Reuters internacional

Imagen de archivo de soldados colombianos saliendo de un helicóptero al término de una operación contra rebeldes de las FARC en una base militar en Buga. 2 septiembre 2011. Las Fuerzas Armadas de Colombia fueron autorizadas por el gobierno para bombardear desde aviones y helicópteros a las bandas criminales involucradas en el narcotráfico y la minería ilegal, consideradas como la mayor amenaza para la seguridad del país sudamericano, dijo el viernes el ministro de Defensa. REUTERS/Jaime Saldarriaga

(reuters_tickers)

BOGOTÁ, 6 mayo (Reuters) - Las Fuerzas Armadas de Colombia fueron autorizadas por el gobierno para bombardear desde aviones y helicópteros a las bandas criminales involucradas en el narcotráfico y la minería ilegal, consideradas como la mayor amenaza para la seguridad del país sudamericano, dijo el viernes el ministro de Defensa.

Las autoridades reconocen la existencia de tres grandes bandas criminales con más de 3.000 combatientes, en su mayoría antiguos miembros de escuadrones paramilitares de ultraderecha que se desmovilizaron en medio de una negociación de paz.

"La norma permite la aplicación de toda la fuerza del Estado, sin excepción, a los grupos armados organizados, a las mafias más poderosas, a las que tengan mayor capacidad hostil contra las instituciones y la población, a quienes tengan campamentos, armas largas, uniformes y presencia en el territorio", dijo el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

Una norma jurídica impedía a las fuerzas militares realizar bombardeos y otras acciones ofensivas de gran envergadura contra las bandas criminales porque no estaba comprobado su poder bélico, como el uso de armas de largo alcance.

Los bombardeos han sido el arma más letal en la lucha del Estado contra las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN), logrando abatir a importantes comandantes rebeldes.

Actualmente, los bombardeos contra las FARC están suspendidos como parte de la negociación de paz con el gobierno para acabar con un conflicto interno de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos y millones de desplazados.

Estados Unidos, el principal aliado de Colombia en la lucha contra el narcotráfico y los grupos armados ilegales, apoyará a las autoridades del país sudamericano con inteligencia para combatir las bandas criminales.

El presidente Juan Manuel Santos descartó esta semana una negociación de paz con esas organizaciones y dijo que la única opción que tienen es el sometimiento a la justicia.

(Reporte de Luis Jaime Acosta; editado por carlos Serrano)

reuters_tickers

 Reuters internacional