Reuters internacional

Combatientes rebeldes en Jubata al-Khashab, Siria, el 11 de septiembre de 2016. Un cese al fuego a nivel nacional en Siria, auspiciado por Estados Unidos y Rusia, entró en efecto a las 1600 GMT del lunes, en el segundo intento del año de parte de Washington y Moscú para detener la guerra civil que lleva más de cinco años. REUTERS/Alaa Al-Faqir

(reuters_tickers)

BEIRUT (Reuters) - Un cese al fuego a nivel nacional en Siria, auspiciado por Estados Unidos y Rusia, entró en efecto a las 1600 GMT del lunes, en el segundo intento del año de parte de Washington y Moscú para detener la guerra civil que lleva más de cinco años.

Ni el Gobierno sirio ni la constelación de grupos rebeldes que buscan derrocar al presidente Bashar al-Assad declararon públicamente que respetarían el alto el fuego, pero fuentes de ambas partes indicaron que lo harán.

Rusia, que dijo que el "cese de hostilidades" iba a comenzar a las 1600 GMT, es el principal respaldo de Assad, mientras que Estados Unidos apoya a algunos grupos rebeldes que luchan por derrocarlo, al igual que Turquía, que dio su soporte al acuerdo.

El objetivo inicial del acuerdo incluye permitir el acceso de ayuda humanitaria y el avance conjunto de Estados Unidos y Rusia contra grupos yihadistas, que no están cubiertos por el pacto.

Entre esos grupos se encuentran Estado Islámico y el Frente Nusra, ex brazo sirio de al Qaeda hasta que cambió su nombre y cortó en julio sus vínculos con al Qaeda.

(Escrito por Tom Perry; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

reuters_tickers

 Reuters internacional