Reuters internacional

El presidente de la República Checa, Milos Zeman, durante una sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, Estados Unidos. 29 de septiembre de 2015. El presidente checo, Milos Zeman, propuso que su país celebre un referendo para decidir sobre su permanencia en la Unión Europea y en la alianza militar OTAN, luego de la decisión tomada por los británicos de abandonar el bloque. REUTERS/Eduardo Munoz

(reuters_tickers)

PRAGA (Reuters) - El presidente checo, Milos Zeman, propuso que su país celebre un referendo sobre su permanencia en la Unión Europea y en la alianza militar OTAN, luego de la decisión tomada por los británicos de abandonar el bloque, una sugerencia que fue rápidamente rechazada por el Gobierno.

Zeman, que dijo el jueves que apoyaría la permanencia de República Checa en ambas organizaciones, no tiene autoridad para convocar a un referéndum, pero es un líder muy influyente en un país con un gran número de votantes escépticos hacia la UE y que se unió al bloque en 2004.

"No estoy de acuerdo con los partidarios de salir de la Unión Europea", dijo Zeman a Czech Radio la noche del jueves en la ciudad de Velke Mezirici, donde se reunió con un grupo de ciudadanos.

"Pero haré todo lo posible para que tengan un referéndum y puedan así expresarse. Y lo mismo pasará con una eventual salida de la OTAN", añadió el presidente de centroizquierda.

La decisión del Reino Unido de abandonar la UE alentó a grupos escépticos de la UE en todo Europa y generó preocupación de que otros países miembros consideren seguir sus pasos.

El Gobierno checo respondió rápidamente a la sugerencia de Zeman. "La membresía en estas organizaciones es una garantía de estabilidad y seguridad", dijo en un comunicado el portavoz del primer ministro Bohuslav Sobotka.

"El Gobierno no está considerando tomar ninguna medida que ponga en duda, de ninguna manera, nuestra membresía y la orientación de larga data en la política exterior de República Checa. Por lo tanto, no prevemos ningún referendo", agregó.

Un referendo requeriría una enmienda constitucional que estipule que la parte ganadora debe tener un mínimo del 60 por ciento de los votos en ambas cámaras del Parlamento, un margen altamente improbable en la actual asamblea.

(Reporte de Jason Hovet y Jan Lopatka. Editado en español por Marion Giraldo, Ana Vicario y Lucila Sigal)

reuters_tickers

 Reuters internacional