Reuters internacional

Empleados sindicalizados de la petrolera francesa Total, parados frente a una barricada que bloquea la entrada a depósitos cerca de la refinería de Donges. 19 de mayo de 2016. La petrolera francesa Total detuvo la producción en tres refinerías del país por las protestas contra una reforma a la ley laboral que incluyeron el bloqueo de depósitos y de estaciones de servicio, dijo el sábado la asociación de la industria UFIP. REUTERS/Stephane Mahe

(reuters_tickers)

PARÍS, 21 mayo (Reuters) - Cientos de gasolineras enfrentaban desabastecimiento el sábado en Francia, por protestas contra una reforma a la ley laboral que provocaron un descenso en la producción de las refinerías y bloqueos que complicaron el suministro de combustible, generando pánico entre los consumidores.

Francia se ha visto afectada por una ola de huelgas en los últimos días, después de que el Gobierno del presidente socialista Francois Hollande optó por aprobar sin votación unas impopulares reformas al mercado laboral a través de la Cámara baja del Parlamento.

La empresa Total tuvo que detener su producción en tres refinerías -Donges, Feyzin y Normandy-, mientras que los envíos desde Grandpuits fueron bloqueados por manifestantes, obligando a reducir la producción, dijo la asociación de la industria UFIP.

La quinta refinería, La Mede, operaba con normalidad. Además, tres de los nueve depósitos de Total fueron bloqueados por manifestantes.

Las noticias sobre la escasez de combustible y bloqueos hicieron que los conductores acudieran en masa a las estaciones de servicio, sobre todo en el noroeste de Francia, donde están localizadas las refinerías, para llenar sus tanques como medida de precaución.

UFIP afirmó que 317 de las 2.200 estaciones de servicio de Total en Francia se quedaron sin combustible de manera parcial o total el sábado. La compañía gestiona casi una de cada cinco gasolineras en el país. Las estaciones de Shell y Eni no estaban sufriendo interrupciones, indicó UFIP.

Varios departamentos del noroeste impusieron restricciones a los consumidores, limitando la cantidad de combustible que puede cargar cada vehículo o prohibiendo llenar bidones.

"No es necesario entrar en pánico", dijo una portavoz de UFIP. "Tenemos los productos, las refinerías están operando a pesar de que el flujo se haya visto reducido a veces. El problema es desplazarse, no habrá escasez en el futuro inmediato".

(Reporte de Sybille de La Hamaide y Bate Felix; editado en español por Ana Laura Mitidieri y Carlos Serrano)

reuters_tickers

 Reuters internacional