Reuters internacional

En la imagen, Lagarde en una rueda de prensa en un seminario sonbre arquitectura financiera internacional en Paris, Francia, el 31 de marzo 2016. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, reiteró el martes sus llamados a favor de una acción más decidida de las economías del mundo para impulsar el crecimiento, advirtiendo que los riesgos a la baja están aumentando. REUTERS/Jacky Naegelen

(reuters_tickers)

FRÁNCFORT (Reuters) - La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, reiteró el martes sus llamados a favor de una acción más decidida de las economías del mundo para impulsar el crecimiento, advirtiendo que los riesgos a la baja están aumentando.

En un discurso en la Universidad Goethe de Fráncfort, Lagarde prescribió medidas específicos, incluyendo que Estados Unidos eleve su salario mínimo, que Europa mejore la capacitación para el trabajo y que las economías emergentes reduzcan los subsidios a los combustibles y aumenten el gasto social.

Ella dijo que la recuperación de la crisis financiera mundial 2007-2009 "sigue siendo demasiado lenta, demasiado frágil y los riesgos para su durabilidad están aumentando".

"Qué quede claro: Estamos en estado de alerta, no de alarma. Ha habido una pérdida de impulso del crecimiento", dijo Lagarde en sus declaraciones preparadas.

"Sin embargo, si las autoridades pueden hacer frente a los retos y actuar juntas, los efectos positivos sobre la confianza global -y la economía mundial- serán sustanciales", agregó.

Sus declaraciones se producen menos de dos semanas antes de que ministros, banqueros centrales y otros políticos de 188 países miembros del FMI se reúnan en Washington para las Reuniones de Primavera del Fondo y del Banco Mundial, donde se evaluará la salud de la economía mundial.

Si bien la recuperación de Estados Unidos ha ganado impulso y algunos mercados emergentes como México han obtenido buenos resultados, el FMI advierte que la expansión en Europa y Japón ha sido una gran decepción.

Sumado a ésto, la desaceleración del crecimiento en China ha dañado a los países productores de petróleo y exportadores de materias primas, incluyendo Brasil y Rusia. Para contrarrestar los vientos en contra, Lagarde pidió acelerar las reformas económicas estructurales, aumentar el apoyo fiscal y continuar la política monetaria acomodaticia.

(Reporte de David Lawder en Washington. Editado en español por Carlos Aliaga)

reuters_tickers

 Reuters internacional