Reuters internacional

Paula Pareto de Argentina besa la bandera de su país. REUTERS/Kai Pfaffenbach. SÓLO PARA USO EDITORIAL, NO PARA VENTA PARA MERCADEO O CAMPAÑAS PUBLICITARIAS

(reuters_tickers)

Por Marcelo Androetto

RÍO DE JANEIRO (Reuters) - Pequeña en estatura pero con la fortaleza mental de un "roble", la judoca Paula Pareto se convirtió el sábado en la primera deportista argentina en ganar una medalla de oro olímpica, y dijo que espera que su logro sea un "aventón" para sus compatriotas femeninas.

Pareto no sabía de su histórico hasta que, según relató, un periodista se lo hizo notar.

Ante la consulta de Reuters acerca del significado de la inédita medalla, la "Peque" respondió: "Es increíble, impensado. Esto es un gran aventón para todas las mujeres argentinas que hacen deporte, que sepan que se puede llegar. Y también para el judo, un deporte bastante marcado en lo masculino. Es muy importante que estas medallas lleguen a través de una mujer".

La judoca de 30 años, oriunda de la ciudad de Buenos Aires, habla en plural porque ya sabía lo que era subirse a un podio en unos Juegos Olímpicos: fue bronce en Pekín 2008. Y cuatro años después, en Londres, terminó quinta después de un polémico fallo que la privó de meterse en semifinales.

Después de la cita londinense, Pareto cumplió otro sueño: se recibió de médica. Ahora puede dar fe, más que nunca, que es posible estudiar, convertirse en profesional y al mismo tiempo ser una deportista de elite.

"Es lindo saber que puedo ser una imagen a seguir. Hay muchos que abandonan el estudio para hacer deporte, pero se puede hacer las dos cosas con tiempo y ganas. Que te guste lo que hacés, es la clave para eso".

UN "ROBLE"

Recibirse de médica no fue el único cambio en su vida después de los Juegos 2012. También estrenó entrenadora, Laura Martinel, quien definió a su pupila como un “roble” en el aspecto psicológico.

"Su fortaleza mental es impresionante. Tiene una velocidad fenomenal para concentrarse, para entrar en competencia, la manera que tiene de colocar las presiones en positivo (...) es un roble", afirmó Martinel, quien precisó que un psicólogo deportivo forma parte del cuerpo técnico de Pareto.

Así de firme lució sobre el tatami en los cuatro combates que libró en la jornada. Su último obstáculo hacia la gloria fue la surcoreana Bokyeong Jeong, a quien venció con un waza-ari al minuto 1:56 de la final disputada en el estadio Arena Carioca 2 del Parque Olímpico.

Cuando solo restaba un minuto de pelea, la "Peque" sufrió un corte en el labio por un golpe de su rival y debió bajarse del tatami para hacerse atender. Pero ni siquiera ese incidente le quitó concentración. Y la victoria llegó casi por decantación.

Entonces hizo una dedicatoria levantando sus ojos al cielo y corrió a colgarse del cuello de su entrenadora, quien le dijo al oído: "sos leyenda".

(Editado por Javier Leira)

reuters_tickers

 Reuters internacional