Reuters internacional

La presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, conversa con el jefe del Banco Central Europeo, Mario Draghi, en el marco del simposio económico de Jackson Hole, Wyoming. REUTERS/David Stubbs

(reuters_tickers)

Por Howard Schneider

JACKSON HOLE, EEUU (Reuters) - Los jefes de bancos centrales a cargo de buena parte de la economía mundial examinaron a fondo los mercados de dinero y las tasas de interés durante una conferencia de tres días en Estados Unidos y concluyeron el encuentro con un llamado unificado a las autoridades de sus gobiernos: por favor ayúdennos.

Enfrentados a un mundo de apagado crecimiento económico, débil inflación y tasas de interés bajas, los funcionarios de la Reserva Federal, el Banco de Japón y el Banco Central Europeo dijeron que sus esfuerzos por alentar la economía mediante la política monetaria eran inútiles a menos que los jefes de Estado tomen medidas más avezadas.

Estas acciones van desde prioridades como una reforma inmigratoria en Japón a cambios estructurales para elevar la productividad y el crecimiento en Estados Unidos y Europa.

Sin reformas, sostienen, será complicado convencer a los mercados y a los contribuyentes de que las cosas mejorarán e imposible forjar un cambio de percepciones que según muchos economistas es necesario para apuntalar el desempeño de la actividad económica en todo el mundo.

Durante la sesión del sábado en el simposio de Jackson Hole, la caída de las expectativas inflacionarias y otros aspectos de la economía fueron mencionados como problemas cruciales que complican el trabajo de los bancos centrales dirigido a cumplir con sus objetivos y reavivar las perspectivas de Japón y Europa.

Un miembro clave del consejo ejecutivo del BCE, Benoit Coeure, dijo que el banco estaba trabajando duro para evitar que las expectativas públicas sobre la inflación queden estancadas "del lado incorrecto", ni muy altas ni muy bajas. Pero el lento ritmo de las reformas entre los gobiernos europeos estaba perjudicando la estrategia, indicó.

"Lo que hemos estado viendo desde el 2007 son reformas estructurales hechas a medias. Eso no ayuda a respaldar las expectativas de inflación. Ha ayudado - en cambio - a solventar las expectativas deflacionarias", declaró.

En tanto, el gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, dijo sostiene conversaciones habituales con el primer ministro Shinzo Abe en torno a la apertura del país a más inmigración y a otros cambios políticamente sensibles para mejorar el potencial del crecimiento, actualmente estimado en sólo 1 por ciento anual.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, dedicó la última página de su esperado discurso del viernes sobre política monetaria a la lista de reformas fiscales y estructurales que según su opinión ayudarían a la economía global.

La política fiscal no fue parte de la agenda formal de la conferencia, pero se convirtió un asunto frecuentemente abordado por las autoridades, que discutieron sobre sus estrategias para mejorar el desempeño económico en el mundo post-crisis.

Una de las mayores preocupaciones radica en que las familias y las empresas se han vuelto tan cautelosos respecto a sus perspectivas, al esperar poco crecimiento y una baja inflación, que ya no responden de la forma deseada a las estrategias de los bancos centrales.

(Reporte de Howard Schneider. Editado en español por Marion Giraldo)

reuters_tickers

 Reuters internacional