Reuters internacional

Fotograma de un video que muestra una humareda saliendo del lugar de lanzamiento del cohete Falcon 9, en Cabo Cañaveral, Florida. 1 de septiembre de 2016. Una explosión destruyó el jueves un cohete Falcon 9, de la compañía SpaceX del empresario Elon Musk, y un satélite que debía poner en órbita durante una prueba rutinaria de lanzamiento en Cabo Cañaveral, Florida, dos días antes de su partida desde Estados Unidos. NASA TV/Handout via REUTERS

(reuters_tickers)

Por Irene Klotz

CABO CAÑAVERAL, EEUU (Reuters) - Una explosión destruyó el jueves un cohete Falcon 9, de la compañía SpaceX del empresario Elon Musk, y un satélite que debía poner en órbita durante una prueba rutinaria de lanzamiento en Cabo Cañaveral, Florida, dos días antes de su partida desde Estados Unidos.

SpaceX dijo que no hubo heridos, pero que una "anomalía" durante la prueba provocó la pérdida del cohete y de un satélite de comunicaciones propiedad de la firma israelí Spacecom que iba a ser utilizado por Facebook.

La explosión ocurrió en la plataforma alquilada por SpaceX en la base de la Fuerza Aérea en Cabo Cañaveral poco después de las 1300 GMT, dejando una densa columna de humo negro que se veía desde kilómetros de distancia.

Musk dijo en Twitter que la pérdida del cohete ocurrió mientras se cargaba propergol y que el problema se originó alrededor del tanque de oxígeno de la parte superior. "La causa aún se desconoce. Más (información) pronto", dijo el empresario.

No estaba claro de inmediato si la plataforma de lanzamiento de SpaceX había sufrido daños o cuál sería el impacto sobre el calendario de lanzamientos de decenas de misiones de la NASA y de satélites comerciales.

Personas en edificios a varios kilómetros de distancia escribieron en las redes sociales que sintieron la explosión y las autoridades locales dijeron que los residentes no corrían peligro.

Robin Seemangal, un periodista del diario Observer especializado en el espacio, citó a una fuente en el complejo que dijo que se sintió como si hubiera caído un rayo sobre el edificio. "Pensamos que el edificio estaba derrumbándose", escribió Seemangal en un tweet, citando a su fuente.

La explosión del jueves podría complicar la venta de Spacecom por 285 millones de dólares al grupo chino Beijing Xinwei Technology Group. Las compañías divulgaron el acuerdo la semana pasada pero dijeron que estaba sujeto al lanzamiento del satélite.

En un mensaje desde África, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, dijo que estaba profundamente decepcionado por la pérdida del satélite que, afirmó, hubiera dado la posibilidad a muchos emprendedores y demás personas de conectarse en todo el continente.

SpaceX planeaba enviar hasta nueve misiones antes de fin de año, incluyendo dos vuelos para colocar en órbita una cadena de 20 satélites para Iridium. El cohete que explotó el jueves no había volado antes.

Musk fundó SpaceX en el 2002 con el objetivo de recortar costos de lanzamiento para hacer más accesible un viaje a Marte. La compañía planea enviar su primer vuelo no tripulado al planeta rojo en el 2018 y llevar a humanos en 2024. Se espera que el empresario revele detalles sobre su programa a Marte en el Congreso Internacional de Astronáutica en Guadalajara, México, el mes próximo.

(Reporte adicional de Laila Kearney en Nueva York, escrito por Daniel Wallis, Editado en español por Patricia Avila)

reuters_tickers

 Reuters internacional