Reuters internacional

Una mujer sostiene un cartel que muestra al ex canciller chileno Orlando Letelier y su secretaria Ronni Moffit, quienes murieron en un atentado perpetrado por la policía secreta del dictador chileno Augusto Pinochet, durante una protesta en Washington, Estados Unidos. 28 de octubre de 1998. Un juez chileno abrió el martes un proceso contra tres ex agentes de la dictadura militar por su responsabilidad en el asesinato de una ciudadana estadounidense, quien murió junto al ex canciller Orlando Letelier en un atentado hace cuatro décadas en Washington. MR/KM/EB

(reuters_tickers)

SANTIAGO (Reuters) - Un juez chileno abrió el martes un proceso contra tres ex agentes de la dictadura militar por su responsabilidad en el asesinato de una ciudadana estadounidense, quien murió junto al ex canciller Orlando Letelier en un atentado hace cuatro décadas en Washington.

El estallido de una bomba en el vehículo en que iban Letelier y su secretaria Ronni Moffit fue perpetrado el 21 de septiembre de 1976 por la policía secreta que dirigió Manuel Contreras, un militar que cumplió condena por esta y otras causas antes de morir el año pasado.

Si bien en 1995 se dictó sentencia contra Contreras y el militar Pedro Espinoza por su responsabilidad en este caso, la condena sólo fue en calidad de autores intelectuales de los homicidios.

En octubre del año pasado, tras revelarse archivos de la CIA que vinculaban al dictador Augusto Pinochet con el atentado, el senador Juan Pablo Letelier -hijo del ex canciller- interpuso una querella para continuar con la investigación.

Con los nuevos antecedentes, el juez Mario Carroza procesó por el homicidio calificado de Moffit a Espinoza, el ex agente chileno Armando Fernández Larios y el estadounidense Michael Townley.

Espinoza cumple condena por varios casos de violaciones a los derechos humanos en una cárcel a las afueras de Santiago.

Fernández Larios y Townley, en tanto, están bajo el sistema de protección a testigos de Estados Unidos por su colaboración en el proceso por el asesinato del ex canciller.

No obstante, la Corte Suprema de Chile solicitó el mes pasado la extradición de estos dos ex colaboradores del régimen militar por su presunta responsabilidad en el asesinato del diplomático español Carmelo Soria, ocurrido a mediados de la década de 1970.

Aún se está a la espera del pronunciamiento de Estados Unidos sobre la petición de extradición.

Bajo la dictadura de Pinochet, entre 1973 y 1990, unas 3.000 personas murieron o fueron desaparecidas, mientras que otras 28.000 fueron víctimas de torturas, incluida la actual presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

(Reporte de Erik López/Antonio de la Jara. Editado por)

reuters_tickers

 Reuters internacional