Reuters internacional

Por Luis Jaime Acosta

BOGOTÁ (Reuters) - Una alta corte de Colombia declaró el lunes ajustado a la Constitución un plebiscito para legitimar popularmente los acuerdos de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC, que buscan poner fin al conflicto armado más antiguo de América Latina.

El Congreso aprobó en diciembre un proyecto de ley que autoriza al presidente Juan Manuel Santos a convocar un plebiscito para refrendar los acuerdos de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La decisión de la Corte Constitucional es trascendental porque define el mecanismo para apoyar o rechazar los acuerdos para terminar la confrontación de más de medio siglo que ha dejado unos 220.000 muertos, es de cumplimiento obligatorio y porque las dos partes se comprometieron a acatarla.

La Corte Constitucional avaló que para que el plebiscito sea aprobado se necesita un umbral mínimo de un 13 por ciento del censo electoral a favor. De acuerdo con la autoridad electoral, más de 33 millones de los 48,7 millones de habitantes de Colombia están habilitados para participar.

Es decir, se requieren al menos unos 4,3 millones de votos a favor del "sí" para que los acuerdos que logren el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC reciban el respaldo popular.

"El umbral aprobatorio del 13 por ciento del censo electoral se consideró constitucional, porque la Constitución no prevé un umbral para el plebiscito y porque resulta razonable en términos del principio democrático", dijo en conferencia de prensa la presidenta de la corte, María Victoria Calle.

El fallo de la corte establece que el presidente puede convocar al plebiscito después de que se firme el acuerdo de paz y que esta figura tiene carácter vinculante para Santos, es decir que si triunfa el "sí", debe hacer los cambios legales y constitucionales necesarios para cumplir el acuerdo de paz.

El presidente celebró la decisión de la Corte Constitucional e invitó a los colombianos a aprobar los acuerdos en las urnas.

"Será un momento histórico, verdaderamente histórico, en el que tendremos la oportunidad y la responsabilidad de hacer sentir nuestra voz, porque lo que está en juego es de enorme importancia", dijo en una alocución por radio y televisión.

"Probablemente es la decisión de voto más importante que cada uno de nosotros tendrá que tomar en toda su vida. Con el visto bueno que dio la Corte Constitucional, lo que nos falta es terminar de discutir y acordar, a la mayor brevedad, los temas que están pendientes y entonces, solo entonces, podremos afirmar que todo está acordado", precisó el mandatario.

El Gobierno y las FARC firmaron hace casi un mes un cese del fuego bilateral, un histórico pacto que los dejó a un paso de un acuerdo de paz definitivo.

Las partes iniciaron a finales del 2012 una negociación de paz en Cuba en la que han logrado acuerdos para dar acceso a la tierra a los campesinos pobres, la transformación de la guerrilla en un partido político y sobre justicia, lucha contra el narcotráfico, desminado y búsqueda de desaparecidos.

Pero aún están pendientes temas relacionados con los mecanismos de implementación de los acuerdos.

(Reporte de Luis Jaime Acosta; Editado por Ricardo Figueroa)

reuters_tickers

 Reuters internacional