Reuters internacional

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, en una rueda de prensa en Ciudad de México, nov 9, 2016. El jefe del banco central de México, Agustín Carstens, dejará su cargo en julio del 2017 para ocupar la gerencia general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) a partir de octubre de ese año, dijo el jueves un portavoz de la entidad monetaria local. REUTERS/Edgard Garrido

(reuters_tickers)

Por Ana Isabel Martinez

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) - El jefe del banco central de México dejará el cargo en julio del 2017 en momentos de incertidumbre y volatilidad por las políticas que podría adoptar el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, cuando llegue a la Casa Blanca en enero.

Agustín Carstens, quien había sido ratificado en 2015 para un segundo período al frente de la autoridad monetaria hasta 2021, comenzará a trabajar en octubre en la gerencia general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés).

El respetado banquero dijo que decidió aceptar el nuevo cargo con "sentimientos encontrados" y negó que su salida esté relacionada con desencuentros con Hacienda o que busque saltar del barco cuando la situación económica luce más compleja.

"De ninguna manera se debe leer mi salida a una reacción de mi parte a una situación coyuntural o a algún supuesto desencuentro con la Secretaría de Hacienda o con el Gobierno Federal. No hay nada de eso", dijo en una conferencia de prensa.

El anuncio fue recibido con una caída del peso mexicano del 1.4 por ciento, lo que Carstens consideró que fue una exagerada reacción inicial. La divisa luego recortó pérdidas y cotizaba en 20.73 unidades por dólar.

"Aquí, lamentablemente, los tiempos no los marco yo, no los marca México", dijo en rueda de prensa Carstens, al explicar que el BIS fue quien decidió los plazos.

Aunque hacía días que en columnas y círculos financieros se especulaba con la salida del funcionario, el momento del anuncio oficial sorprendió a muchos, aún más en medio de la alta volatilidad que genera la asunción de Trump el 20 de enero.

"La incertidumbre tras la renuncia de Carstens será limitada, siempre y cuando se presente un candidato a ocupar el cargo de Gobernador de Banxico que sea reconocido por su trayectoria y que sea visto como alguien capaz de conducir una política monetaria apegada al mandato único de estabilidad de precios", dijo Gabriela Siller, analista de Banco Base.

SUSTITUTO "ESBELTO"

Antes el jueves, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, dijo que aún no se ha iniciado la búsqueda del sustituto de Carstens, que debe ser nombrado por el presidente Enrique Peña Nieto, pero aseguró que habrá una transición ordenada.

La ley del banco estipula que en caso de que quede vacante el puesto de gobernador, el Ejecutivo podrá nombrar a un subgobernador en funciones o designar a un nuevo miembro de la junta de gobierno y, ya integrada ésta, nombrar a uno de sus cinco miembros como nuevo gobernador, que terminará el período de Carstens.

También refiere que en tanto se hace el nombramiento, el subgobernador más antiguo será gobernador interino.

Carstens, de 58 años, comenzó a ejercer como economista en el banco central en 1980 y el 1 de enero del 2010 asumió el cargo de gobernador. Antes fue secretario de Hacienda entre 2006-2009 y ocupó varios altos cargos en el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y en el consejo del BIS.

Consultado sobre qué perfil debe tener su sucesor, el corpulento Carstens bromeó: "Sin duda, un perfil que sea más esbelto, yo creo que eso sí les recomendaría", dijo arrancando risas de los asistentes a la rueda de prensa.

El funcionario aseguró que en lo que le resta de mandato se dedicará a "procurar la estabilidad del valor adquisitivo de la moneda", que ha perdido un 20.5 por ciento frente al dólar en lo que va de año.

El peso ha sufrido "porque no hay un sucesor claro para el banco central", dijo Ernesto Revilla, economista para el banco Citibanamex poco después de conocerse la renuncia.

"Había rumores de esto, pero nadie estaba esperándolo tan pronto, especialmente con Trump en el escenario", agregó.

El banco central subió hace dos semanas, por cuarta vez en el año, su tasa de referencia en 50 puntos base para contrarrestar las presiones inflacionarias derivadas en parte por la depreciación del peso tras la victoria de Trump en las elecciones de Estados Unidos.

Y Carstens ha dejado abierta la posibilidad de que Banxico decida aumentarla nuevamente este mes desde el 5.25 por ciento actual, un nivel que no alcanzaba desde mayo del 2009, poco después del inicio de la crisis financiera global.

(Reportes adicionales de Miguel Ángel Gutiérrez, Michael O'Boyle y Noé Torres. Reporte de Ana Isabel Martínez y Verónica Gómez. Editado por Enrique Andrés Pretel/Marion Giraldo/Manuel Farías)

reuters_tickers

 Reuters internacional