Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen, un logo de Google reflejado en unas gafas, el 30 de mayo de 2014. Google se comprometió el martes a incrementar el personal y reformular sus políticas para tener un mejor control de sus operaciones, después de que varias empresas dejaron de trabajar con el gigante de Internet por no poder mantener los avisos publicitarios fuera de videos que promueven el odio. REUTERS/Francois Lenoir/

(reuters_tickers)

Por Kate Holton

LONDRES (Reuters) - Google se comprometió el martes a incrementar el personal y reformular sus políticas para tener un mejor control de sus operaciones, después de que varias empresas dejaron de trabajar con el gigante de Internet por no poder mantener los avisos publicitarios fuera de videos que promueven el odio.

Google ha estado en el centro de un escándalo en Gran Bretaña en los últimos días después de que grandes compañías, desde supermercados a bancos y grupos de consumidores, retiraron los avisos publicitarios de su sitio YouTube tras aparecer junto a videos con mensajes homofóbicos y antisemitas.

Google, del grupo Alphabet, inició una investigación del problema el viernes, pidió disculpas el lunes y el martes informó que reformuló sus políticas para dar más control a los anunciantes.

La empresa, que dijo que le es difícil monitorizar las 400 horas de video que los usuarios suben a YouTube por minuto, afirmó que contratará a mucho más personal y acelerará el proceso de retirar avisos desde contenidos odiosos u ofensivos que ataquen a la gente sobre la base de su religión o género.

"Creemos que la combinación de estas nuevas políticas y controles fortalecerán significativamente nuestra capacidad para ayudar a los anunciantes a llegar a audiencias a escala, al tiempo que respeten sus valores", comentó en un blog el jefe de negocios de Google, Philipp Schindler.

Gran Bretaña es el mayor mercado de Google fuera de Estados Unidos y en 2016 generó 7.800 millones de dólares principalmente por publicidad, o casi un 9 por ciento de los ingresos del gigante estadounidense.

Google afirmó que el equipo de YouTube está contemplando un cambio de sus orientaciones existentes respecto a qué contenido debe ser permitido en la plataforma y sobre dar más visibilidad a anunciantes y agencias para que puedan ver dónde están apareciendo sus anuncios.

Analistas sostienen que el escándalo podría beneficiar a medios editoriales tradicionales, como periódicos y emisoras, que pueden promover sus servicios como una plataforma confiable y segura online.

(Editado en español por Patricio Abusleme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters