Por Diego Oré y Anthony Esposito

CIUDAD DE MÉXICO, 24 mayo (Reuters) - Fuertes recortes presupuestarios del gobierno de México están causando retrasos en cirugías de niños, recortes en pruebas a pacientes y despidos, dijeron el viernes directores de hospitales, provocando descontento hacia las medidas ordenadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al presentar su primer presupuesto en diciembre, el gobierno recortó duramente los gastos, alegando el combate a la corrupción y la necesidad de financiar programas de bienestar centralizados, así como honrar sus promesas de austeridad durante la campaña.

Los recortes han afectado al sistema de salud, así como también a albergues de inmigrantes y para víctimas de la violencia doméstica.

El hospital público Federico Gómez, en la céntrica colonia Doctores de Ciudad de México, tendrá que recortar su suministro de anestesia y óxido nítrico a la mitad a partir del 1 de junio, de acuerdo con un documento presentado a legisladores mexicanos por al menos 11 instituciones de salud pública, y visto por Reuters el viernes.

"Ya hemos tenido que cancelar algunas (cirugías)", dijo el director del hospital, Jaime Nieto. Agregó que el 50% de las cirugías serán demoradas y que alrededor de 180 enfermeras y técnicos que trabajaban como tercerizados han sido despedidos.

"Ya nos estamos preparando (...) para reducir anestesia y estudios especiales porque no tendremos la capacidad para pagarlo", agregó Nieto, un cirujano pediatra.

El óxido nítrico es clave para salvar vidas de recién nacidos con hipertensión pulmonar, de acuerdo al documento.

El texto cita problemas inminentes incluyendo restricciones en transplantes, fallas de equipo médico y recortes de personal que podrían golpear a los hospitales a menos que los recortes sean suspendidos pronto. Muchos de los recortes parecen estar enfocados a limitar contrataciones tercerizadas y servicios externos.

El jueves, el presidente admitió que había problemas con el suministro de medicinas pero dijo que había sido peor en el pasado, y que las dificultades estaban ocurriendo porque su gobierno estaba destapando la corrupción en el sistema de salud.

La secretaría de Hacienda no respondió de inmediato a solicitudes de comentarios.

El sistema de salud de México ha sufrido a causa de falta de fondos antes del gobierno de López Obrador, pero los problemas de escasez parecen haberse vuelto más relevantes luego de los nuevos recortes presupuestales.

Germán Martínez, el director del Instituto Mexicano de los Seguros Sociales (IMSS), el mayor sistema de salud pública del país, renunció a su puesto el martes, una de las primeras bajas de la administración de López Obrador.

En su carta de renuncia, el exfuncionario criticó a la secretaría de Hacienda, acusándola de presionar al IMSS para recortar gastos y personal.

LO PEOR EN 40 AÑOS

Inés Hernández, una enfermera en el hospital infantil Federico Gómez, se quejó el viernes acerca de la escasez de medicinas y suministros quirúrgicos, y agregó que sólo se está sacando la basura una vez al día. "Primera vez en casi 40 años que tengo aquí que pasa esto".

En la entrada del hospital, al lado de una pancarta colgada por el personal disculpándose por las deficiencias causadas por el ajuste, Ana María Arias dijo que los recortes están poniendo en riesgo la vida de su nieto de 5 años, que llevaba 24 días hospitalizado luego de un ataque epiléptico.

"No hay presupuesto, son pocos enfermeros para la cantidad de niños que tienen arriba (...) hay medicamentos que mi niño necesita y no hay aquí. Hemos tenido que comprarlos", dijo.

Acusó al presidente de no saber gobernar. "Se le está yendo todo de las manos (...) Está bien que se busque la austeridad, pero no que haya muertos", afirmó.

La crisis ha dominado las noticias en la prensa nacional. El viernes, el diario El Universal titulaba con "Hospitales del país, con dinero para dos meses", mientras que El Financiero decía "Fuerte reclamo a SHCP (Hacienda) por fondos que no llegan a hospitales".

Durante su diaria conferencia de prensa matutina, el presidente buscó culpar a los medios de comunicación de hacer "propaganda" en su contra por los reportes de doctores y enfermeras despedidos.

"No se está despidiendo a nadie, a nadie", afirmó. "Es propaganda, es para afectarnos. Ya ven cómo es el hampa del periodismo, no todos desde luego, no todos, no, no, no, pero en el hampa del periodismo se usa mucho que la calumnia cuando no mancha, tizna".

(Con reporte adicional de Miguel Angel Gutiérrez, Traducido por Tomás Sarmiento)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes