Reuters internacional

SANTIAGO (Reuters) - Chile no cuenta con recursos para mejorar las pensiones más bajas, admitió el lunes el Gobierno, presionado por masivas manifestaciones contra el actual sistema que podrían escalar y marcar la agenda de la próxima elección presidencial.

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, dijo que "no existen soluciones mágicas" y por lo tanto se deben tomar todos los resguardos para no dar pasos en falso, más aún cuando la economía del mayor productor mundial de cobre atraviesa un período de crecimiento débil.

El país "no tiene fondos para hacer un aporte sustancial al sistema", dijo Valdés, quien agregó que el déficit fiscal se sitúa en torno a 3 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto.

El debate por la mejoría de las pensiones alcanzó uno de sus puntos más altos el fin de semana, cuento cientos de miles de chilenos marcharon en Santiago y en otras 40 ciudades en contra del sistema de capitalización individual que gestionan las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

La presidenta Michelle Bachelet admitió que el país tiene el desafío de asegurar que las pensiones sean justas y reconozcan la dignidad y el esfuerzo laboral de las personas.

"Esta no es una tarea corta, es una tarea larga y que va a demandar una discusión profunda y el apoyo de todos los actores de la sociedad", dijo Bachelet.

La mandataria recordó que desde el Ejecutivo se trabaja en la creación de una AFP estatal para competir en un sistema creado en la década de 1980 bajo la dictadura de Augusto Pinochet y en el que actualmente seis compañías privadas manejan más de 160.000 millones de dólares en activos.

Los detractores del sistema acusan que las pensiones entregadas por las AFP alcanzan en promedio la tercera parte de los salarios de los cotizantes y que en muchos casos terminan siendo pagos menores al sueldo mínimo.

En Chile el único sistema al cual tienen opción de afiliarse los trabajadores es el de las AFP. Sólo las fuerzas armadas y la policía tienen un régimen estatal, con beneficios muy por encima de los del resto de los ciudadanos.

El colectivo "No Más AFP" -convocante de las manifestaciones del domingo- demanda un sistema de pensiones administrado por el Estado, con financiamiento apoyado en contribuciones del empleador, el mismo fisco y el trabajador.

Mientras, los representantes de las AFP aseguran que la propuesta es "populista" y que significaría un retroceso hacia el sistema de reparto que existía en Chile antiguamente.

Aseguran además que el sistema actual es "perfectible", que los cotizantes deberían aportar una mayor cantidad de su sueldo y que la edad de jubilación debería aumentar, dadas las mayores expectativas de vida en el país.

El sociólogo de la Universidad de Santiago Cristián Parker destacó que la manifestación del domingo muestra que "estamos frente a una toma de conciencia masiva que no me cabe duda que a futuro se traducirá en mayores movilizaciones. Esto también será capitalizado desde el punto de vista político para intereses electorales".

(Reporte de Antonio De la Jara/Felipe Iturrieta; editado por Hernán García)

reuters_tickers

 Reuters internacional