Reuters internacional

Soccorristas cerca de los restos de la aeronave tipo Bae Avro RJ85 que transportaba a Medellín al equipo brasileño de fútbol Chapecoense, nov 29, 2016. Un avión que transportaba a los integrantes del club de fútbol Chapecoense de Brasil para jugar el partido más importante de su historia se estrelló en una zona montañosa del noroeste de Colombia y 75 de sus 81 ocupantes murieron, en el accidente aéreo más grave en el país andino desde hace más de dos décadas. REUTERS/Fredy Builes

(reuters_tickers)

Por Julia Symmes Cobb

MEDELLÍN, Colombia (Reuters) - Forenses identificaron el miércoles a las primeras 45 personas de las 71 que murieron al estrellarse en Colombia el avión con el equipo de fútbol Chapecoense de Brasil, mientras que grabaciones revelaron que el piloto reportó emergencia por falta de combustible y pidió desesperadamente permiso para aterrizar.

La tragedia aérea es la peor en Colombia en más de dos décadas y la más grave en la historia del fútbol brasileño.

Sólo seis de los 77 ocupantes -tres jugadores, un periodista y dos miembros de la tripulación- sobrevivieron al accidente ocurrido la noche del lunes, cuando el avión se estrelló en una zona montañosa del noroeste de Colombia camino hacia Medellín.

Una grabación entre el piloto y la torre de control del aeropuerto José María Córdova, divulgada el miércoles en redes sociales y cuya autenticidad fue confirmada por la Aeronáutica colombiana, reveló que el avión se declaró en emergencia por falta de combustible y una falla eléctrica.

"Tenemos una emergencia de combustible señorita, por eso le pido de una vez curso final. Solicito descenso inmediato. Lamia 2933 está en falla eléctrica total, sin combustible, vectores, vectores", dijo el piloto antes del siniestro, se escucha en la grabación divulgada en varios medios de comunicación.

Una de las principales hipótesis de las investigaciones en desarrollo es que el avión British Aerospace Avro RJ85 se quedó sin combustible y que la tripulación intentó aterrizar, pero se estrelló a 17 kilómetros de la pista. La aeronave no explotó ni se incendió y en el lugar del impacto no se encontraron residuos de combustible.

Juan Sebastián Upegüi, miembro de la tripulación de un avión de la aerolínea Avianca que estaba próximo a aterrizar en el momento del siniestro, relató a sus amigos por WhatsApp que el piloto de la aeronave que se estrelló alcanzó a declararse en emergencia por falta de combustible.

"Le dijo a la controladora: 'solicitamos prioridad para proceder a la pista, solicitamos prioridad para pasar a localizador, tenemos problemas de combustible'", contó en la conversación personal que se hizo viral y cuya autenticidad fue confirmada por Avianca, pese a que la aerolínea dejó claro que no forma parte de la investigación ni representa a la empresa.

Upegüi aseguró en el audio que la tripulación del avión que se estrelló se lanzó en busca de la pista, luego de que se declaró en emergencia, aunque fracasó en el intento.

"Nosotros vimos incluso las luces del avión cuando pasó bajando. Cuando empezó a bajar se declaró en emergencia, que tenía problema de combustible. Luego dijo 'tenemos falla total eléctrica, vectores para proceder a la pista, ayuda, vectores para proceder a la pista' (...) y ahí se paró todo", relató al revelar que lloró por el desenlace fatal.

Un avión de otra aerolínea se declaró en emergencia antes y por esa razón la torre de control no procedió a autorizar el inmediato aterrizaje del British Aerospace Avro RJ85 que sobrevoló en círculo algunos minutos a la espera del permiso.

SOBREVIVIENTES SIGUEN HOSPITALIZADOS

El accidente destruyó el sueño de un club que se volvió un ejemplo de éxito en Brasil y que aspiraba a dar el primer paso para ganar la final de la Copa Sudamericana, frente a Atlético Nacional de Colombia en Medellín.

Los sobrevivientes son atendidos en hospitales locales. De los jugadores, el arquero suplente Jackson Follmann es el que está más grave, se recupera de la amputación de su pierna derecha y la otra con posibilidad de que se tenga que cortar un pie, informó el club Chapecoense.

El zaguero Helio Neto permanece en cuidados intensivos con traumas severos en el cráneo, tórax y pulmones. El lateral Alan Ruschel, quien juega en la misma posición, fue sometido a una operación de columna y tiene movimiento normal en los miembros superiores e inferiores, remarcó el club.

Por su parte, el periodista Rafael Henzel sufrió un trauma torácico y una fractura en una pierna. Los dos tripulantes bolivianos rescatados con vida están fuera de peligro.

Las labores de identificación se hacen en la ciudad de Medellín con huellas dactilares y los cuerpos serán repatriados a Brasil y Bolivia, los países de origen de las víctimas.

Investigadores de Brasil llegaron para sumarse a sus pares colombianos en la revisión de las dos cajas negras del avión de la aerolínea Lamia, que fueron localizadas en el lugar del accidente, la ladera de una montaña del municipio de La Unión.

Bolivia, sede Lamia, y Reino Unido también enviaron a expertos para colaborar en la investigación; mientras que la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos dijo que apoya a Colombia para aclarar las causas del siniestro.

HOMENAJES

Brasil declaró tres días de duelo y grandes figuras del fútbol mundial desde Lionel Messi a Pelé enviaron sus condolencias. El Papa Francisco se unió a los pésames.

El club colombiano Atlético Nacional pidió al máximo organismo rector del fútbol regional que entregue el título de la Copa Sudamericana a Chapecoense como un homenaje póstumo.

Miles de seguidores del Nacional con prendas, flores y globos blancos se reunieron el miércoles en el estadio Atanasio Girardot a rendir un homenaje póstumo al que debió ser su rival.

Esta es la peor tragedia aérea en la historia reciente de Colombia, desde que en diciembre de 1995 más de 160 ocupantes de un avión de la aerolínea American Airlines murieron al estrellarse en una zona montañosa cerca de la ciudad de Cali, en el suroeste del país.

(Escrito y con reporte adicional de Luis Jaime Acosta en Bogotá. Editado en español por Carlos Aliaga, Ana Laura Mitidieri y Silene Ramírez)

reuters_tickers

 Reuters internacional