Reuters internacional

En la imagen, el ministro del Interior de Paraguay (segundo a la derecha) conversa con la policía y miembros del Ejército en un puesto policial en una región afectada por ataques del grupo de izquierda EPP, en Tuacati, Provincia de Concepción, Paraguay. 20 de agosto, 2013. Una emboscada contra una patrulla de las fuerzas de seguridad dejó ocho militares muertos en el norte de Paraguay, donde opera el grupo armado EPP, informaron el sábado medios locales. REUTERS/Gabriel Benitez

(reuters_tickers)

ASUNCIÓN (Reuters) - Una emboscada contra una patrulla de las fuerzas de seguridad dejó ocho militares muertos en el norte de Paraguay, donde opera el grupo armado EPP, informaron el sábado fuentes oficiales.

Los fallecidos eran integrantes de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) creada por el Gobierno en el 2013 para combatir al Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), un pequeño grupo de izquierda que mantiene secuestradas a tres personas y aspira a convertirse en una guerrilla similar a las FARC de Colombia.

Un comunicado de la FTC, divulgado por el Ministerio del Interior, confirmó la identidad de los fallecidos en el ataque que ocurrió en una localidad rural del departamento de Concepción -a unos 450 kilómetros al norte de Asunción- considerada de influencia del grupo.

"Siendo aproximadamente las 09.00 de esta mañana una patrulla de rutina de la Fuerza de Tarea Conjunta fue objeto de un atentado en un camino vecinal del distrito de Arroyito (...) los atacantes detonaron explosivos al paso del camión y luego perpetraron el cobarde ataque armado sobre los uniformados heridos", dijo el documento, divulgado por redes sociales.

"Expresamos nuestras sinceras condolencias a las familias de los caídos en el cumplimiento del deber y reafirmamos el compromiso del Gobierno Nacional en no claudicar en el combate contra estos terroristas, hasta su eliminación total", agregó.

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, dijo horas antes a una radioemisora local que por las características del ataque podría tratarse de una acción del EPP.

    "La experiencia nos dice que estos criminales terroristas (el EPP) generalmente atacan colocando artefactos explosivos para ser activados al paso de vehículos. Es muy probable que sea lo que haya ocurrido", dijo de Vargas.

El EPP es señalado por las autoridades como responsable de asesinatos de policías y civiles, secuestros y numerosos ataques a comisarías y estancias ocurridos en más de una década en la región norte, donde coexisten campesinos pobres, haciendas ganaderas y cultivos ilegales de marihuana. 

     Actualmente el grupo mantiene secuestrados a un agente policial -desde hace más de dos años-, a un colono menonita -desde hace más de un año-, y a un joven menonita de 17 años que fue capturado hace un mes cuando trabajaba en una propiedad rural.

Medios locales destacaron el atentado del sábado como la acción del grupo armado que ha dejado mayor cantidad de víctimas, seguido por un ataque en el que fallecieron 5 personas en el 2013.

El ataque ocurre en momentos que políticos de la oposición promueven la derogación de la ley que creó la FTC argumentando que han obtenido escasos resultados en el combate al EPP. Una iniciativa rechazada por el Gobierno y gremios de industriales y ganaderos que trabajan en la zona norte del país.

(Reporte de Mariel Cristaldo. Editado por Marion Giraldo)

reuters_tickers

 Reuters internacional