Reuters internacional

Manifestantes gritan a miembros de la Guardia Nacional de Venezuela durante manifestaciones en Caracas. 2 de junio 2016. Las fuerzas de seguridad de Venezuela lanzaron el jueves gases lacrimógenos para detener el paso de cientos de manifestantes que protestaban por la escasez de alimentos al grito de "queremos comida", a pocas cuadras del palacio presidencial. REUTERS/Marco Bello

(reuters_tickers)

CARACAS (Reuters) - Las fuerzas de seguridad de Venezuela lanzaron el jueves gases lacrimógenos para detener el paso de cientos de manifestantes que protestaban por la escasez de alimentos al grito de "queremos comida", a pocas cuadras del palacio presidencial.

Policías y militares impidieron que los manifestantes, que reclamaban por las fallas en la distribución de alimentos en supermercados cercanos, se mantuvieran en la avenida que conduce al Palacio de Miraflores, una zona habitualmente pro oficialista, dijeron testigos a Reuters.

Mientras la gente reclamaba en las calles, se inició una marcha de indígenas que fue recibida en la tarde del martes en el Palacio de Miraflores por el presidente Nicolás Maduro, cuya popularidad está en mínimos por la grave situación de Venezuela, que enfrenta una inflación de tres dígitos, recesión económica y escasez de bienes de primera necesidad.

La repentina protesta, inusual en la zona por la fuerte presencia de seguridad, ocurrió luego que centenares de personas, que aguardaban por largas horas en enormes filas frente a tiendas, no pudieron conseguir productos.

"Estoy aquí desde las ocho de la mañana. No hay más comida en los abastos y supermercados", dijo una señora que se reservó su nombre ante las cámaras de un canal local. "Estamos pasando hambre, estamos cansados".

Varios periodistas denunciaron que, en medio de la caótica protesta donde los manifestantes gritaban "queremos comida", grupos se acercaron al lugar y les quitaron a mano armada sus celulares y cámaras.

El alcalde de la zona, Jorge Rodríguez, responsabilizó a grupos de oposición por los hechos violentos en el centro de la ciudad y afirmó en la televisora estatal VTV que la situación había sido controlada por las fuerzas policiales.

El gobierno socialista de Maduro ha denunciado ser víctima de una "guerra económica" de opositores y empresarios para reducir el suministro de productos básicos y así incrementar el descontento de la población, con el fin de desbancarlo.

La oposición, por su parte, niega las acusaciones y acusa a Maduro de ser el principal responsable de la crisis económica que azota al país miembro de la OPEP, que se ha agudizado por el derrumbe de los precios del crudo.

"Sabemos que este mes ha sido muy crítico (por la escasez), ha sido el mes más bajo en oferta de productos y por eso la angustia de la familia", reconoció el vicepresidente económico, Miguel Pérez, en una entrevista a una radio local el jueves.

"Pero nosotros le garantizamos que en las próximas semanas esa tendencia va a mejorar", añadió.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, solicitó el martes una votación del organismo para determinar si en Venezuela hay una alteración del orden constitucional que afecte la democracia.

(Reporte de Redacción Caracas; Escrito por Corina Pons; Editado por Silene Ramírez)

reuters_tickers

 Reuters internacional