas, o 1 millón de barriles por día, quedó suspendida desde el viernes, de acuerdo a cálculos de Reuters.

(1 dólar estadounidense = 1,29 dólares canadienses)

(Reporte adicional de Ethan Lou, Allison Martell, David Ljunggren y Nia Williams; escrito por Bill Rigby. Editado en español por Marion Giraldo/Patricia Avila)

reuters_tickers

 Reuters internacional