Reuters internacional

Oficiales de la policía antidisturbios detienen a una persona durante los enfrentamientos con partidarios opositores, durante una amrcha en demanda de un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, en Caracas, Venezuela. 18 de mayo de 2016. Las fuerzas de seguridad de Venezuela reprimieron el miércoles con gases lacrimógenos una marcha opositora que pretendía llegar a la sede del árbitro electoral en Caracas para exigir la activación de un referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro. REUTERS/Marco Bello

(reuters_tickers)

Por Alexandra Ulmer y Diego Oré

CARACAS, 18 mayo (Reuters) - Las fuerzas de seguridad de Venezuela reprimieron el miércoles con gases lacrimógenos una marcha opositora que pretendía llegar a la sede del árbitro electoral en Caracas para exigir la activación de un referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

Por tercera vez en una semana, miles de partidarios de la oposición marcharon a las sedes regionales del Consejo Nacional Electoral (CNE) pero, en la capital, un fuerte contingente policial les impidió llegar. Testigos de Reuters y medios de comunicación reportaron que un puñado de manifestantes fueron detenidos por miembros de la Policía Nacional Bolivariana.

El alcalde del principal municipio de la capital, Jorge Rodríguez, defendió la acción de los uniformados, diciendo que bloquearon la movilización para evitar actos de violencia de la "derecha".

"Los guardias y la policía nos tiraron gas pimienta. Estábamos tratando de llegar al CNE", dijo Alfredo González, de 76 años, quien se cubría la boca con un pañuelo tras forcejear con las fuerzas se seguridad. "Tienen miedo, la gente está cansada, tenemos hambre".

A pocos metros de los opositores, que hasta la tarde hicieron intentos para romper el cordón de los uniformados, se reunieron cientos de seguidores del Gobierno socialista de Maduro.

Al final de la concentración, un grupo de manifestantes atacó con palos y piedras a un puñado de policías antimotín, según imágenes de la televisora oficial. Rodríguez, un cercano aliado de Maduro, dijo que a su paso, opositores atacaron la residencia de una universidad pública y provocaron destrozos.

"La guardia impidió lo que pudo ser una muy grave tragedia (...) Por eso impedimos que llegaran al centro de la ciudad", dijo, agregando que denunciarán ante la fiscalía a los convocantes de la marcha, entre ellos, el líder opositor Henrique Capriles y el presidente del Legislativo, Henry Ramos.

La coalición de partidos de oposición, Mesa de la Unidad Democrática (MUD), acusa al CNE de querer dilatar el revocatorio, ya que si se realiza el próximo año, la Constitución establece que sería el vicepresidente quien concluiría el mandato y no se celebrarían nuevas elecciones.

El miércoles de la semana pasada, una marcha de la oposición no pudo llegar a la sede del CNE en Caracas tras ser bloqueada por las fuerzas de seguridad. El sábado, miles de disconformes con el Gobierno también salieron a las calles.

"REVOCATORIO A GRITOS"

La oposición busca revocar el mandato de Maduro, que termina en 2019, por considerarlo el principal responsable de la crisis económica que sufre Venezuela, con la inflación más alta del mundo, recesión y escasez de bienes básicos.

"No estamos viviendo, estamos sobreviviendo", dijo Manuela Borregales, un ama de casa de Punto Fijo, en el oeste del país. "Es lamentable que, como madre de familia, te levantes cada día sin saber cómo alimentar a tus hijos (...) Venezuela está pidiendo el revocatorio a gritos".

A principios de mayo, la MUD presentó 1,85 millones de firmas con las que busca activar el revocatorio. Según el reglamento, el CNE tenía cinco días para revisar las planillas, pero una de las rectoras sugirió que el árbitro tiene hasta un mes para la verificación.

Miembros del oficialismo han dicho, en repetidas oportunidades, que este año no habrá revocatorio y que la MUD presentó firmas falsas, incluso de personas fallecidas.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo el miércoles que estaba "profundamente preocupado" por los reportes de represión a manifestantes pacíficos en el país petrolero.

"Creemos que es hora de que los líderes de Venezuela escuchen al pueblo, sus voces, e intenten trabajar, juntos, de manera pacífica, para resolver estos asuntos", dijo el vocero del Departamento, John Kirby.

La Constitución venezolana permite revocar el mandato del Presidente transcurrida la mitad de su período.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, emitió un comunicado el miércoles exigiendo a Maduro la realización del referéndum revocatorio este año.

"Negar la consulta al pueblo, negarle la posibilidad de decidir, te transforma en un dictadorzuelo más, como los tantos que ha tenido el continente", le dijo Almagro. "Traicionas a tu pueblo y (...) traicionas el principio más sagrado de la política, que es someterte al escrutinio de tu pueblo".

(Escrito por Diego Oré; Reporte adicional de Efraín Otero, Daniel Kai y Carlos García en Caracas, Mircely Guanipa en Punto Fijo y David Alexander en Washington; Editado por Silene Ramírez)

reuters_tickers

 Reuters internacional