Reuters internacional

Trabajadores pasan por delante del Banco de Inglaterra en Londres, Inglaterra, el 29 de marzo de 2016. El Banco de Inglaterra dijo el miércoles que no ve una "evidencia clara" de una desaceleración brusca en la economía tras la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea, aunque cerca de un tercio de las empresas con las que habló dijo que planea frenar la contratación y la inversión. REUTERS/Toby Melville/File Photo

(reuters_tickers)

Por David Milliken

LONDRES (Reuters) - El Banco de Inglaterra dijo el miércoles que aún no ha visto señales claras de una fuerte desaceleración económica tras la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea, lo que planteó interrogantes sobre qué tan agresivamente va a actuar para impulsar la economía cuando se reúna el mes que viene.

Los agentes regionales del banco central, que hablan regularmente con las empresas, dijeron que la incertidumbre sobre los negocios aumentó notablemente, pero que la mayoría de las firmas no planea recortar las contrataciones ni la inversión.

"Hasta el momento, no hay una evidencia clara de una desaceleración aguda y general en la actividad", sostuvo la entidad en un reporte.

Un sondeo de Reuters publicado el miércoles mostró que los economistas consideran en promedio que existe un 60 por ciento de posibilidades de que la economía británica sufra una recesión el año próximo y que la mayoría prevé que el Banco de Inglaterra reduciría las tasas de interés el 4 de agosto.

Como aún no se han publicado datos duros que demuestren el impacto del "Brexit" en la economía, los inversores están atentos a cualquier señal que indique qué está pasando.

La libra esterlina se apreció casi un centavo frente al dólar debido a que el reporte del Banco de Inglaterra tuvo un tono menos pesimista que otros que han mostrado caídas en la confianza del consumidor y de las empresas.

La semana pasada, el Banco Central británico sorprendió a los mercados al mantener sin cambios las tasas de interés en vez de reducirlas a un mínimo histórico. No obstante, también dijo que la mayoría de sus integrantes aprobarían un paquete de estímulo en la reunión del 4 de agosto.

Además de un recorte de tasas, eso podría significar la reanudación de compras de bonos y otras medidas para impulsar el crédito bancario.

Este mes, el Banco de Inglaterra dijo que esperaba que la economía se desacelere con fuerza tras la decisión de Reino Unido de salir de la UE y el martes el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo su pronóstico de crecimiento para Gran Bretaña en 2017 a 1,3 por ciento desde 2,2 por ciento.

Muchas empresas dijeron al Banco de Inglaterra que estaban revisando su estrategia a la luz del resultado inesperado del referendo del 23 de junio, y cerca de un tercio estimó que recortaría las contrataciones o las inversiones en los próximos 12 meses.

(1 dólar = 0,7596 libras esterlinas)

(Reporte adicional de William Schomberg y Jemima Kelly. Editado en español por Carlos Aliaga/Patricio Abusleme)

reuters_tickers

 Reuters internacional